La transición

Pasaron ya casi cinco meses desde el reconocimiento de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para la Presidencia de la República, y entrar al período de transición para su próximo Gobierno sexenal. Presento una síntesis de lo que ha ido ocurriendo en estos meses. He tratado de ser objetivo (aunque no me reconozco neutral). Pienso que en el momento actual, el proyecto de nación ofrecido por AMLO fue la mejor entre las diversas propuestas que se nos presentaron para superar el desastroso estado en que deja al país el sexenio que termina, y para su necesaria reconstrucción. Mi principal fuente de información fue La Jornada, diario que mejor seguimiento dio a este proceso preparatorio. Espero que contribuya a formar una visión panorámica de esta etapa.

1. LA VICTORIA

El 1° de julio, a las 8:30 pm, Lorenzo Córdoba, presidente del Instituto Nacional Electoral, anunció la victoria de Andrés Manuel López Obrador; mientras una abigarrada multitud celebrativa esperaba congregada en el Ángel de la Independencia. En madrugada del lunes 2 de julio, en mismo Presidente del INE adelantó que conforme al Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), el conteo de la mayoría de las actas de escrutinio que fueron llegando a los Centros de Acopio y Transmisión de Datos, la afluencia de votantes fue del 56% de los empadronados. Se recibieron 56 millones 508,266 votos que equivalen a una participación ciudadana del 63.42% por ciento –el recuento de votos más numeroso de nuestra historia democrática–: 117,634 actas, del 75% de los paquetes recibidos en los 300 Consejos Distritales de todo el país.

Según los resultados finales de ese día, Andrés Manuel López Obrador (AMLO) resultó ganador con el 53.19% de los votos (30 millones 047,381 votos). Ricardo Anaya Cortéz con el 22.27%. José Antonio Mead Kuribreña con el 16.40% y Jaime Heliodoro Rodríguez Calderón con el 5.23%. En el recuento final, MORENA obtuvo 5 de los 9 gobernadores elegidos (CDMX, Tabasco, Veracruz, Morelos y Chiapas). En la CDMX obtuvo 11 Delegaciones. En la Cámara de Diputados, la Coalición “Juntos haremos historia” tendrá aproximadamente 303 de 500 escaños. Morena será la primera fuerza en el Pleno con 185 legisladores (el PT tendrá 62 y PES, 56). México por el Frente tendrá cerca de 140 diputados, por lo que el PAN será la primera minoría con 92; Movimiento Ciudadano 29 y el PRD sumará 19. Finalmente, Todos por México alcanzó 57 representantes: 40 del PRI, 15 del Verde y 2 de Nueva Alianza. En el Senado de la República MORENA tendrá 55 miembros, el PAN 23, el PRI 13, el PES 9, el PRD 8, el Movimiento Ciudadano 7, el PT 6, el Verde 5 y PANAL 2. Con lo que MORENA tendrá gran mayoría en ambas cámaras Del Congreso de la Unión. Además, venció en 19 de 24 congresos locales en disputa. Pero, como dijo Bernardo Batis: “hay otro ganador que debemos reconocer y respetar, se trata del pueblo de México, que no se dejó asustar ni comprar, que no creyó las mentiras del sistema y salió a votar con el entusiasmo que da la esperanza del cambio que urgía”.[1] Se trató, por tanto, de un triunfo arrollador. El 8 de agosto, en una ceremonia en la sede del Tribunal Electoral del poder de la Federación, AMLO recibió la constancia de ser el Presidente Electo. Este triunfo fortificó la democracia en México; aunque no faltaron los fraudes –se registraron compra de votos, un supuesto “laboratorio” electoral en Puebla, algún robo violento de urna, etc.–, la FEPADE no encontró irregularidades que pudieran modificar los resultados. Más tarde, TRIFE investigará algunos lugares más discutidos (Puebla, Coyoacán o Querétaro) e impugnará algunos dictámenes.

2. ¿POR QUÉ MODELO SE OPTÓ?

Coincidiremos en que esta transición no fue como las demás. El cambio por el que la mayoría de los ciudadanos optamos, que no se reduce al mero relevo de Presidente (VFQ-FCH), ni a sólo un cambio de Partido en el poder (FCH-EPN), ni siquiera de una “alternancia” de Partidos (EZP-VFQ), sino que se trata de una verdadera “alternativa”; algo nuevo, inédito y no experimentado, que en muchos produce expectativas esperanzadoras y en otros muchos, temores y desconfianza. Descontando a los que votaron por AMLO sólo por su carisma personal, y descontando también otros tantos que lo hicieron para quitarle al PRI su hegemonía o en protesta contra los demás partidos y su forma de gobernar, la mayoría de los electores lo hicimos en espera de que cambie el curso político dominante, o que se oriente y dirija -a un plazo medio- hacia otro modelo económico y social que supere el que se nos ha venido imponiendo desde hace al menos tres décadas, es decir, el modelo neoliberal.

Es decir, se trata de abandonar una economía destinada a maximalizar las ganancias en beneficio de la minoría de élite –los “poderes fácticos” de siempre (“la mafia del poder”)–, para pasar a otra economía que beneficie más a las grandes mayorías y que revierta las nefastas consecuencias en los ámbitos de recursos materiales, efectos medioambientales, escandalosas desigualdades económicas, deformación del régimen democrático, pérdida de valores ciudadanos de honestidad y justicia, incontrolable violencia y delincuencia organizadas y escamoteo de la Ley del Derecho. Se desearía también que México recuperase su soberanía y su dignidad en las relaciones exteriores y caminase hacia formas sociales de desarrollo en beneficio de todos. Esta propuesta ideal es a lo que AMLO denomina “La cuarta transformación” (después de la Independencia, la Reforma, la Revolución Mexicana). Sin embargo, la mayoría de los votantes no visualizaron de momento los diferentes modos de entender este proyecto, especialmente las divergencias entre sus concepciones de Estado. Para no crear expectativas ilusorias, AMLO mismo ha negado que realizará un cambio radical de modelo económico –no existen condiciones para ello-; pero si cree que sea posible dirigir la economía hacia el mercado interno, disminuir significativamente las desigualdades y corregir la corrupción y la violencia, algo que no es poco. Como lo describe Carlos Fazio:

Aunque el proyecto reformista de López Obrador no busca romper con el capitalismo, sino mitigar un poco su voracidad depredadora y gestionarlo desde un prisma redistributivo, para concretarse requerirá de la construcción de un poder popular fuerte y consciente; de una mayoría social que prime sobre los mercados y no a la inversa, pero que en sus inicios operará en el seno de una formación social concreta, con sus subordinaciones y sus estructuras, con sus relaciones materiales constituidas y sobredeterminadas por la existencia de un modelo específico, el capitalismo neoliberal, que al amparo de un Estado niñera militarizado funciona al servicio de una oligarquía rapaz.[2]

