Los primeros 100 días del nuevo gobierno

Una medida prudente y signo de generosidad es concederle a cualquier Gobierno nuevo 100 días de gracia. Algo comprensible, para dejar que organice su cargo, integre su equipo de colaboradores, concierte alianzas y echa a andar el programa sexenal. Los ciudadanos electores, en este tiempo van conociendo el talante y personalidad del jefe de Estado, y es hasta entonces cuando suelen ubicarse ante el nuevo Gobierno. Parece que esta costumbre se inició en memoria del Presidente Benjamín Franklin, quien en 1933 realizó sorprendentes actos de gobierno para superar la fuerte crisis. Sin embargo, la ardida oposición de la Derecha no le concedió a Andrés Manuel López Obrador (AMLO, de aquí en adelante) ni siquiera un solo día después de su elección. Nadie duda que algo nuevo está cambiando y que estamos ante otra forma de hacer política. El próximo 10 de marzo, al cumplirse este tiempo de gracia, se puede ya hacer un primer balance del Gobierno. De entrada, las encuestas de opinión reconocen que los apoyos y entusiasmo hacia el Presidente, en vez de disminuir, han ido creciendo –Si AMLO salió electo por más de la mitad de los votantes, ahora el apoyo parece alcanzar los dos tercios– Igualmente, la oposición sigue manteniendo sus actitudes de intransigencia virulenta.

I. APASIONADO POR SU SUEÑO

Lo primero que cautiva de AMLO, lo que lo llevó al triunfo y lo que produce ira o temor aún antes de conocer su programa, es su personalidad misma. Esto explica la gran polarización que suscita: la sociedad entera, las familias, los círculos de amigos, se dividen y discuten con pasión. AMLO tiene una impactante personalidad ante la cual no se puede ser indiferente. Tiene un “carisma” admirable; pero juntamente con ella, tiene también un carácter, forjado y desgastado por casi cuatro décadas de estar “en el ojo crítico del huracán”.

  • Buen comunicador.
  • Ruedas de prensa mañaneras: Son parte fundamental de su Gobierno. Mañana tras mañana, de 7 a 8.30 am, de pie y sin cansarse, acompañado de algunos Secretarios de Gabinete o de asesores técnicos, el Presidente informa de los problemas más importantes del día y de las medidas que se están tomando. A su izquierda, una gran pantalla está dispuesta para exhibir diapositivas o videos. Es su manera de favorecer el derecho a la información de la ciudadanía, que ciertamente está reforzando.
  • Su discurso es lento, con pausas frecuentes, como tratando de encontrar la expresión más correcta y pertinente, conciente de moverse en un contexto de confrontación y fuerte oposición y que cualquier desliz se malinterpretará.
  • Su audiencia es un nutrido grupo de reporteros nacionales y extranjeros de diversos medios (con la ausencia de varios de los grandes medios), que se disputan la atención del Presidente para que les de la palabra y les permita hacerle hasta tres preguntas. Se ha establecido entre el Presidente y su público un clima de confianza, les da toda la información que le piden, les responde cualquier pregunta (conoce muy bien el país y la problemática), les explica con claridad y sencillez, les da buenos consejos morales, sin ocultar su religión. Sus críticos se mofan de él, dicen que con el tiempo el público disminuirá pues les sacrifica su sueño, le tildan de “predicador de homilías diarias”, se quejan porque no les parece propio que se gobierne a partir de dichas conferencias… pero el caso es que el número de periodistas y su interés, va en aumento.
  • Buen pedagogo, explica, informa, educa, crea concientiza; utiliza frases machaconas, fáciles de memorizar, y es repetitivo, para que la gente asimile lo que dice y pueda difundirla. De inteligencia excepcional (Ha escrito 17 libros; conoce de historia de México y de ciencia política, aunque no maneje teorías), astuto, de fino instinto político y con una memoria fuera de lo común: tiene los datos que le requieren en la punta de la lengua y da respuesta a cualquier pregunta, con detalles y con conocimiento de cualquier problema.
  • Sencillez.
  • Su estilo de vida es impactante. Sencillez como ningún otro presidente en nuestra historia. Renunció a vivir en Los Pinos y pronto –cuando su hijo salga de la secundaria– vivirá en el Palacio Nacional. En su registro de bienes, no declaró nada. Su quinta (“ni rancho, ni “finca” (que connota hacienda)” es ya propiedad de sus hijos, de la que sólo conserva su usufructo vitalicio. Su esposa es investigadora y tiene sus bienes propios. Viste sencillamente, se mueve por todo el territorio nacional para estar cerca de la gente, escucharla y conocer directamente los problemas concretos de quien –quizás con ingenuidad y romanticismo– llama “pueblo es bueno y sabio”. Pero también viaja para implementar una descentralización regional del Gobierno, y cuando lo hace, va como cualquier ciudadano, contrastando con toda la palafernaria presidencial a la que estábamos acostumbrados (traslado en coche blindado, coches de acompañantes, motos de custodios y medidas tomadas por el Estado Mayor Presidencial). En sus giras por comunidades cercanas, viaja por tierra en camioneta, y no helicóptero, y si necesita trasladarse por aire, lo hace en avión comercial.
  • “Yo no me debo a mí mismo. Me debo a la nación”
    Nuestro Presidente muestra frenética actividad y parece que nunca se cansa, ni le importa su salud. Se entrega totalmente. Es valiente, denuncia a personas poderosas y habla sin tapujos. ¿Imprudencias? Tal vez; pero piensa que el pueblo tiene que conocer lo que se le ha ocultado ¿Estará buscando el martirio?
  • Me canso, ganso”.-Junto con estas virtudes, como toda gran personalidad, posee también notorios defectos. El mayor enemigo de AMLO parece ser AMLO mismo.
    • Es necio y terco. Sabe lo que quiere, no olvida las experiencias que le marcaron en todos los 40 años de vida política, en el debate, en constante guardia, en lucha responsable por su proyecto, en la gran aceptación con que actualmente cuenta (70%)… Todo esto lo hace defensivo y sordo a los críticos. Ante la avalancha de cuestionamientos, a veces sin sentido ni información, no desea perder tiempo en disputas estériles, presiones viscerales, venganzas o despechos. Esto podría justificar algunas medidas, pero sería insensato que tampoco escuchase propuestas alternas, a veces fruto de investigaciones y especialistas objetivos, o por lo menos, escuchar más a sus simpatizantes y compañeros de ruta, cuando le hacen notar debilidades en sus programas. Es protagónico, se las gasta para ser figura central en el escenario político. No concilia, sino que confronta. No dialoga, sino polemiza. Es rijoso y provocador visceral.
    • Es centralista, piensa que su propia persona es la mejor garantía para su programa. Inhibe a sus colaboradores y miembros de gabinete, a quienes hace madrugar y aparecer como comparsas. Quiere estar en todo y en todas partes… él toma las decisiones y luego busca legitimarlas. Pero aunque sea muy capaz, el Gobierno de un solo hombre es algo imposible: esa fuerza misma es también su debilidad. Sin embargo, parece darse cuenta de estos defectos y esto lo muestra vigilante para que estos defectos no le hagan malas jugadas.

II. ESTILO PERSONAL DE GOBIERNO

  1. “En política, la forma es fondo.”

Esta frase, atribuida al ideólogo del PRI, Don Jesús Reyes Heroles, se refiere a que “los modos, gestos, actitudes, comportamientos, palabras, etc… son materia o substancia que pueden influir en el desempeño de un programa”. Muy pronto, ya desde el tiempo de transición, fuimos percibiendo que algo estaba cambiado. Se están haciendo muchas cosas, de modo distinto, se superan inercias… y como todo cambio de régimen, se sufren rupturas y afectaciones.

