El conversatorio

 

2-832-022-782-74

Entonces se tuvo el conversatorio, de hora y media, entre cuatro doctores -Bernardo Barranco, Miguel Concha, Elio Masferrer y Margarita Daltón (quien vino desde Oaxaca para el evento). La coordinación de Manuel Canto fue muy encomiada. Se conversó sobre el futuro de la Iglesia en México. Mis memorias, una vez que se “despersonalizaron”, sirvieron de lanzamiento hacia adelante: la historia en función del presente y proyectada hacia el futuro.

  • 2-71Bernardo habló de la crisis de la institución eclesial: el problema religioso actual no es tanto la falta de fe -hoy hay más fe que nunca-, sino falta de esperanza y desencanto institucional. Pese a los intentos del Papa Francisco, el largo invierno eclesial que siguió a la efímera primavera posconciliar, ocasionó justamente aquello que los tradicionalistas temían de la Teología de laLiberación: pérdida de identidad eclesial y de la práctica religiosa.
  • Elio nos aportó algunas estadísticas sobre la disminución de católicos, de su práctica y de sus ministros.
  • Margarita propone un mundo donde todos podamos caber; sin exclusiones. Las mujeres han sido las excluidas de tomas de decisiones; pero ya han despertado. Constató la condición de inferioridad de las mujeres en las decisiones eclesiales, así como el surgimiento de un feminismo católico. Nos platicó de su experiencia en la comuna de “El 2-72Vergel”, en Oaxaca: allá, trabajando la tierra cambiaban el mundo. La cultura actual no sólo destaca por las tecnologías de información y comunicación, sino por un surgimiento espiritual.
  • Miguel comentó que al Concilio le faltó construir un estatuto de “Pueblo de Dios”; una Iglesia en donde los ministerios se construyan desde abajo. La Iglesia se vuelve entonces autorreferencial, sin preocuparse tanto por la realización del Reino de Dios, en un mundo en donde crecen las desigualdades, la violencia y las violaciones a los derechos humanos. Aconsejaba integrar un humanismo mesiánico con un mesianismo humanista. Mirando a los cristianos que continúan trabajando por un futuro mejor.
  • Bernardo habló de la “Iglesia de la Diáspora”. Constató “ahora estamos desperdigados”, y yo pensaba lo que Jesús constatara en su tiempo, “como ovejas sin pastor”, pues los “pastores” nos encontramos atrapados por el cultualismo, sin “olor a oveja”, ocupados por la gestión y mantenimiento de los templos y con una feligresía cada vez menor, integrada sobre todo por mujeres ancianas. Bernardo justificó esta celebración, pues el sacerdocio ha dejado de ser una profesión prestigiada; ahora está desprestigiada. La Iglesia ha sufrido crisis más fuertes que la actual y ha tenido capacidad de adaptarse creativamente a diversos momentos culturales. La sexualidad es el gran desafío de la cultura actual, y se precisa revisar el papel de los laicos, especialmente jóvenes.2-89
  • Miguel insta al diálogo con los no católicos y juzga que el gran problema de la Iglesia es la democracia: para que haya verdadera comunión, se precisan estructuras más dialogables. Incluso habría que superar el modelo de democracia representativa. Que ya no se dependa de la clase política.
  • Margarita: La Iglesia privilegia más la razón y represión Tendría que dar más cabida al corazón y la sexualidad. La represión es la punta del problema. La mujer está en el espacio del corazón, la compasión y lo sensible: ellas son quienes en la Iglesia atienden alos niños y los enfermos.
  • Elio: El modelo dualista del siglo IV ya no tiene viabilidad. Da algunas estadísticas: en México hay 12,700 sacerdotes. Hay mucho más pastores. Se precisa un diálogo con los pentecostales, quienes suelen estar casados. Hay una recomposición de creyentes; son más democráticos.
  • – Hay nuevo momento de diálogo de la fe con la cultura contemporánea. El Papa Francisco refleja las necesidades de refundación.
  • – La Iglesia católica debe dejar de asumirse como Iglesia de Estado, y simplemente ser la Iglesia de la mayoría.
  • – Propone la “democracia de la igualdad”; pero reconociendo la diversidad. Hay que distinguir los defectos de la institución eclesiástica de los defectos de la fe. La Iglesia ha sido clasista, sexista, elitista. La crisis de la Iglesia no es de fe, sino de instrucción.2-73
  • – El “Reino de Dios” es distinto de la Institución. Ésta requiere de mucho arreglo: pasión por la realidad.
  • – El modelo eclesial actual esta es su fase terminal. Hay que descentralizarse del templo (como Jesús) Hay que contrastar el testimonio y no pretender ganar el poder; pero perdiendo la santidad.

 

 

DSC_3650

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s