·         A este tipo de política se la suele calificar de “populista”. El populismo, propiamente dicho correspondió a determinados momentos históricos –el Naródnik ruso o el México postrevolucionario–, cuando se concertó la alianza de una incipiente burguesía nacional con los sectores populares, comprometiéndose el Gobierno revolucionario a mejorar las condiciones de vida del pueblo. Se hablaba mucho de “pueblo”; pero procurar su mejoría iba a cambio de apoyar los intereses de esta clase empresarial contra los de la oligarquía extranjerizante. En su tiempo, esta política pareció dar en general buenos resultados –el llamado “desarrollo estabilizador”–, en el que hubo crecimiento sin inflación; aunque a costa de uncir a las organizaciones sindicales y los otros sectores populares, al Gobierno, mediante sus “líderes representativos”. Esta calificación connota otras formas en los actuales regímenes del Sur, a quienes el poder imperial descalificó por completo.  Partiendo de que “populismo” no equivale a “popular”, hay expresiones en el discurso de AMLO que parecen idealizar al “pueblo” como un sector sabio, bueno y que nunca se equivoca.

3. UNA LARGA Y EXPECTANTE TRANSICIÓN

  • Todo un semestre –del 1° de julio al 1° de diciembre- destina la Ley electoral a la transición entre un Gobierno y otro (una de las más prolongadas del mundo). Obviamente, un cambio tan radical habrá de afectar intereses y privilegios de quienes medraban en la situación anterior, y como se pudo observar durante las campañas electorales, harán lo posible para “corregir” el rumbo y procurar que el cambio no sea tan drástico.
  • Muchos presentían que estos sectores no habrían de reconocer el apabullante triunfo de AMLO; pero contra lo que se temía, su triunfo fue terso y recibido sin protestas. Tanto el Presidente Enrique Peña Nieto (EMP) como los candidatos de los demás Partidos, reconocieron con honestidad su derrota y felicitaron al ganador. Incluso los empresarios (incluyendo a su gran opositor, Claudio X González) hicieron otro tanto. Claramente, López Obrador ha sido en estos meses el protagonista en la escena política.
  • De inmediato se vio que el Presidente Electo no perdería su tiempo. Para una transformación tan ambiciosa, un sexenio parece poco, y habrá que trabajar de prisa. En la memoria nacional, no se recuerdan transiciones como esta. Seguramente que durante las transiciones anteriores habrá habido también acuerdos, alianzas, negociaciones… pero todo quedaba en lo oculto. Se daban por supuesto algunas presiones del presidente electo hacia el presidente aún en funciones para que este realizara acciones ineludibles; aunque poco populares, para ahorrárselas a su sucesor. Como era de esperarse, este inicio suave y terso, después de poco tiempo se dio paso a la oposición abierta, a una campaña de críticas a cualquier cosa que el presidente electo propusiera, hiciera o dejara de hacer. Se trataba de una prueba de fuerza para ver quien tendrá el poder real, si lo conservarán los poderes “fácticos” de siempre (“la mafia del poder”) o si lo ejercerá el nuevo poder formal.
  • Restablecer la confianza.- Apenas reconocido como Presidente Electo. cuando aún no había recibido su constancia y aprovechando el bono electoral recién obtenido, AMLO trató de dar confianza y apaciguar el miedo introyectado en los ciudadanos. Según el Índice mensual de confianza del consumidor elaborado por el INEGI y el Banco de México, después del resultado de las elecciones la confianza creció claramente. A lo largo de los últimos 10 años no había habido un repunte de la confianza a tal nivel, con un incremento del 14.8% respecto al mes anterior y un crecimiento del 17.8% frente a julio del año pasado. Además, la confianza no sólo creció en los hogares, sino también a nivel empresarial, en la industria de la construcción, la manufactura y el comercio: cuando las personas piensan que les va a ir bien en el futuro, tienden a comprar más bienes y servicios y, en el caso de las empresas, tienden a realizar mayores inversiones. El peso se recuperó de inmediato, así como también la Bolsa de Valores. Esto es importante, porque hasta unos días antes de las elecciones los grupos de presión comentaban que si ganaba AMLO habría fuga de capitales y se desplomaría de la economía; pero las encuestas probaron lo contrario.[3]

Reestructuración del sistema de Partidos.-

  • La democracia tal y como la conocemos actualmente es conducida por el régimen de Partidos Políticos, es decir, asociaciones de ciudadanos formadas en torno a programas con orientaciones ideológicas claras. Sin embargo, en muchos países esta forma de democracia parece estar ya en crisis.  La orientación ideológica se diluye, hay candidatos que pasan tranquilamente de uno a otro grupo; los Partidos consumen demasiado dinero, están desprestigiados y son vistos como simples grupos de poder en aras del financiamiento económico… Al comienzo del proceso electoral en México había mucho recelo hacia los Partidos. Después de las elecciones, los Partidos tradicionales quedaron resquebrajados y en crisis. El electorado dejó de aceptarlos y necesitan ahora jugar de otra manera.
  • Conforme el proceso electoral avanzaba, fue generándose fuerte simpatía por MORENA. Hasta entonces este era tan sólo un “movimiento”, lo que permitía mayor flexibilidad, adherencias de simpatizantes de otros Partidos y una forma de actuar aún no demasiado normada. Con su triunfo electoral, su primera tarea habrá de ser convertirse en Partido, sin dejar aún su status de “movimiento”; organizarse en forma independiente, no parecer demasiado identificados con su líder y precisar claramente su ideología.
  • El PRI fue el más golpeado, con un candidato que ni siquiera le pertenecía, y pese a su reconocida preparación, no logró levantar. El Partido cayó en fuerte descrédito, debido a la corrupción que propició, los fraudes electorales y el desastre en la conducción del país en el sexenio aún vigente. No es extraño que ahora prefieran la discreción y silencio, pues incluso correrían riesgo de ser llevados a tribunales.
  • La Coalición “México al Frente” tampoco cuajó. Se presentaba dividido en dos tendencias antagónicas, derecha e izquierda. El PAN mostró su división, al punto que una precandidata abandonó el Partido, quejándose del autoritarismo de su directiva. En su largo proceso de replanteamiento y elección de su próximo líder, hubo lamentos por haberse apartado de sus principios; pero no parece que pueda ya evitar la corrupción que lo acabó. Finalmente, el 11 de noviembre, Marko Cortés, en medio de signos de divisionismo (el abandono del PAN de Felipe Calderón), obtuvo una mayoría del 79% de votos en la elección interna para la Presidencia del Partido, frente a Manuel Gómez Morín, con el 21% de la votación.

–         El PRD, por su parte, pareció abandonar la orientación de Izquierda que le dio origen, y dividido en sus “tribus”, apenas logró conservar su registro. Ahora sufre su derrota, a la hora de tener que indemnizar a su personal de trabajo por la falta de recursos. En su XV Congreso Nacional Extraordinario, a mediados de noviembre, decidieron una dirección colectiva de 5 miembros representando sendas “tribus” como paso a mayor integración.