  • “Hacer en un sexenio lo que se hacía en dos”.
  • Nuestro Presidente muestra frenética actividad y parece que nunca se cansa. Trabaja intensa y vertiginosamente (16 horas diarias, los siete días de la semana), y pide a sus colaboradores que hagan lo mismo. En apenas 100 días abrió ya demasiados programas. Gobierna a un ritmo vertiginoso, que para algunos simpatizantes, no da tiempo a asimilar, corregir y confrontar, Dice que hace esto para hacer avanzar su proyecto y “que les cueste más trabajo deshacerlo” en caso de que no lo dejasen terminar. Sin embargo, tampoco improvisa, ni es un “espontaneísta” (“ocurrencias”, lo llama la oposición). Estos proyectos y sus tácticas de implementación ya las había presentado desde antes de su campaña electoral al menos en dos de sus libros “Un proyecto alternativo de nación” (2004) y “La salida (2018)”.
  • Normarnos por el Estado de Derecho y no por el estado de chueco”

Para reforzar el Estado de Derecho hay que atender, ante todo, a los derechos humanos y evitar la simulación. Pareciera que AMLO es consciente de que por carácter tiende al autoritarismo, y por lo mismo, tiene sumo cuidado de apegarse a la ley y al derecho, de respetar la división de poderes —“no enviaré ni halcones ni palomas”–, de reconocer la soberanía de los Estados de la Federación, de evitar simulaciones, de someterse a las normas y de contar con el parecer del pueblo. Hasta ahora, AMLO ha mostrado, en la medida de lo posible, apego al derecho y a la ley, y se comprometea evitar medidas represivas. Así la frase juarista: Nada por la fuerza; todo por la razón y el Derecho”.

  • “Quien trabaja por la justicia no tiene nada qué temer.”  AMLO es valiente (¿temerario?).
  • Disolvió el Estado Mayor Presidencial para custodia del Presidente, viaja sin escolta visible… Pero sería irresponsable descuidarse, ya que algunas medidas –anticorrupción, reducción de salarios de la “burguesía dorada”, recortes presupuestales en aras de austeridad, etc.-, obviamente despiertan animadversión, y habrá enemigos a quienes gustaría verlo muerto “No tengo enemigos. Tengo adversarios”, dice. La razón de aceptar estas imprudencias, aclara, es para no perder el contacto directo con la gente., y responde confiando: “la gente me cuida”; aunque también reconoce: “sí, tengo miedo, como todo ser humano; pero no soy cobarde”. Tendría que recordar que Jesús mismo y tantos mártires, como San Oscar Arnulfo Romero, fueron mártires por la Justicia. Tal vez su misma terquedad o necedad haga no hacer caso de quienes le aconsejan mejorar su seguridad: Un periodista le aconsejó: “Licenciado: ¡Cuide al Presidente!”, y otro le recordó “Si ya no se debe a usted mismo sino a la Nación, debe cuidarse, por nosotros”.
  • “Que la política pública sea cada vez más pública”

Pretende la mayor transparencia posible. En las conferencias mañaneras el Presidente responde a todo lo que se le pregunta y pide a sus funcionarios que expliquen lo que se solicite. Exigió a su Gabinete y a todos los funcionarios de mayor nivel, declarar sus bienes (y ya lo hicieron todos), no sólo registrarse en la Secretaría de la Función Pública, sino abiertos al público.

III Principales líneas de Gobierno

LÍNEAS PRIORITARIAS

El sexenio de Peña Nieto terminó con el repudio casi total de la población. Había consenso en que el siguiente Gobierno tendría que mejorar los problemas de corrupción, impunidad, violencia y grandes desigualdades. Durante las campañas electorales, a la mayoría nos quedó claro que quien mejor garantizaría solucionar estos cuatro problemas era AMLO, de modo que fueron estos sus compromisos más importantes:

  1. La corrupción

“El pueblo se cansa de tanta pinche transa”. AMLO no duda en constatar que la corrupción es el mayor problema que tiene el país: Es causa principal de las desigualdades, así como también de la violencia y la delincuencia. En estos 100 días fue destapando cloacas, mucho peores de lo que sospechábamos, ya que los cárteles de la delincuencia operaban en complicidad de las autoridades. Éstas no gobernaron para el pueblo, sino para enriquecerse personal o grupalmente (“la mafia del poder”). Advierte: “no utilizar la política para hacer negocios” y propone “separar el Gobierno de la economía, como Juárez hizo con la Iglesia”. En vez deatribuir la corrupción a la idiosincrasia del “mexicano” –“En México, la corrupción es cultura”, dijo Peña-, opina que el pueblo mexicano, en su interioridad, es honesto, y las familias suelen educar a sus hijos en ciertos valores. La cultura de corrupción, que ciertamente ha permeado la sociedad, viene de arriba: “Si los de arriba roban ¿por qué yo no?” Por tanto, para combatirla “hay que comenzar de arriba abajo, como se barren las escaleras”. Estará vigilante para que sus colaboradores no caigan en estas tentaciones, y esto lleva a procurar la mayor transparencia posible.

  • La impunidad

“Al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”. La explicación de la cuantiosa votación para Morena fue, sin duda, el descrédito de la clase política hasta ahora hegemónica, así como la impunidad de quienes cometen delitos aprovechándose de sus puestos administrativos. Reiteradamente afirma que no se permitirá que nadie robe, ni se prestará a “chivos expiatorios” que encubran los mecanismos estructurales de corrupción. En su campaña propuso una amnistía para los grandes corruptos, dejando, empero, que las investigaciones que ya están en curso prosigan los procesos. Además, Si se quiere enjuiciar, dice, habría que empezar por los expresidentes. Pero esto metería a todos en un tinglado judicial (cuentan con buenos abogados, expertos, amparos, etc.) que obstaculizaría el ritmo de gobierno.