–         Los demás Partidos pequeños, cuya vialidad es la de apoyar a los grandes, dejaron de ser necesarios.

Quedó claro que los partidos que aprobaron las impopulares Reformas Estructurales, fueron castigados. Su derrota los dejó pasmados. Ahora los está obligando a una revisión seria, a replegarse sobre la ideología de origen que les dio identidad y la necesidad de acercarse más al pueblo y apoyar las demandas que favorezcan a todos. Ojalá no se enfrasque en una mera oposición sistemática a un proyecto por el que las mayorías optó, sino que ejerzan una función de contrapeso, mediante críticas constructivas a quienes ahora gobernarán la nación de todos los mexicanos.

–         EPN optó por mostrarse obsequioso y discreto –quizás más allá de lo debido– y prácticamente optó por abandonar las funciones de Gobierno que le correspondían. Tuvo cuidado de recurrir a una serie de amparos para sí y para su gabinete a fin de evitar eventuales represalias.

4. UN CAMBIO DE RÉGIMEN DEMOCRÁTICO

Por supuesto, la “alternativa” inédita para el próximo sexenio no puede apartarse del sistema de gobierno que marca la Constitución: “una República representativa, democrática, laica y federal, compuesta por estados libres y soberanos en todo lo concerniente a su régimen interior, y por la Ciudad de México, unidos en una federación” (Art.40). Habría que ver si la propuesta de AMLO pudiera considerarse un “cambio de régimen político” compatible con lo reconocido constitucionalmente.[4] Sin las pretensiones del rigor de la ciencia política, podemos considerar al “régimen” como una modalidad del poder constitucional que adopta un Estado en función de la relación existente entre los distintos poderes. Así mismo, dada nuestra falta de experiencia histórica en una auténtica democracia, el nuevo Gobierno va delineando rasgos democráticos que indudablemente la perfeccionarán, dando lugar a una transformación -la cuarta en el transcurso de poco más de dos siglos-. [5]

  • Democracia verdadera.- Parece claro que nunca en nuestra historia hemos tenido una auténtica democracia; pero ahora parece abrirse la posibilidad de adelantar la construcción de una democracia de verdad y no sólo de ficción:
    • El 10 de agosto AMLO anunció un paquete de reformas que tipificarán como un delito grave sin derecho a fianza, la corrupción, el fraude electoral y el robo de hidrocarburos. Hay condiciones para pasar de un régimen presidencialista deforme a otro en el que haya una real de división de poderes y que separe los intereses económicos y mediáticos de los intereses políticos. Va a requerir de mucha autovigilancia para cumplir con este propósito sin dejarse llevar por las tentaciones del autoritarismo del poder irrestricto.

“Lograremos un auténtico Estado de derecho, en el entendido de que al margen de la ley nada, y por encima de la ley nadie” (…) El Presidente electo prometió no ser “el poder de los poderes”, sino que respetará a cada uno de los tres poderes, y no va a enviarle, por ejemplo, al Poder Judicial, “ni palomas, ni halcones”. (…) “El Ejecutivo no (…) buscará someter a los otros [poderes]. Cada quien actuará en el ámbito de su competencia y la suma de los trabajos respetuosos e independientes fortalecerá a la República; [así], el Estado Democrático de Derecho transitará del ideal a la realidad”. 

  • El cambio democrático tendrá que llegar a los sindicatos: AMLO ofrece respeto a las decisiones que los agremiados tomen libremente; pero insta a procesos de democratización interna, a fin de que ya no se den líderes vitalicios y corruptos. En particular, AMLO se ofreció como mediador para la elección democrática del líder del SNTE, alentando para que se incluya al CNTE.

 

  • “Democracia social”. Es decir, procurar que la igualdad entre los ciudadanos no sea sólo una igualdad formal, sino procurar que las oportunidades generadas como colectividad se difundan lo mejor posible. Para ello se legisló lo siguiente:

o   Se requerirá combatir firmemente la corrupción administrativa y generar toda una cultura de honestidad, comenzando con el ejemplo.

o   Recortar remuneraciones y prestaciones de la llamada “burocracia dorada”; “que ganen menos los que ahora ganan más, y que ganen más los que ahora ganen menos”.

o   Implementar proyectos realistas y eficaces de transformación y desarrollo para mejorar la economía popular.

  • “Democracia austera”.- Para cumplir los ambiciosos objetivos de mejorar la economía popular, se requiere de la “austeridad republicana”.

o   En el sexenio de EPN el Poder Judicial tuvo un alza de 53.5% en sus recursos, y el Legislativo, un aumento de 30.3%. Las remuneraciones de la “burocracia dorada” alcanzan niveles de escándalo. Intentará modificar el art. 127 constitucional para fijar su remuneración en $108,000 mensuales, y normar que nadie gane más que él.[6] Se trata de que a los que ganan más se les rebaje su salario, y que a los que ganan menos, se les aumente.

o   Igualmente, suprimir las jugosas pensiones a los expresidentes (incluyendo sus custodios). En estos meses se ha estado pensando cómo realizar recortes en todos los organismos de Gobierno.

  • “Democracia participativa”.El modelo de democracia vigente en el mundo resulta ya obsoleto: la democracia representativa, que se reduce a elegir a las autoridades cada seis años, y delegar en su “representante” (diputado, líder sindical, etc.). Estamos acostumbrados a que una vez elegido, el Gobierno no tome en cuenta a los ciudadanos, quienes tienen que conformarse con aplaudir o criticar las decisiones.  ¡Cuántas decisiones lamentables su hubieran podido evitar con una buena consulta![7] Si ahora de lo que se trata es de reconstruir un Estado debilitado que reconozca la pluralidad política y social, de fortalecer una sociedad fragmentada y de consolidar la democracia incipiente, tendrá que darse más cabida a la consulta, el referendo, el plebiscito, la revocación de mandato, etc. Con las tecnologías actuales, en especial la comunicación “en línea”, esto puede ser ya posible.

 

  • “Democracia moral”.- El 26 de noviembre, al término de la etapa de transición, AMLO convocó a elaborar una “Constitución Moral”. El proyecto tiene como base el respeto a la persona, a la familia, a la sociedad, a la patria, a la especie humana y a la naturaleza –como lo plantea la Cartilla Moral de Alfonso Reyes–, a partir de valores democráticos, laicos y republicanos. Se extendió una invitación a todos los ciudadanos para que, de forma individual o colectiva, a partir del 3 de diciembre y hasta el 30 de abril de 2019 envíen sus ideas y reflexiones por escrito al correo constitucionmoral2018@gmail.com.  Ante la suspicacia de sus adversarios –temían que se inmiscuyera en la vida privada o que fuese un documento “religioso”-, se puntualizó que es un simple ideario de valores a los que se apela.

5. UN ESTILO PERSONAL

Era de esperar que algo tan profundo como un cambio de régimen traería consigo novedades inéditas; pero -además de lo novedoso del modelo económico y político- el carisma del personaje no puede menos de dejar su impronta, pues como decía Reyes Heroles, “en política la forma es fondo”.

  • AMLO tiene intención de ejercer una “Presidencia itinerante”, tratando de viajar mucho para mantenerse cercano a todos. Insiste: “no utilizaré el avión presidencial ni voy a viajar en los helicópteros del gobierno. Cuando tenga que viajar lo haré en aviones de líneas comerciales y por tierra“.
  • Aseguró el Estado Mayor Presidencial no desaparecerá, pero cambiará de funciones, pues ya no se encargará de la seguridad del presidente y se incorporará a la Secretaría de la Defensa Nacional. Sin embargo, su equipo de trabajo insiste en que, justamente por eso, se le dotará de una vigilancia reducida, pero más profesional y cerrada.
  • No habitará en Los Pinos, sino por lo pronto seguirá viviendo unos meses en su casa de Tlalpan y después en Palacio Nacional.
  • AMLO es apasionado e incansable. Es conciente de la responsabilidad que le toca y echará toda la carne en el asador. La víspera de su cumpleaños dijo que deseaba vivir otros seis años para cumplir con el objetivo de toda su vida. “Ya no me pertenezco –dijo- ahora pertenezco a la nación mexicana”. Esperamos verlo en actividades intensas, estirando tiempo y recursos para el bien del país.
  • Conduce una nueva relación con la prensa: en las ruedas de presa (en la escalera de su casa de campaña) se brinda suficiente información, aunque lamenta que no se la difunda debidamente. Garantiza respetar la libertad de expresión; pero al mismo tiempo suprime el “chayote” o “embute” (apoyar a los diarios con publicidad oficial, lo que es una forma de comprar lealtades

6. ENCUENTROS Y ENTREVISTAS

En este tiempo de transición, la frenética actividad del Presidente Electo da importancia a encuentros y entrevistas con personas, organismos, grupos, “poderes fácticos”, etc. En su diagnóstico, la recomposición del tejido social implica nuevos pactos, alianzas y negociaciones, a fin de recabar apoyos, aclarar malentendidos y ofrecer cooperaciones a proyectos, que si bien están orientados al bienestar de las mayorías, también les reditúen ganancias.

  • Con el Presidente en funciones EPN.- Se entrevistó cuatro veces: la primera, de cortesía, casi obligada. La segunda se llevó a cabo con actitudes de apertura y corrección, culminando con varios acuerdos de importancia. El presidente electo insistió en que debía ser una transición ordenada en toda la extensión de la palabra, en lo cual coincidió plenamente el actual Jefe del Estado. En la tercera reunión, con EPN y su equipo, llegó a acuerdos sobre un representante en las negociaciones del TLCAN, la reforma energética, el presupuesto 2019 y separar la SSP de la PGR, dejándola como estaba antes. Instruyó, además, a los miembros de su gabinete a reunirse y colaborar con los pares del nuevo Gobierno. Peña Nieto, en general, se maneja con perfil bajo, deja de figurar y a veces se desentiende de funciones que aún le corresponden. La cuarta reunión tuvo lugar en la casa del AMLO al término del período de transición.

El peso del nuevo Gobierno ya se deja sentir, y algunas actuaciones del presidente en funciones parecen más acordes con el nuevo espíritu: aceptación de una Comisión de la Verdad para Ayotzinapa, reconocimiento (a cargo de algún personero) de que la represión al movimiento estudiantil del 68 fue un crimen de Estado, liberación de Elba Esther Gordillo considerada presa política, una elección un poquito más democrática del líder del sindicato petrolero (aunque con marrullerías para presentar una planilla única), apertura para un uso más amplio de la marihuana, etc.

Esto no quiere decir que el Presidente en funciones se mantenga del todo pasivo y colaborativo: Aprovechando estar fuera de los reflectores, ha intentado sacar adelante algunas medidas impopulares en favor de los suyos y de su proyecto entreguista: apenas una semana antes de las elecciones, entregó un proyecto de ley para privatizar el agua donde quiera que ésta se encuentre y el 12 de octubre lo concretizó en concesiones masivas a particulares. Igualmente ha hecho nuevas concesiones a las mineras, en preferencia sobre la población. Subió sueldos a la burocracia dorada. Apenas el 16 de octubre PEMEX contrajo más deuda, por dos mil millones de pesos, que se añade a la acumulada. Acepta, ante Trump, convertir a México en una zona de seguridad para los Estados Unidos. Renovó las concesiones de Televisa y Televisión Azteca, etc. Además, por si acaso, se amparó preventivamente.

  • Con el Consejo Coordinador Empresarial (CCE). Recién elegido, el 4 de julio, el presidente electo se reunión con este grupo empresarial. Existe mucho descontento entre ellos por el grado de corrupción gubernamental, la violencia y la impunidad. Algunos de ellos estarían dispuestos a colaborar invirtiendo en México hacia el mercado interno, y disminuir las desigualdades económicas. En dicha reunión se acordaron cuatro puntos: a) La creación de “mecanismos que permitan invertir en el sur del país”; b) Impulso especial “a las pequeñas y medianas empresas […], principales generadoras de empleo”; c) El “trabajo conjunto” para vincular a “los jóvenes al mundo laboral [a través de] la figura de ‘aprendiz’”, con una responsabilidad tutorial a cargo de las empresas; d) La creación de un sistema universal de pensiones para los adultos mayores.
  • Con la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) tuvo una reunión y cinco días después redondeó posiciones acordadas. Calculó las necesidades sociales más apremiantes, que podrían atenderse allegándose recursos mediante ajustes presupuestales: $90 mil millones al programa de becas para jóvenes y $35 mil millones para ampliar las pensiones de los adultos mayores. Si se incluyeran apoyos para discapacitados, podría redondearse la cifra en $150 mil millones de pesos (lo que se ahorró al descartar el aeropuerto de Texcoco) Además de esta reunión, se ha encontrado con diversos grupos empresariales locales. [8]
  • Con los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. El 9 de agosto, en su encuentro con los ministros de la Suprema Corte (SCJN) se les notificó la necesaria reducción de su salario y prestaciones, conforme a lo promulgado en la Ley Reglamentaria del Artículo 127 constitucional, el cual establece que ningún servidor público de los tres poderes puede ganar más que el propio Presidente de la República. Los ministros se comprometieron a una reducción de 5 mil millones de pesos en su presupuesto para el próximo año; pero no acordaron con el presidente electo realizar una reducción de sus salarios. López Obrador afirmó que el Poder Judicial es autónomo y no se les puede obligar; pero sí instar a que ellos mismos renuncien a parte de ellos. Se comprometió a no intervenir (“no enviar ni palomas ni halcones”); pero que utilizará todas las vías legales a su alcance para dar cumplimiento a esta Ley Reglamentaria.
  • Relaciones con el Ejército.- Conviniendo la permanencia en sus tareas de seguridad y el desarrollo de una nueva secretaría. Como Secretario de Defensa Nacional, el Gral. José C Sandoval y como Secretario de la Marina (Semar), el almirante José Rafael Ojeda Durán.
    • Mencionó los daños de la actual política de guerra al narcotráfico –230 mil asesinatos y un millón de víctimas–. Desde la Secretaría de Seguridad se formarán Comisiones de la Verdad y Memoria Histórica para investigar los principales casos de desapariciones forzadas y otros conflictos de mayor impacto.
    • Les adelantó que se crearía una Guardia Nacional, con el reclutamiento de 50,000 jóvenes, quienes recibirán un nuevo modelo formativo. El diseño de esta “Guardia Nacional” se presentó el 20 de noviembre, en medio de muchas dudas, pues la deja al mando castrense en lugar de ponerla bajo una autoridad civil, y hay temores de que continúe la política de militarización y guerra, que evidentemente ha fracasado.
    • Se comprometió a dar al ejército sentido de corporación, conciencia de Derechos humanos y profesionalismos a las fuerzas armadas (Ejército, Marina, Policía Federal).
    • El 70% de lo presupuestado para Seguridad será para prevención, atacando las causas de la delincuencia (atención a jóvenes, trabajo, empleo, bienestar)
    • Se dividirá el país en 265 regiones, para mejorar la seguridad, distribuyendo el personal según las necesidades de cada región.