  • La violencia “Esto duele mucho”
  • Uno de los principales problemas actuales del país es la inseguridad y la violencia. Las cifras son impresionantes: Hay más muertos que los de países en guerra (250,000 homicidios, entre ellos muchos feminicidios, en diez años), la desaparición de 40,000 personas hace que cualquiera sea vulnerable. México vive en el miedo y la desconfianza, ya que la prepotencia del crimen organizado opera en colusión con muchas autoridades.
  • La estrategia de combate a la violencia de Felipe Calderón fue sacar al Ejército de los cuarteles y enviarlo a las calles mediante operativos puntuales –destinados, por ejemplo, a aprehender algún capo importante– y una vez logrado el objetivo, los soldados regresaban a su cuartel. En dichos operativos, las fuerzas armadas cometieron varios delitos violatorios de derechos humanos, por lo que la gente los rechazaba.
  • La estrategia de AMLO es doble:
    • La primera, atacar las causas, que obviamente, son la pobreza y la injusticia, y dentro de estas, los más proclives son los jóvenes. Muchos de ellos ni estudian, ni trabajan… Y si añadimos que “la sociedad de consumo” alimenta la necesidad de poseer mercancías -signo de status y para ellos, inaccesibles-, no sorprende que sean presas fáciles del crimen organizado. De ahí la importancia de los programas de bienestar de este Gobierno, para proporcionarles a los jóvenes posibilidades de empleo y de estudio.
    • La segunda, disponer de elementos suficientes de las fuerzas de orden, para garantizar la seguridad en la población. Sin embargo, para cumplir estas tareas, el ejecutivo no posee elementos suficientes. Por lo que propuso organizar una Guardia Nacional.
  • La desigualdad “No más un Gobierno rico y un pueblo pobre”.
  • En una sociedad igualitaria y justa no se tendrían que destinar recursos para abatir directamente la pobreza. Bastaría con que los trabajadores obtuvieran un salario justo y que a los campesinos se les pagara el precio debido por sus productos y se les dieran facilidades para créditos y comercialización. Pero hoy por hoy, mientras no se logre esto, son necesarios programas que amortigüen la pobreza. Por otro lado, los generosos programas al respecto  implementados en cada sexenio neoliberal (Solidaridad, Pronasol, Prospera, Oportunidades, etc.), eran asistencialistas, otorgados arbitrariamente y con fines electorales, aparte que se prestaron a fuertes desvíos por la corrupción.
    • AMLO se muestra pródigo a entregar apoyos a las personas más necesitadas –subsidios a madres para el cuidado de infantes, Créditos a la Palabra para campesinos y ganaderos (sin intereses ni burocracias, a pagar con las crías), Sembrando Vida (un millón de árboles frutales), Jóvenes Construyendo el Futuro, estudiantes, ancianos, discapacitados, proyectos del campo, precios de garantía para sus productos, tandas, beca “Benito Juárez” para preparatorianos y universitarios, etc. Lo original de todo esto es que el dinero no se entrega a las instituciones intermediarias (líderes, instituciones, asociaciones, etc.) sino directamente al beneficiado.
    • El medio para hacer llegar el subsidio al beneficiario será una tarjeta bancaria. Pero resulta que tan sólo el 25% de la población tiene acceso al Internet (en algunos poblados ni siquiera existe en la cabecera municipal). Por eso ya se está echando a andar un programa de bancarización y se instalarán 50,000 kms de fibra óptica para el Internet. De momento se encargará a la Banca Azteca de Salinas Pliego, la institución bancaria con mayor cobertura.
    • Esta decisión de otorgar directamente a los afectados concretos, sin intermediarios, la ayuda en efectivo. Así se entiende la decisión de no financiar más, con dinero público, a organismos “autónomos” de la “sociedad civil”. AMLO se refiere a aquellas asociaciones que reciben subsidio para fines supuestamente sociales, y que, dice, reciben enormes cantidades enormes empleadas en la organización misma (burocracias, inmuebles, viajes, etc.); aunque quizás haya que investigar mejor caso por caso.
    • Se incluye apoyar a los emigrantes, el 97% de los cuales se encuentran en Estados Unidos. Los consulados (que son financiados por la comunidad mexicana en el exterior) simplificará los documentos para que desde allá puedan votar con facilidad.
  • Frontera Norte- Para fomentar el desarrollo de esta zona del país se decidió darle un trato preferencial a aquellos pobladores: Salario mínimo doble, descuento 50% de impuestos, no cobrar el IVA, precio de gasolina subsidiada, etc. También se ocupa de apoyar a los emigrantes centroamericanos que llegan en tránsito para intentar llegar a los Estados Unidos.

    OTRAS LÍNEAS IMPORTANTES

  1. Construir una auténtica democracia
    1. El respeto a la legalidad comienza por las leyes las electorales. Hasta las pasadas elecciones, la democracia en México había sido casi meramente formal. Sin embargo, en las elecciones del año pasado se lograron avances significativos, y hubo muchos ciudadanos responsables que vigilaron de cerca el proceso y la magnitud de votantes imposibilitó el fraude. El Congreso ya aprobó la iniciativa de ley presentada por el Ejecutivo que considera como delito grave el fraude electoral, sin derecho a fianza.
    1. Democracia participativa.- “El pueblo no es tonto, tonto es el que piensa que el pueblo es tonto“. El modelo de “democracia representativa” que caracteriza a la mayor parte de las democracias occidentales se reducía a emitir un voto sexenal. Una vez elegidos las autoridades y los “representantes”, se les dejaba la carta abierta. Ahora de lo que se trata es incorporar al pueblo –”La voz del pueblo es la voz de…”
    1. Las consultas.- AMLO espera que el Congreso norme las consultas abiertas para los asuntos más delicados, y que estas sean vinculantes. Sólo así, asegura AMLO, será posible “mandar, obedeciendo”. Sin embargo, las dos principales consultas –la del aeropuerto (un millón de respuestas), y la de la Termoeléctrica de Morelos (55,750 respuestas), recibieron muchas críticas: fueron consultas de decisiones ya previamente tomadas, no fueron confiables, parecieron sesgadas, no bien diseñadas, más como simulación en el que el Gobierno fue juez y parte. Me parece que en la oportunidad y en el diseño mismo de la consulta habrían tenido que consensuar ambas partes.
    1. Sería de desear que la vocación democrática de nuestro Presidente se le imponga a su personalidad misma. Es por esto que presenta una iniciativa para abolir los fueros, y se comprometió a organizar un plebiscito para y revocación de mandato a mitad de su sexenio.
  • Austeridad republicana “Hacer más con menos”

Este es otro principio de Gobierno, a diferencia de sexenios anteriores, cuando se despilfarraban el gasto público en la “burocracia dorada”, demasiado bien pagada, abultada y en grandes y suntuosos edificios, autos de lujo, flota de aviones, etc. Ahora se trata de eficientizar los recursos, evitar los excesos y reducir todos los gastos al mínimo. AMLO reconoce que es “cicatero con el dinero del pueblo” y escrupuloso en sus propios gastos, para canalizar recursos hacia el bienestar de la gente. Pero existe el riesgo de quedarse con un aparato de Estado debilitado, poco eficiente, con carencias de recursos presupuestarios y con la emigración de profesionistas de buen nivel hacia la Iniciativa Privada. Algunos “expertos” alegan, que más bien, “con menos se hace menos”

  •  “Todos vamos a portarnos bien”.

No es casual la importancia que da AMLO a la cartilla moral, a su insistencia en la honestidad, la incorporación de valores, civismo, historia, filosofía, en los programas educativos, en condicionar la entrega de aprendices a empresarios pagados a condición de que quien los reciba cumpla con una formación tutorial en valores. Por supuesto, las prédicas mañaneras son moralizantes, la campaña contra las adicciones a las drogas, etc. El éxito de Morena lo que le dará legitimidad y prestigio es impulsar la necesaria reforma moral y la cultura de la honestidad y del diálogo.