 

  • Con la Comisión Episcopal Mexicana.- El 4 de septiembre se reunión con 80 obispos, acordándose colaborar por una sociedad más justa y en paz. Los obispos se comprometieron a apoyar a los clérigos en zonas de riesgo, capacitar para servicio de mediación, organizar seminarios de preparación para la construcción de la paz, prepara manejo de situaciones de dolor y muerte, difundir protocolos de seguridad y formar comités de crisis.

En la 106 asamblea general de la CEM, el 12 de noviembre, los obispos afrontaron el cambio de gobierno en el país, atendieron el tema de la pacificación, las transformaciones prometidas por la nueva administración y las acciones para combatir la pederastia, el aborto y la legalización de la marihuana, que de alguna manera se plasmará en su Proyecto Global de Pastoral 2031- 2033. En dicha asamblea se procedió a la elección de su Consejo de Presidencia 2018-2021, resultaron electos Mons. Rogelio Cabrera, Arzobispo de Monterrey, como presidente y Mons. Carlos Garfias, Arzobispo de Morelia, como vicepresidente. Algún analista ve al nuevo presidente de la CEM cercano a Mons. Aguiar Retes y su vinculación política reticente a Morena; mientras que el Vicepresidente se ha mostrado más propicio a colaborar con AMLO.

  • Se reunió con los 32 nuevos coordinadores para los Estados, encargados de vigilar la correcta aplicación del programa de desarrollo del gobierno federal. Esta medida resultó particularmente polémica, porque varios gobernadores consideran que se vulnera la autonomía de los Estados, y por tanto, el mismo pacto federal. También se cuestiona la falta de experiencia de dichos delegados en materia de seguridad. En la misma reunión exigió a los coordinadores actitudes de humildad y servicio. También les recomendó indagar las necesidades de las familias, y planificar ayudas sociales “desde abajo”.
  • Entrevista con cada uno de los 32 Gobernadores.- Desde septiembre se ha estado entrevistando, en su respectiva Casa de Gobierno de cada Entidad. Estos encuentros le son útiles al futuro Gobernante para conocer mejor los problemas locales y la forma de elaborar su programa de conjunto.
  • Con los directivos de la CNTE.- El 27 de octubre se reunión, sindicato alternativo de maestros. Después de varios sexenios en que el Gobierno los desconocía y hostigaba, este encuentro pudo representar otra forma de relación. Les alienta a intentar la reunificación de ambos sindicatos; aunque el retorno de Elba Esther Gordillo, reclamando la directiva del SNTE, pretenda obstaculizar.

7. POLÍTICA EXTERIOR

Hace algunas décadas la política exterior mexicana era reconocida por su dignidad y respeto a las soberanías nacionales de los demás países. En el presente sexenio, en cambio, México tuvo vergonzoso papel por su entreguismo al Imperio del Norte. El próximo Gobierno declara que mantendrá relaciones diplomáticas con todos los países (incluyendo Cuba, Norcorea y Venezuela).

  • Ya apenas el 10 de julio, AMLO recibió en su Casa de Transición de la Colonia Roma a una importante comisión de parte del Presidente Estadunidense: El secretario de Estado, Mike Pompeo, el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin; Kirstjen Nielsen, secretaria de Seguridad Interior y Jared Kushner, el yerno del mandatario republicano. En dicha reunión se tocaron temas de migración, seguridad y comercio.
  • Curiosamente, la relación entre Trump y López Obrador, pese a estar en posiciones diametralmente opuestas, ha sido bastante suave. El mexicano propone a su homólogo, prohibir la venta de armas en la frontera para disminuir la migración y la violencia, así como invertir, junto con Centroamérica, en programas de desarrollo fronterizos para evitar migraciones.
  • En este contexto de transición y con representación del Gobierno electo, se dieron las últimas negociaciones para la aprobación del tratado de Libre Comercio en América del Norte (que a partir de ahora se habrá de llamar USMCA (United States, México Canada). A pesar de los logros proclamados (reducir aranceles del aluminio) y de ciertas ventajas indudables, quedan otros rubros cuya concesión puede parecer excesiva, por ejemplo la prohibición de comerciar con China y la renuncia a la posibilidad de modificar la política energética, pues de lo contrario, esto ocasionaría cargos económicos.
  • Igualmente, el 1° de agosto recibió a Qiu Xiaoqi, embajador de China en México, quien lo invitó en noviembre a una exposición de importación en aquel país, para mejorar el balance comercial entre ambos países.
  • La política exterior reconocerá la soberanía de todos los países, de lo que una muestra es la invitación a todos los jefes de Estado su toma de protesta (con el disgusto de algunos por no retirarle la invitación a Nicolás Maduro, con quien intenta negociaciones petroleras).