  • Recuperación de nuestra más genuina diplomacia mexicana
  • México fue muy respetado en el consorcio de naciones por su política exterior. La intuición de Genaro Estrada, conocida internacionalmente como la “Doctrina Mexicana” (1930), fue recogida por el art 89 constitucional, fracción X de nuestra Carta Magna. Además de él, hemos contado con grandes figuras, como Carrillo Flores (1904-1940), Emilio O Rabasa (1970-1975) o Bernardo Sepúlveda (1982-1988) – por mencionar sólo algunos-. Nuestra diplomacia promueve los siguientes principios: La autodeterminación de los pueblos • La no intervención • La solución pacífica de controversias internacionales • La proscripción de la amenaza o del uso de la fuerza de las relaciones internacionales • La igualdad jurídica de los Estados • La cooperación internacional para el desarrollo • La lucha por la paz y la seguridad internacional. Momentos de prestigio para la diplomacia mexicana, fueron entre muchos otros, Cárdenas acogiendo al Gobierno Republicano de España en el exilio, la negativa al boicot económico a Cuba. al que sólo México se abstuvo, la mediación del grupo Contadora, reunido en México, para favorecer la pacificación de Nicaragua.
  • Lamentablemente, en los sexenios panistas esta doctrina se ignoró, contrariando la letra y el espíritu de nuestra Constitución, llegando al bochornoso caso de Vicente Fox, cuando en la comida de la Cumbre Extraordinaria de Las Américas celebrada en abril de 2002 en Monterrey, le retiró groseramente la invitación a Fidel Castro (“comes y te vas”), o las fallidas intervenciones de Videgaray en la declaración de guerra a Corea del Norte, o invitar Trump durante su campaña presidencial, quien sólo nos utilizó, o la incorporación de México al grupo de Lima, dando apoyos a la oposición en Venezuela. Ciertamente es lamentable la situación que vive aquel país; pero atendiendo a lo que sucede el entorno internacional, se recomendaría cautela para no apoyar una política que pudiera favorecer una conflagración mundial (parece que Estados Unidos fomenta una guerra interna, para justificar apoyos exteriores y asegurar el petróleo y hacer pinza contra Cuba). Ante este escenario, es posible que el asilamiento actual de México, luego se revierta.
  • Adecuar el marco legal. El Ejecutivo ha enviado al Congreso sendas iniciativas de Reforma, encaminarlas a dar marco legal a todo su programa, evitando simulaciones y respetando el Régimen de Gobierno, pese a las críticas recibidas por intentar reformar la Constitución. Estas son las reformas, aprobadas o en proceso:

1.- Modificar el artículo 127 constitucional para que ningún funcionario gane más de lo que percibe el presidente de la República. (Pablo Gómez será quien encabece esta iniciativa).

2.- Reformar la Constitución para crear la Secretaría de Seguridad Pública, (presidida por Alfonso Durazo).

3.- Modificar el artículo 108 constitucional para que el presidente pueda ser enjuiciado por corrupción y delitos electorales, así como la eliminación del fuero para todos los funcionarios.

4.- Considerar delitos graves y sin derecho a libertad bajo fianza la corrupción, el robo de combustible y el fraude electoral en cualquiera de sus modalidades.

5.- Elaborar la Ley de Egresos y el Presupuesto para 2019.

6- Reformar la ley para trasladar el Estado Mayor Presidencial a la Secretaría de la Defensa Nacional

7.- Revertir el reciente decreto de la privatización del agua, los cuales fueron impulsados por Enrique Peña Nieto

8.- Modificar o revocar leyes de la Reforma Educativa en coordinación con el próximo secretario de Educación Pública (Esteban Moctezuma).

9.- Garantizar el derecho a la educación pública y gratuita en todos los niveles.

10.- Establecer el mecanismo de consulta para la revocación del mandato y eliminar trabas en los procedimientos de referéndum populares para garantizar la democracia participativa.

11.- Aumentar el salario mínimo al doble en la zona fronteriza del norte del país.

12.- Impulsar leyes, decretos o acuerdos para tener un Gobierno austero y llevar a cabo el plan de austeridad.[1]

V. DECISIONES CRÍTICAS Y POLÉMICAS

El nuevo aeropuerto

  • El arte de la política es elegir entre inconvenientes”. Uno de los principales problemas que tuvo que enfrentar fue la suspensión y desmantelamiento del Nuevo Aeropuerto de la CDMX. Había argumentos en pro y en contra para ambas opciones. Estas eran de tipo técnico, ambiental y económico. Aunque era una obra grandiosa (“faraónica”), había fundados riesgos técnicos (inundaciones, mantenimiento costoso), afectación ecológica (aves marinas) y sociales (los ejidatarios), Aparentemente no parecía sensato echar a la basura más de cien mil millones de pesos y arriesgar el desaliento de los inversionistas. Por otra parte, se señalaban fuentes de corrupción e intereses inmobiliarios que modificarían planes de urbanismo. Además, Santa Lucía-Toluca ofrecía también problemas, tales como dificultades de acceso, riesgos para los vuelos, etc.
  • Partiendo del supuesto de que el “hubiera” no existe, creo que de haber optado por mantener la construcción del NAIM, dentro de diez años, cuando se manifestaran las susodichas fallas y se viera el barril sin fondo que representaría, la indignación ciudadana se la endilgaría a Peña Nieto. Pero como ya se optó por Santa Lucía, ahora ante los eventuales inconvenientes de este último aeropuerto, la indignación ciudadana ante los inconvenientes que se sufran se las endilgarán a AMLO. Por lo pronto, esta decisión fue derrota política.

El huachicol

  • Ya se conocía el robo de combustible mediante perforación de ductos; pero se nos había hecho creer que esto lo hacían principalmente grupos de campesinos poblanos que llenaban un bidón para venderlo en la carretera y complementar su precaria economía (“el huachicoleo de abajo”). Pero con la información rescatada por AMLO se destapó esa “cortina de humo” que protegía toda una mafia, perfectamente organizada, que operaba desde la Torre misma de PEMEX por los encargados mismos del monitoreo, con técnicos especializados que desviaban combustible a ductos paralelos y depósitos clandestinos en las refinerías mismas (Salamanca); y que el combustible era distribuido por pipas de PEMEX a gasolineras que llevaban una doble facturación (“el huachicoleo de arriba”). El robo, por tanto, era conocido y contabilizado (en 2018 el promedio diario de robo de combustible ascendió a 56 mil barriles, aunque en noviembre fue de 81 mil barriles). Pero a fines de diciembre, el robo llegó a mil pipas. “Me colmaron el plato”, exclamó ANMLO y decidió una sorpresiva e inmediata intervención, sin prever, quizás todas las consecuencias. La peor fue un notorio desabasto en algunas partes del país. Fue digna la conducta de muchos ciudadanos que soportaron fuertes molestias, como aquellos que esperaban pacientemente en las colas y que cuando los visitó el Presidente, lo alentaban: “”Ni un paso atrás”. Muy doloroso fue la explosión de un ducto en Tlalhuelilpan, Hidalgo: los criminales lo horadaron y alentaban a la gente (como encubrimiento) para que se surtiera y vendiera el combustible, lo que ocasionó una explosión y la muerte de unas 120 personas. Afortunadamente, a menos de dos meses de haber iniciado el proceso, prácticamente se ha limpiado la empresa (quedan aún unas 1,626 tomas clandestinas); se bloquearon cuentas bancarias, se recuperaron varios vehículos y se han ahorrado 7,8 mmdp que no pudieron robaron. Se supone que cuando ya se termine de limpiar PEMEX (unos meses más), se habrán ahorrado unos 50 mmdp.

Tomas de vías ferreas

  • A fines de diciembre del año pasado, maestros del CNTE tomaron tres de las siete vías férreas que comunican el Estado de Michoacán con varios puntos del país, protestando por no haber recibido su quincena y por otros adeudos. La causa era justa, pues los maestros –como cualquier trabajador- tiene derecho a su paga, que no es justo retener; pero la forma de hacerlo ocasionaba injustos perjuicios a otros sectores. Esto provocó gran descontento: la iniciativa privada sufrió cuantiosas pérdidas económicas y la población, molestias. AMLO habló con el Gobernador Silvano Aureoles, advirtiendo que este era un asunto suyo; pero que si quería, le podría apoyar económicamente, no como subsidio sino como préstamo. El Gobernador quiso que la SCT también se corresponsabilizara. AMLO advirtió a los líderes magisteriales que si el sindicato de la CNTE se ufanaba de ser más democrático que el oficial, debían consultar a sus bases. El 14 de enero, en asamblea, los maestros decidieron retirarse de las vías; pero días más tarde, un pequeño grupo de maestros de la Costa volvieron a tomar las vías. El 4 de febrero la asamblea acordó mayoritariamente liberar totalmente las vías. Los líderes del sindicato fueron a dialogar con los inconformes, advirtiéndoles que si no reconocían a sus líderes, tampoco sus líderes los iban a reconocer a ellos. Finalmente, el 30 de enero se les pagó $1,230 millones.
  • Este problema dio ocasión a AMLO de enfatizar que privilegiará el diálogo y la negociación a la represión, y que él no va a enviar al Ejército a reprimir al pueblo; pero que tampoco va a solapar irresponsabilidades. Este bloqueo hizo surgir la pregunta de si en estos casos, una intervención policiaca no justificaría más el Estado de Derecho.

La Guardia Nacional

  • En Ejecutivo cuenta con apenas 20,000 elementos de la policía federal para enfrentar la terrible amenaza del crimen organizado. La paradoja es que al mismo tiempo, el Ejército y la Marina cuentan con 240 mil elementos desaprovechados, ya que legalmente no pueden atender a la Seguridad Pública, sino que tan sólo se les asignan la Seguridad Exterior para la poco probable invasión del exterior, y Seguridad Interna para levantamientos o revueltas.
  • AMLO confía –quizás demasiado- en las fuerzas armadas. Afirma que ellos también son pueblo, sólo que “uniformado”; los altos mandos no pertenecen a familias oligárquicas –como en otros países-, nunca han dado golpes de Estado, ni tampoco levantamientos, y han demostrado que saben actuar en ocasiones de desastre. De ahí la insistencia del Presidente de reformar la Constitución y crear una Guardia Nacional, para que las fuerzas armadas puedan, sin simulaciones, apoyar también la Seguridad Pública y entrenar a la Guardia Nacional.
  • No se pueden ocultar crímenes emblemáticos ejercidos por soldados –ejecuciones extrajudiciales, desaparición forzada, etc.–. Entre 2008 y 2010, el Ejército Mexicano cometió crímenes de lesa humanidad con un saldo de, al menos, 121 víctimas, durante la primera fase del Operativo Conjunto Chihuahua (OCCH). Más recientemente no podemos olvidar Tlatlaya, Nochixtlán y Ayotzinapa (al menos por omisión). Por lo mismo, es comprensible la fuerte oposición que esta iniciativa suscita. Además, si se modifica la Constitución para que el Ejército actúe en las calles, es probable que durante ese sexenio no suceda nada; pero no sabemos quién vendrá después como Presidente, y podría más fácilmente “militarizar” el país. Sin embargo, aparte de estas prudentes y justificadas  reservas, parece que la discusión para la aprobación de la iniciativa tiene un sesgo político, pues si con el Gobierno panista de Felipe Calderón el Ejército salió de los cuarteles y los crímenes aumentaron considerablemente, extraña que ahora sean justamente los panistas quienes se opongan, en bloque, al proyecto

La Termoeléctrica de Morelos

  • Morelos es el único Estado de la Republica que no produce electricidad. En el año 2010, la Comisión Federal de Electricidad construyo una central termoeléctrica en Yacapixtla, Morelos con una inversión de 22,000 millones de pesos, para abastecer de energía eléctrica a todo el Estado de Morelos, ya que hasta a la fecha, la compran a precios elevados. Las empresas extranjeras Fermaca, IEnova y Carso Energy invirtieron para construir seis ductos para gas, desde Tlaxcala, Puebla y Morelos, que no se están usando, debido a bloqueos por pobladores inconformes (a algunos se les reprimió y encarceló). Sin embargo, puesto que tales ductos son propiedad de las empresas, aunque no se usen el país tiene que pagar como alquiler $4,000 mdp anuales (el año pasado ascendió a $5,800 millones).
  • En 2010 fue anunciado y aprobado por la Semarnat el Plan Integral de Morelos, consistente en la construcción de dos centrales termoeléctricas en la comunidad de Huexca, Morelos, un gasoducto de 150 kilómetros (los que faltan para conectar el gas a la Central,) la instalación de una línea eléctrica de 20 kilómetros a la subestación de Yautepec y un acueducto desde Cuautla, con una longitud de 10 kilómetros, para dotar de agua a la Central, lo que costaría 1,600 millones de dólares.
  • Sin embargo, la obra quedó paralizada por bloqueos y protestas de algunos pobladores, a quienes no se les había consultado. El 13 de mayo de 2014, el diputado Ricardo Monreal, entonces del Movimiento Ciudadano, presentó a la Comisión Permanente del Congreso una moción para suspender este plan hasta no consultar a los 82 pueblos afectados. Alegan que si se lleva el agua de su río a la Central, la devolverán muy contaminada, y también porque el lugar de los ductos, cerca del Popocatépetl, implica riesgo de que en caso de erupción de volcán, cayera lava al ducto. En 2014, en un mitin, AMLO respaldó a la lucha de estos habitantes en 2014.
  • Al revisar el proyecto, AMLO constata que dado lo adelantado de la obra, sería muy lamentable dejar la Termoeléctrica abandonada y seguir pagando alquiler de ductos e importando electricidad. El 11 de febrero, el Presidente visitó el lugar y se comprometió con los afectados de devolver las aguas más limpias de lo que entraran a la Planta, lo que sería atestiguado por una comisión de expertos internacionales invitados por la UNESCO. Además, les ofreció que pagarían la tarifa más baja en el consumo de luz. Los opositores mantienen su postura, de modo que AMLO anunció que se consultaría a los poblados afectados ya todo Morelos los días 23 y 24 de febrero, y que sería vinculante.
  • El ambiente estalló, cuando el día 21 fue asesinado en Amilcingo Samir Flores, líder del grupo opositor. Este crimen que obstaculiza la consulta. está siendo investigado por el delegado federal, Hugo Erik Flores, de la Fiscalía de Justicia de Morelos. La culpabilidad del crimen es confusa se atribuye desde “al mal Gobierno”, al caciquismo local, al crimen organizado o incluso a la CIA, para boicotear o dificultar la consulta y crear problemas. La consulta se realizó los días 23 y 24 de febrero, con 55,000 votantes, en medio de un ambiente muy caldeado, resultando que el 59% de los votantes se declaraban por la continuación del proyecto; sin embargo se dejaron oír fuertes críticas, pues la consulta pareció una simple simulación, ya que la decisión estaba previamente tomada y el Gobierno fungió como juez y parte.

Proyectos de desarrollo regional

Este Gobierno se propone implementar ambiciosos proyectos de desarrollo regional, con los cuales se disminuiría la migración y mejoraría la economía de regiones más precarias. Se propone terminar proyectos inconclusos (el tren a Toluca, el tren a Guadalajara y las nuevas ferrovías del sureste –Tren Maya en la Península de Yucatán y Tren Transístmico entre Coatzacoalcos y Salina Cruz- que fomentarían el turismo y el pasaje regional. México tiene una deuda con estos Estados, ricos en recursos y en cultura; pero abandonados a su suerte. Dado que con el presupuesto aprobado el Gobierno solo no podría realizarlo, AMLO busca empresarios nacionalistas para que inviertan en ellos. Es difícil calcular ventajas y desventajas y es probable que se requieran mayores estudios para prever las consecuencias; pero por lo menos se cobra conciencia de esta necesidad: tristemente nos estamos acabando el Planeta; pero somos ya muchos habitantes y todos tenemos derecho a caber en él.