8. DELINEANDO EL PRÓXIMO GOBIERNO

a)  Nuevo Proyecto de Nación.- Durante la precampaña y la campaña misma, en el libro escrito por el entonces candidato, delineaba su proyecto de Nación. Es probable que no le ajuste el sexenio; pero al menos habrá marcado un rumbo distinto a la política neoliberal imperante.

b) Una Constitución Moral.– Parece muy sugerente su propuesta de una Constitución Moral. Se trata de la necesaria “reforma intelectual y moral” que -según Gramsci- es concomitante para cualquier nueva hegemonía. Lo más negativo de este período neoliberal ha sido la cultura epidémica de impunidad, corrupción y violencia, que permea todos los niveles sociales. AMLO convoca a un “movimiento de regeneración nacional”, algo más amplio que su Partido Político. Invita a que todos pongamos de parte nuestra lo que podamos por la transformación del país, yendo incluso más allá (y hasta en contra) del propio Presidente.

c) El nuevo Gabinete.Va quedando integrado el nuevo gabinete. Aparecen nombres y rostros nuevos, provenientes de los diversos Partidos, lo que si bien connota la idea inicial de “movimiento”, son previsibles conflictos y discrepancias internos, que ya durante estos meses han aparecido. Hay en su gabinete 8 secretarios y 8 secretarias, cuidando así la equidad de género. Algunos integrantes son cuestionables, sea por falta de experiencia, sea por un pasado no del todo limpio. Morena les da una nueva oportunidad, con la advertencia de que no tolerará la corrupción. Ya se critica a los miembros de su gabinete que están dejando solo al presidente electo y que deberían ir asumiendo más responsablemente sus cargos. Por supuesto, quedan algunos riesgos: Muchos provienen de diversas instituciones políticas y pueden traer sus mañas; otros son nuevos, sin experiencia política.

Secretaría de Gobernación Olga Sánchez Cordero
Secretaría de Relaciones Exteriores Marcelo Ebrard
Secretaría de Hacienda y Crédito Público Carlos Manuel Urzúa Macías
Secretaria de Desarrollo Social Ma Luisa Albores
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales Josefa González Blanco Ortiz Mena
Secretaría de Energía: Rocío Nahle
Secretaría de Economía Graciela Márquez Colín
Secretaría de Educación Pública Esteban Moctezuma Barragán
Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación Víctor Villalobos
Secretaría de Comunicaciones y Transportes Javier Jiménez Espriú
Secretaría de la Función Pública Irma Eréndira Sandoval
Secretaría de la Salud Jorge Alcocer Varela
Secretaría del Trabajo y Previsión Social Luisa María Alcalde
Secretaría del Desarrollo Social, Territorial y Urbano Román Meyer Falcón
Secretaría de Turismo Miguel Torruco Marqués
Secretaría de Cultural Alejandra Frausto Guerrero

GABINETE EXTENDIDO

Jede de la Oficina del Presidente de la República Alfonso Romo Garza
Director General de PEMEX Octavio Romero Oropeza
Comisión Federal de Electricidad Manuel Bartlett
INFONAVIT Carlos Martínez Velázquez
Subsecretaría de Derechos Humanos Alejandro Encinas
Jefa del SAT Rosalinda López Hernández
Jefe de Asesores Lázaro Cárdenas Batel
Coordinador General de Política y Gobierno Cesar Yáñez

9. PROYECTOS SEXENALES

Metas iniciales.- El 1° de agosto, justamente a un mes de su elección, en conferencia de prensa, el Presidente Electo enlistó los principales proyectos que propone realizar en su gestión. Obviamente falta por clarificar los recursos con que cuenta; pero que ya están contemplados en el Presupuesto aprobado para el 2019.

1.       Organizará la Secretaría de Seguridad, independiente de la Secretaría de Gobernación, para una actuación más independiente

2.       Reorganizará el Sistema Tributario para tener recursos para su proyecto; pero sin aumentar impuestos

3.       Dirigirá recursos para la transformación y desarrollo.

4.       Atendiendo al ahorro republicano, en lugar de diversas representaciones del Gobierno Federal en las entidades habrá un único representante en cada Estado o Región, respetando, empero, la autonomía de cada Gobernador.

5.       Habrá división por regiones (265), urbanas y rurales. En estas últimas, 128 regiones, de las cuales 68 para las regiones en diversos grupos étnicos.

6.       Su meta principal es dar un combate frontal a la impunidad y la corrupción. Para ello, solicitará transformar el art. 108 para suprimir el fuero al Presidente en funciones, para que pueda ser juzgado sin frenos ni privilegios.

7.       Reforzará la democracia, castigando la compra de votos

8.       Austeridad republicana, de modo que no haya Gobierno rico y pueblo pobre. Para ello, apoyará el artículo 127 constitucional para que nadie gane más que el Presidente, y él bajará su sueldo a $108,000 (sin contar gastos de manutención).

9.       Respecto al NUEVO AEROPUERTO, se nombran tres comisiones de técnicos para que revisen su viabilidad, financiamiento y consecuencias ambientales y sociales.

10.   Desarrollo del Istmo de Tehuantepec y el Tren Maya, para desarrollar el Sureste. Se construirán caminos rurales y el Internet tendrá cobertura en todo el país (hoy, sólo el 25%).

11.   Se terminará la reconstrucción de los daños por los sismos.

12.   Se favorecerá el desarrollo de las colonias marginadas.

13.   Se apoyará a un millón de discapacitados

14.   Se plantarán en un millón de hectáreas, árboles frutales y de maderas preciosas (Proyecto “Sembrando Vida”)

15.   Programa “Jóvenes para el futuro”, de becas y trabajo para 2,6 millones de muchachos

16.   SE construirán 10 universidades en regiones pobres.

17.   Recursos para becar a todos los estudiantes de enseñanza media superior

18.   Rehabilitación de plantas de fertilizantes

19.   Canasta básica para alimentos baratos

20.   Créditos ganaderos a la palabra (sementales)

21.   Zona franca en la franja Norte, bajando el IVA, disminuyendo el impuesto a la gasolina

22.   Ayudar a las PYMES

23.   Mejorar la producción de petróleo y gas y frenar su caída, para ello, modernizar las refinerías (actualmente operan al 30% de su capacidad) y construir una refinería nueva en Tabasco

24.   Mejorar la energía eléctrica

25.   Atención médica gratuita para todos (incluyendo medicamentos)

26.   Además, habla de la descentralización de las secretarías trasladándolas a los Estados.

27.   Ejercerá una Presidencia itinerante.

10.  DESARROLLO REGIONAL

Se harán planes regionales de desarrollo, privilegiando las zonas fronterizas, lo que contribuirá a disminuir la migración, ofreciendo incluso, trabajo a bastantes emigrantes centroamericanos.

El Tren Maya.- Una propuesta que está recibiendo atención. Recorrerá 1,500 kilómetros, conectando las ciudades de Mérida, Valladolid, Cancún, Puerto Morelos, Playa del Carmen, Tulum, Sian Ka´an, Mahahual, Chetumal, Calakmul, Escárcega, Candelaria, Balancán y Campeche. Es probable que este proyecto impulse la economía de aquella región; pero no se podrán eludir las precauciones pertinentes para prevenir los impactos ambientales (contaminación del manto ferático durante la construcción, tipo del suelo, remoción de vegetación, nuevos asentamientos, posibles daños a la vegetación, riesgos de una promoción intensa del turismo, la aceleración aculturizadora que facilite la delincuencia, etc.). Todavía faltan realizar varios estudios para ver si no fuera preferible contentarse con una carretera de Cancún a las ciudades.