PARA CONOCER TODAS LAS DECISIONES DE LOS 100 DÍAS DE GESTIÓN ME REMITO AL INFORME QUE AMLO PROMETIÓ

VI. LOS VERICUETOS DE LAS OPOSICIONES

Si bien la gestión de AMLO complace a mucha gente y se le reconocen indudables aciertos en la solución de los principales problemas, también despierta animadversión de muchos. La oposición, empero, no es homogénea, ni proviene de los mismas motivaciones, por lo que obliga a hacer un mapeo de ella.

Oposición esperada.- Aquí estarían aquellos opositores cuyos intereses fueron afectados, por lo que era previsible su crítica despiadada. Los podemos agrupar de la siguiente manera:

  • Los corruptos y defraudadores, que mezclando el aparato de Gobierno y los negocios, y modificando la ley a sus conveniencias, se enriquecieron enormemente, y ya no podrán continuar saqueando al país, destruyendo el patrimonio público y -lo peor- alentando una cultura de corrupción entre el pueblo.
    • El crimen organizado que ya no podrá operar como antes y temen que disminuya el consumo de la droga. Ambos grupos quisieran volver atrás, o por lo menos, vengarse.
    • Funcionarios públicos que percibían un salario desmesurado y se movían en el despilfarro, para quienes la iniciativa de ley -“nadie puede recibir un salario mayor que el Presidente”- menguó significativamente sus ingresos. Algunos de ellos tal vez podrían conformarse con cierta negociación.
    • Los Partidos de Oposición.- La apabullante elección de AMLO, dejó semidesechos a estos Partidos, y es normal que traten de recuperarse y aspirar a llegar de al poder. Para ello, es posible que a partir de una alianza partidista informe, formen un frente amplio opositor (el PRIANRD).

Oposición disgregada

  • La constituyen grupos o personas disgregadas, sindicatos empresariales, organizaciones diversas de los “poderes fácticos”, profesionistas lejanos del pueblo, miembros del Ejército, clérigos simpatizantes, lectores de la temerosa clase media cuya opinión la forman de la prensa y la TV opositoras, ya que no tienen oportunidad de informarse mejor. También podría añadirse el sector del extranjero (funcionarios del Gobierno de Estados Unidos y del Partido Republicano, etc). Todos ellos forman el ambiente que desearían ver fracasado el proyecto de nación (que no es sólo de AMLO, sino de México); pero que no plantean alternativas, por lo que abrirían la puerta a una Derecha más conservadora. AMLO mismo le aconseja a la Derecha que formen cuadros para no hacer el ridículo.
    • La “prensa chayotera”.- “La mafia del poder”, afectada en sus intereses, está dispuesta a invertir cuantiosos recursos para restarle apoyo popular al Presidente y recuperar su poder. Pero ya que no cuenta ni con los Partidos Políticos tan menguados, ni tampoco con el Ejército, ha configurado una Derecha Mediática, cuya línea editorial es golpear, cada día y lo más fuerte posible a AMLO, valiéndose de verdades a medias, presentación unilateral de los hechos, “sesudos analistas”, caricaturistas, especialistas contratados para “bots” y “trolls” en redes sociales… Se trata de papagallos y fabricantes de rumores que espantan y confunden a sus –cada vez menos- lectores, sobre el apocalipsis que sin duda habrá de venir. Hasta ahora, sus esfuerzos parece contraproducentes (por ejemplo: contra lo esperado, después del desabasto de gasolina la popularidad de AMLO subió un punto porcentual). En cambio, las audiencias de las conferencias mañaneras casi superan a los receptores de los medios tradicionales (unas 200,000 entradas) y crece el número de reporteros, atentos, interactuantes y más informados.

Oposición desde la “izquierda”

  • Si la oposición de la Derecha no bastase, también se reciben golpes de “fuego amigo”. Se ha observado que cuando una Izquierda alcanza el poder, aparece siempre otra ala más radical. Algunos lo son por protagonismo envidioso (“que venga la justicia; pero que sea yo quien la consiga”) o por simples intereses grupales; pero otros, por proponer otras vías.
  • En estos 100 días se hicieron visibles movimientos opositores desde las bases. Se trata de activistas, pueblos originarios, ambientalistas, defensores de derechos humanos comunitarios, obreros y maestros, movimientos de protesta contra grandes obras desarrollistas, etc. Durante la hegemonía neoliberal, estas luchas de resistencia gozaron del apoyo y simpatía por parte de la gente; pero ahora nos encontramos en otra coyuntura, en un proyecto alterno de nación en el que estas minorías debieran ser incluidas. Tales movimientos parecen quedar entrampados por su localismo, y pueden ser instrumentalizados por la derecha o perder simpatías anteriores. El Presidente tendría que dialogar más con ellos, abrirse a ciertas modificaciones de ambas partes, para ver si fuera posible conciliar sus justas reivindicaciones con una política nacional que beneficie a las mayorías, aún ser socialista.

Oposición desde la Cuarta Transformación misma

Percibo que se está formando una nueva oposición, que en principio, se identifica con el programa de Gobierno actual propuesta por Morena; pero que notan en él ciertas inconsistencias en la forma de implementarlo. Ven surgir ciertos problemas al tratar de pasar de lo abstracto a lo concreto y que conviene rectificar. Esta oposición es por tanto, positiva. Ojalá que nuestro Presidente les preste oídos, aunque de momento los sienta como obstáculos.

ANEXO

LA CUARTA TRANSFORMACIÓN

Estas elecciones no fueron simplemente un relevo presidencial dentro del mismo partido (Fox/Calderón); ni un cambio de Partido (Calderón/Peña), sino un cambio de régimen.  Entendemos por “régimen político” al conjunto de instituciones y leyes que permiten la organización del Estado y el ejercicio del poder, a través del cual, se determina la vía de acceso al gobierno y la forma en que las autoridades hacen uso de sus facultades. Repasando nuestra historia de nación, comprenderemos mejor lo que se entiende por la “Cuarta Transformación”.

1ª.Transformación: del régimen monárquico al régimen republicano

El movimiento independentista de Hidalgo rompió con el régimen monárquico del virreinato, dejando, empero, un enorme vacío de poder, ya que durante la Colonia, todo estaba centralizado en la Metrópoli. Ante esto, las instituciones más identificadas con el viejo régimen pensaron darle continuidad e instaurar aquí una monarquía. Tuvieron por lo menos dos intentos – Iturbide y Maximiliano-. Pero en Europa la monarquía absoluta iba ya en decadencia y el ambiente favorecía más los regímenes republicanos, sin que hubiera todavía claridad sobre el modelo de República más adecuado a nuestro contexto.

2ª. Transformación: de un régimen republicano conservador al republicano liberal

Terminadas las guerras de Independencia, hubo dos modalidades de régimen republicano: El modelo conservador, centralista, francés, favorecido por la correlación de fuerzas que se aglutinó en torno a la institución más sólida de entonces, la Iglesia Católica. El otro modelo era el liberal federalista, estadounidense, al que aspiraban grupos minoritarios con poco poder (abogados, periodistas cuadros de bajo mando militar y sacerdotes del bajo clero, etc.) Todo el siglo XIX estuvo ocupado en confrontaciones, golpes de Estado, asonadas, etc. Hasta que finalmente, los liberales llegaron al poder con Benito Juárez, quien mediante las Leyes de Reforma, separó el poder político de la Iglesia.