  • Un grupo de numerosas organizaciones de la sociedad civil y académicos, enviaron una carta a AMLO, advirtiendo de los riesgos del Tren Maya y posibles consecuencias ecológicas. Advierten que la “consulta nacional” no puede sustituir la ‘consulta previa, libre e informada de las comunidades indígenas locales afectadas’a que obliga el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas y Tribales de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).
  • Miguel Torruco, futuro Secretario de Turismo, prevé que el Tren Maya atraería unos 4 millones más de turistas cada año.

Ferrocarril Transístmico.Antes de la apertura del Canal de Panamá y de la Revolución Mexicana, el ferrocarril transístmico llegó a tener 60 viajes por día. Después de estos eventos, cayó a uno solo. El Istmo se vino abajo. No obstante, esas épocas de gloria quedaron muy impregnadas en el imaginario de la población de todo el sur del país. Durante su campaña presidencial, López Obrador revivió este viejo sueño que fue exitosa realidad durante algunos lustros. Prometió la modernización de los dos puertos, la carretera que los conecta, así como la línea férrea que data de las épocas porfiristas.[9]

11.  CONSULTAS Y PARTICIPACIÓN CIUDADANA

Estábamos habituados a que los Gobernantes decidieran ellos solos sobre las obras públicas costosas, apoyados quizás por negociantes acaudalados que saben hacer pingües negocios en tales obras. Como se dijo más arriba, AMLO sostiene que con la tecnología de comunicación ya es posible pasar de una democracia meramente representativa –dar un voto cada seis años para alguien que nos represente en el Parlamento– a una Democracia Participativa (la consulta, el referéndum, el plebiscito, la revocación de mandato, etc). Se propone que la consulta sea un recurso frecuente, y en este período de transición ya se organizaron varias:

A. Foros de Escucha para Trazar la Ruta de la Pacificación del País y Reconciliación Nacional.-

  • Se planearon 16 Foros, presididos por Alfonso Durazo, con asistencia de las madres de las víctimas, numerosas organizaciones de víctimas, académicos, religiosos, especialistas nacionales e internacionales, funcionarios y organizaciones de la sociedad civil. En ellos se trataron varios puntos: marco general, comisión de la verdad, mecanismos internacionales, reparación a víctimas y protección a testigos. Comenzaron el 8 de mayo en Cd Juárez para finalizar en CDMX el 24 de octubre; pero a principios de octubre se vio la necesidad de suspender varios foros no estaban bien calendarizados dentro de la Transición; aunque dejando abierta la posibilidad de participar por vía electrónica (finalmente sí se realizará el de Tamaulipas).
  • En el debate de Cd. Juárez se suscitó una interesante cuestión en torno a las actitudes más propias: “perdón y olvido”, “perdón sí, olvido no”, “ni perdón ni olvido, sino Justicia”, “perdón o simple amnistía”, etc. Como afirmó Durazo, la recomponer la pacificación no bastan ni sólo castigos, mano dura, cárceles, ni “ley del talión” (“ojo por ojo, diente por diente”), sino nuevas actitudes de generosidad. Finalmente AMLO declaró que el perdón no se les puede exigir a las víctimas; pero quizás una amnistía sobre todo para campesinos que con la siembra de amapola apenas completan sus exiguos ingresos, o para algunos de los 400,000 narcomenudistas calculados. Esto, empero, contando siempre con anuencia de las víctimas.

B.  El Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México (NAIM): (vid. Infra)

C. Foros sobre política indígena

Del 9 al 19 de noviembre se llevaron a cabo diez foros de consulta sobre la política indígena que habrá de llevar el próximo gobierno federal. Se realizaron en Chilpancingo, Morelia, Valladolid, Ciudad Valles, San Cristóbal de la Casas, Xalapa, Oaxaca, Ciudad Obregón, Ciudad de México y Guachochi. Contaron con la presencia de varios legisladores y la participación de más de mil indígenas. En el lugar del cierre, en una comunidad de la Sierra Tarahumara, Adelfo Regino Montes, nombrado como titular del Instituto Nacional de los Pueblos Indígenas, manifestó:

 “Vamos por la refundación de la patria, es importante que tengan voz y presencia en cuanto al reconocimiento de sus territorios, de sus recursos naturales y desde luego que a partir de su participación, podamos definir las políticas y los programas que tengamos que impulsar”.

A su vez, Ulises García Soto, diputado federal de Morena y coordinador del foro de consulta en Guachochi, declaró:

 “Planteamos hacer a los indígenas sujetos de derecho público, para cerrar paso a interpretaciones legales que a conveniencia permiten el despojo de territorios y recursos, también reconocer los contenidos de los Acuerdos de San Andrés”,

D.     La Reforma Educativa.

Las principales transformaciones del sector educativo con la reforma educativa han configurado un entramado legislativo, jurídico, normativo y de política educativa cuya pretensión fue en todo momento el control del magisterio, la imposición de un modelo educativo acorde al neoliberalismo, el desmantelamiento y la privatización de la educación pública y la afectación de los derechos de los trabajadores de la educación. No tomó en cuenta a los maestros y se centró en las evaluaciones, las cuales pasaron de ser meramente en función de la capacitación necesaria, terminó con amenazas de incluso rescindir contrato. Se ha tratado de responsabilizar a los padres de familia del financiamiento a la educación, se creó el Servicio Profesional Docente (SPD) para controlar el ingreso, la promoción, el reconocimiento y la permanencia de los docentes. En este periodo 200 mil docentes fueron obligados a jubilarse y sus plazas sometidas a concurso para cambiar el perfil docente normalista. Igualmente, a la iniciativa privada (INEE) se le dan demasiadas atribuciones.[10]

El nuevo Gobierno ha organizado sendos foros sobre Educación en las diversas entidades federativas. En Morelos, Guerrero y Michoacán se tuvo que afrontar la división de sindicatos y actitudes por parte de la CNTE, pero que se pretende dar pasos hacia su reunificación.

Algunos analistas advierten que estos foros deben transformarse en auténticos espacios de discusión y análisis del estado actual de la educación y de la necesaria transformación del sistema educativo. No debe simularse que se escucha a todos y limitarse la participación a sólo algunos elegidos.