El juarismo de AMLO explica sus esfuerzos de instaurar un verdadero régimen federal, como en Norteamérica, ya que hasta ahora, el país funciona con el modelo administrativo francés, geográficamente centralizado en la Capital. Consecuentemente, trasladará algunas Secretarías a los Estados, y él mismo moverá du Gobierno adonde haya problemas importantes, a imitación de la presidencia itinerante de Juárez. Paradójicamente, su personalidad lo inclina al centralismo del modelo administrativo francés, todo en su persona: cuenta con un gabinete pequeño sin grandes personalidades, y si tiene que reconocer para cuestiones técnicas o de contrapeso a organismos “autónomos” (CNDH), los condiciona a la transparencia y la austeridad.

3ª Transformación: Del régimen oligárquico del Porfiriato a un régimen “de izquierda”  

Para calificar de “Izquierda” a un régimen habría que precisar el término, por las connotaciones geométricas e históricas de su origen. En la Asamblea Legislativa de 1791, después de la Revolución Francesa, los diputados del Viejo Régimen monárquico-aristocrático se pusieron a la Derecha y los liberales revolucionarios, a la Izquierda. El término se siguió aplicando a los regímenes “progresistas”, y en México tuvo su equivalencia en el siglo XIX, en las luchas entre “conservadores” de Derecha y la burguesía “liberal” de Izquierda.

Durante la Revolución Rusa de 1917, la burguesía liberal pasó a constituir la derecha, y los comunistas (bolcheviques y mencheviques), la izquierda. El calificativo de “izquierda” ha sido reivindicado por los partidos, movimientos o gobiernos, con diversas modalidades, que pretenden superar el modo de producción capitalista burgués, que además, asumen varias formas, de las cuales considero sólo algunas:

  • Régimen “populista”  “Si me dicen “populista”, que me apunten en la lista”.

Para muchos críticos de AMLO, su programa es “populista”, y dan al término una connotación negativa, asemejándolo al desprestigiado régimen de Nicolás Maduro o curiosamente, al del mismo Trump. Habría que recordar que los antecedentes del término se remontan a Rusia, donde algunos grupos –los “norodniki” de fines del siglo XIX– se decían “populistas”, pues aunque su clase de origen era la clase media, idealizaban a los pobres como buenos e inteligentes por naturaleza.

En el primer tercio del siglo XX, en Latinoamérica el término se aplicó a algunos Gobiernos con economías fuertes: –Domingo Perón en Argentina, Getulio Vargas en Brasil, Victor Raúl Haya de la Torre en Perú y Lázaro Cárdenas en México. Una característica de estos populismos latinoamericanos es que aparecen como resultado de una alianza entre la burguesía nacionalista y los sectores populares (obreros, campesinos, baja burocracia), a fin de afrontar a la fuerte oligarquía extranjerizante; pero que a cambio de dichos apoyos, los sindicatos y las organizaciones populares quedaron copadas por el Gobierno. Sus discursos demagógicos hablaban mucho de “pueblo”; pero en realidad, la alianza favorecía al sector nacionalista de la burguesía.

AMLO simpatiza con Cárdenas y presta atención a estos populismos que para él son los mejores gobiernos que logró la Revolución Mexicana. Se interesa por el exitoso modelo económico del llamado “Desarrollo Estabilizador”, que gracias al pragmatismo económico de Ramón Beteta, tuvo claro crecimiento sin inflación. Pero hay que tener en cuenta que esto fue posible gracias a la coyuntura de la postguerra, que permitió una política económica de “sustitución de importaciones” y absorbió la demanda de mano de obra migrante en los Estados Unidos

Otra modalidad más actual fue el “neopopulismo latinoamericano” de algunos países bolivarianos de fines del siglo pasado (Bolivia, Argentina, Brasil, Venezuela, Ecuador, Bolivia, Uruguay, etc.), los cuales resistieron con dificultad a la hegemonía neoliberal: mejoraron la economía popular, lograron impedir saqueo de recursos, actuaron con mayor independencia política; aunque sin pretender cambiar las leyes del Mercado. Finalmente, fueron golpeados y terminaron derrotados por regímenes de Derecha.

  • Régimen “socialista”

Ha habido en la historia reciente muchos movimientos de “izquierda” que reconocen como inspiración al marxismo-leninismo, cuyo objetivo final sería el cambio de modo de producción, del capitalismo al socialismo. Se proponen abolir la propiedad privada de los medios de producción y regular o cambiar las leyes liberales del mercado. En la primera mitad del siglo XX, prácticamente toda la Izquierda mundial se remitía a esta teoría, apoyada por la URSS de Stalin. En su diagnóstico, la única vía para acceder al poder era la revolución armada. Sin embargo, en lo que devino este modelo “comunista” fue simplemente un “Capitalismo Monopolista de Estado”, eufemísticamente llamado “el socialismo realmente existente”.

En la segunda mitad del siglo pasado, aparecieron otros intentos de transición al socialismo. El más importante fue el propuesto por Antonio Gramsci, al que llamó “revolución pasiva”. Estando la cárcel de Mussolini, meditaba sobre el porqué del fracaso de la revolución en Occidente, y notó que la transición del viejo régimen feudal-monárquico hacia el nuevo modo de producción capitalista propio de la burguesía liberal, la vía de la violencia revolucionaria únicamente se dio en la Revolución Francesa. En el resto de los países occidentales ese paso se dio mediante la táctica que denomina “revolución pasiva”: irse colando entre los poros del bloque hegemónico dominante, con avances, retrocesos, alianzas, concesiones… Es decir, “revolución sin revolución; pero finalmente revolución”.

Según este autor, toda hegemonía se logra conjuntando dos componentes: la “dominación” y la “dirigencia”, o dicho en otros términos, la “coerción” y el “consenso” (como el centauro, mitad bestia y mitad hombre). Paso a pasito, el nuevo sujeto histórico logra arrebatarle al grupo hegemónico el consenso, mediante una reforma moral-intelectual, con lo cual, aquel queda obligado a replegarse únicamente a la dominación, rubricando así el inicio de su decadencia. Con este antecedente, Gramsci constata que la ruptura violenta de la burguesa liberal hegemónica al nuevo modo de producción socialista, sólo excepcionalmente se dio en Rusia con Lenin y sus bolcheviques, y que de entonces en adelante ya no será posible acceder al socialismo por la vía revolucionaria, por lo que sugiere ensayar en este momento la mencionada táctica de “revolución pasiva”.[2]

Poniendo como ejemplo de esta táctica en nuestra historia mexicana, podemos regresar a la primera mitad del siglo XIX, con las confrontaciones referidas entre el poderoso bloque conservador, heredero del viejo régimen colonial y los liberales: habiendo sido estos una minoría de clase media, poco a poco, mediante golpes militares, escaramuzas, alianzas y retrocesos… lograron, finalmente, hacerse del poder, gracias a las Leyes de Reforma de Benito Juárez.

Pareciera que esta vía de “revolución pasiva” es la que trata ahora de implementar AMLO. Conciente de la desventaja de cualquier proyecto nacional al margen del neoliberalismo, tendrá que negociar y hacer alianzas, tales como el apoyo de los sectores del empresariado con sentimientos nacionalistas. Ojalá que no deje que sean ellos quienes lo aprovechen a él. La oposición de Derecha dice que AMLO no tiene “contrapesos”; pero basta ojear algún periódico de la Derecha Mediática (“la conservadora”) para ver dónde está el verdadero “contrapeso”, y apreciar que su “peso” real radica en su gran apoyo popular.

Actualmente sería impensable instaurar un régimen socialista en el traspatio del Imperio y condicionados por las instituciones económicas mundiales; pero al menos, se puede comenzar con un cambio de régimen hacia otro menos corrupto, más igualitario y más pacífico. Desde esta óptica se comprende la importancia de la “reforma moral e intelectual” gramsciana, que parece estar aplicando, para por lo menos, arrebatarle a la Derecha conservadora su “dirigencia” (desenmascarar su hipócrita moralina y su enajenación, por la manipulación mediática) para dar preferencia a los medios de comunicación pequeños y las redes sociales. De este modo, a la poderosa globalización neoliberal sólo le queda la cruda “dominación.”

Reforma moral.- “vamos a portarnos bien todos”.- en este sentido va la “Constitución Moral” propuesta, sus campañas contra las adicciones, la recuperación de los valores en la reforma educativa, los esfuerzos por una nueva cultura de honestidad y denuncia, sus “prédicas” mañaneras, etc.

Reforma intelectual.- En sus discursos se preocupa por formar la conciencia ciudadana y el conocimiento real del país. AMLO mismo constata que durante este tiempo el pueblo ha mejorado en esto.

4ª Transformación: Régimen anti-neo-liberal

El neoliberalismo nace en los años 80’s del siglo pasado, con un grupo de economistas contratados por el FMI, con el espejismo de lograr mayor eficacia. Proponen el mercado sin limitaciones, la propiedad privada absoluta, la maximalización de la ganancia y la minimalización de los costos y el debilitamiento de los Estados. Se dicen “liberales”, olvidando que el liberalismo original regulaba los monopolios, favorecía la democracia y los derechos humanos, mientras que éstos, imponen autoridades, crean guerras y favorecen la corrupción. En realidad pactaron con sus adversarios conservadores para revestirse de una imagen moral. Ocasionaron una concentración de la riqueza nunca vista, aumentaron la pobreza y perjudicaron la naturaleza.

Frente a estos voraces saqueadores, aparecen aquí y allá los “altermundistas” (“civisionarios” los llama Victor Toledo), que pretenden sentar las bases para otro tipo de globalidad, la de la solidaridad. Son concientes de que si algunas realidades del presente no son atendidas pronto, se desencadenaran procesos de deshumanización difíciles de revertir. Actualmente, por tanto, son estos quienes constituyen la verdadera “Izquierda”; mientras que los supuestos “progresistas neoliberales” quedan convertidos en la “Derecha”. Pero estas palabras ahora pierden relevancia, ya que más que connotaciones geométricas, el antagonismo actual se da entre dos modelos planetarios, un proyecto de vida y un proyecto de muerte.

La 4ª Transformación pretende ubicarse entre los anti-neo-liberales, en cuanto que se propone revertir los mecanismos con que nos han destruido los cinco gobiernos neoliberales de los 30 años anteriores. Sin embargo, el verdadero “altermundismo” no concibe que se pueda lograr esto en un solo país. Si aquellos neoliberales supieron aprovecharse de la tendencia actual hacia lo planetario, pretender encerrarnos en un país sería condenarse al fracaso. El giro de AMLO de replegar la economía hacia el mercado interior y favorecer cierto nacionalismo económico cultural daría la impresión de que pretendiera volver al modelo populista de principios de siglo, o mejor, a los Gobiernos anteriores a la hegemonía neoliberal (se fina especialmente en López Mateos). Bien mirado, existe una sutil pero decisiva diferencia: mientras que en aquel, la alianza entre la burguesía nacionalista y las clases populares se resolvió en favor del polo burgués (Cárdenas), la propuesta actual de AMLO pretendería reconstruir dicha alianza; pero en favor de “los de abajo”, procurando que todo el mundo satisfaga al menos sus necesidades básicas. El riesgo sería que, confundiendo táctica y estrategia, se conformase con un capitalismo reformista local. Se ha observado que actualmente no sería posible intentar aquel modelo y corre el riesgo de perder la sanidad económica y la pérdida de confiabilidad por parte de inversores.

Pienso que la misión de una verdadera Cuarta Transformación sería dirigir la mirada a la situación mundial, para establecer alianzas y entreayuda con todas las fuerzas internacionales que pretenden “otro mundo posible”. ¿Podrá AMLO dar este paso, sentando al menos las bases para que y abrir camino? ¿Será posible esto, dada la fuerza que tiene la Globalización Neoliberal? ¿Podrá soportar las presiones económicas del Imperio neoliberal mundial?

Guadalajara, el 28 de febrero 2019


[1] La Ley de Amnistía no está dentro de estas reformas, ya que parece que faltan algunos foros de consulta en todo el país.

[2] Siempre y cuando la táctica no se convierta en estrategia, lo que equivaldría a un simple reformismo.

Anuncios

México análisis de coyuntura

A partir del año 2003 hasta la fecha he estado dando un seguimiento diario a la coyuntura nacional, a través del diario La jornada. He copiado cada día unos tres artículos en promedio y los fui subiendo a mi banco de datos. Comparto una carpeta virtual en la que se podrán encontrar estas notas organizadas por año y por categoría.

Podrán encontrar las carpetas en el siguiente link: https://mega.nz/#F!fCwXxIzI!hxwVCJx7R5a3SGgWJ8M6iQ

Estas carpetas están organizadas con el siguiente orden:

  1. DERECHOS HUMANOS
    1. En General
    1. Civiles y políticos
      1. Encarcelados
      1. De expresión y reunión
      1. Homicidio y desaparición
        1. Ejecuciones de crimen organizado
        1. Feminicidios
        1. Desaparición
        1.  Secuestro, trata de personas
        1.  Tortura, extorción, desplazamiento
    1. Diferenciados
      1. Edad
        1. Niños y jóvenes
        1. Ancianos
      1. Género
        1. Mujeres
        1. LGBT
      1. Categorías especiales
        1. Laborales
        1. Migrantes
        1. Indígenas y campesinos
        1. religiosos
    1. Económicos y sociales
      1. Alimentos
  2. ECONOMÍA
    1. Balance y previsiones
    1. Capitales
      1. Capitales en general
      1. Capital financiero y bancario
      1. Capital comercial
      1. Capital turístico
    1. Corrupción
    1. Crecimiento
    1. Crédito
    1. Desigualdades
      1. Riqueza
      1. Pobreza
      1. comparación
    1. Deuda
    1. Impuestos fiscales
    1. Inflación
    1. Petróleo
    1. Políticas económicas
    1. Teoría
  3. ECOLOGÍA
    1. Agua
    1. Alimento
    1. Basura
    1. Biodiversidad
    1. Cambio climático
    1. Contaminación
    1. Medio ambiente
  4. POLÍTICA
    1. Comunalidad
    1. Corrupción y política
    1. Coyuntura nacional en general
    1. Democracia y elecciones
    1. Gobierno, Estado, Régimen
      1. Ejecutivo
      1. Legislativo
      1. Judicial
    1. Partidos Políticos y movimientos sociales
    1. Relaciones exteriores
    1. Seguridad
    1. Sociedad civil
    1. Teoría
  5. SOCIEDAD
    1. Cultura
    1. Demografía y familia
    1. Educación
    1. Religión
    1. Salud
    1. Sexualidad
    1. TICs, Internet
    1. urbanismo



Libros publicados

Mi tipo de sacerdote se relaciona con mi vocación intelectual. Este trabajo ha sido para mí fuente de espiritualidad, pues requiere contemplación, disciplina, y fidelidad desprejuiciada a la realidad. El trabajo de escritorio puede ser también una praxis en favor de los pobres, contribuyendo a su proyecto. Como “intelectual orgánico”, pude escribir varios libros, simultaneando su redacción con diversas actividades pastorales y he dado clases en diversos seminarios y universidades.

mis libros Sigue leyendo “Libros publicados”