E. Nuevas consultas.-

Del 24 al 25 de noviembre se tuvo la segunda consulta nacional- La boleta contenía 10 preguntas sobre el Tren Maya, el Tren Transístimico, para el desarrollo del Istmo de Tehuantepec; construir una refinería en Dos Bocas, Tabasco, plantar árboles frutales y maderables en un millón de hectáreas, aumentar al doble a la pensión para los adultos mayores, así como otorgar becas y capacitación laboral a 2.6 millones de jóvenes. También acerca de becar a todos los estudiantes de las escuelas públicas de nivel medio superior del país, pensionar a un millón de personas con alguna discapacidad, garantizar atención médica y medicinas a toda la población que no cuenta con servicios de salud y proveer cobertura gratuita e Internet en carreteras, plazas públicas, centros de salud y escuelas en todo el territorio nacional. A esta consulta. dieron su opinión 946 mil 81 personas en las casillas instaladas en 538 municipios del país, de las cuales un 95% dio su aprobación a todos los proyectos. El Tren Maya tuvo la aceptación más baja de todas: 89.9% de aprobación, y la máxima, las mejoras en salud, con el 95.1%.

12. LA DEBACLE DEL AEROPUERTO

I. ESTADO DE LA CUESTIÓN:

Ante la inminente saturación del Aeropuerto Internacional Benito Juárez, EPN solicitó la construcción de un nuevo aeropuerto sobre los terrenos ejidales de San Salvador Atenco, en Texcoco. Para ello, se despojó, con lujo de violencia, a los pobladores locales que se resistían. Se sometió a concurso el diseño, resultando ganador el del célebre arquitecto Norman Foster, cuyo proyecto es muy bello; hasta podría ser todo un emblema. Suficientemente grande para garantizar su uso holgado unos 60 años, probablemente sería el tercer aeropuerto en importancia mundial y posible punto de enlace en vuelos internacionales. Además se ubica a corta distancia del AICM. Habrá también que tomar en cuenta que la construcción de este aeropuerto está ya adelantada entre el 20% y 31.

Sin embargo, con el tiempo fueron apareciendo varias debilidades en este proyecto del NAIM, y se conocieron juegos de intereses particulares, contratos con licitación incierta, corrupción, proyectos inmobiliarios etc. AMLO, conociendo muchos de estos puntos críticos, se enteró que también podría haber otra alternativa para solucionar el problema de los viajes aéreos: habilitar la base aérea de Santa Lucía, en combinación con el aeropuerto actual y habilitar más el de Toluca. Esto –aunque con ciertas dificultades– ahorraría mucho dinero y se terminaría más pronto. Sabía que dado todo lo que estaba en juego, cualquier decisión que se tomase tendría defectos, causaría fuerte oposición y le acarrearía costo político. Con todo, el presidente electo decidió abrir la discusión para que afloraran aspectos poco conocidos y que la ciudadanía fuera más conciente de lo que representa una obra de tal magnitud. De inmediato se desencadenó un fuerte debate en el que salieron a relucir argumentos y razones en favor y en contra de una u otra opción, en la que se combinaban y contradecían factores técnicos, financieros, sociales y medio ambientales.

1. PROBLEMAS TÉCNICOS:

i. Múltiples estudios.– El 17 de octubre, cien científicos que conforman el Foro Consultivo Científico y Tecnológico (FCCyT) le presentaron a Javier Jiménez Espriú, futuro Secretario de Comunicaciones y Transportes, un estudio que recoge informes del Instituto de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México, de la organización especializada en la investigación para el desarrollo MITRE Corporation, de la Organización de Aviación Civil Internacional, de la Comisión Nacional del Agua, de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, del Grupo Aeroportuario de Ciudad de México y del equipo de López Obrador. En sus 14 páginas, y con un lenguaje accesible, sintetiza más de cien estudios y propuestas sobre cómo solucionar la saturación del Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM). El informe presenta varios temas: viabilidad aeronáutica, costo y financiamiento, impacto ambiental, consumo de agua, drenaje y tipos de suelo, vialidades e impacto social. Algunos de estos estudios gozan de suficiente confiabilidad; pero no hay consenso entre ellos, pues apoyaban una u otra opción.

ii. Parece que el problema fundamental que afrontaba el NAIM era el de su ubicación en el antiguo lago, al que confluyen nueve ríos. Dado que el agua siempre busca su antiguo cause, era de preverse el hundimiento del nuevo aeropuerto y la inundación de sus alrededores (importante para su comunicación), debido a los suelos y a ser asentamiento hídrico, lo cual implica la necesidad de seguir dándole mantenimiento constante y caro. Por supuesto que técnicamente podrían dárseles solución esos problemas; pero elevando mucho sus costos.

2.      PROBLEMAS FINANCIEROS:

i. Los costos del NAIM han venido creciendo mucho más allá de lo calculado. Los costos finales equivaldrían a la mitad del PIB. En el estudio del FFCyT se estima que la primera etapa del NAIM costará $285 mil millones de pesos y estará concluida entre 2020 y 2024. Para la segunda etapa, que se terminaría en 2069 y no se ha determinado aún el costo. En cambio, para la primera fase de la operación de la Base Aérea de Santa Lucía y el acondicionamiento del AICM costaría $70 mil 324 millones de pesos y se podrá concluir en tres años. Sin embargo, también se señala que la cancelación del NAIM implica resarcir el capital invertido o comprometido, calculado en unos $120 mmdp.

ii. La omnipresente corrupción aumentó considerablemente los costos. Por ejemplo, la barda que lo circunda; presupuestada en $1,547 millones de pesos costó al erario $2,990 mdp (casi el doble), y planteada para 563 días por el Grupo Aeropuertario de la Ciudad de México (GACM), se culminó 300 días después.

iii. Intereses especulativos. Se supo, por ejemplo, que previendo que el actual aeropuerto habría de quedar inhabilitado, las 600 HAS ocupadas se prestaban a un tentador negocio inmobiliario, un megaproyecto urbanístico –el aerotrópolis–, para 6 millones de personas, en tres millones de metros cuadrados, y que ya se habían comprado terrenos adyacentes a muy bajo precio. Esto fomentaría un fuerte crecimiento de la ciudad hacia aquella región (como ha sucedido en Atlanta), que además requeriría de agua, misma que disminuiría con el aeropuerto. ¿Es esto lo que conviene a nuestra megápolis, ya de por sí a punto del colapso, y con inminente escasez de agua?

iv. Se presentó una comparación con el aeropuerto de Barcelona, con un costo de cerca de 3 mil 500 millones de dólares, con la tecnología más avanzada y moderna, es el segundo más grande de España con una capacidad para 30 millones de pasajeros adicionales. El de Texcoco tiene un costo estimado inicial de 13 mil millones de dólares para el mismo número de viajeros. ¿Cómo es posible esa brutal diferencia cuando se trata de condiciones y un volumen de desplazamiento similares? (Napoleón Gómez Urrutia)

v. Se tienen antecedentes sobre Norman Foster, el arquitecto ganador del concurso. Sus obras, ciertamente, son bellas; pero muchas de ellas registran graves errores en su realización, que elevan enormemente los gastos de mantenimiento.

3. PROBLEMAS SOCIALES Y MEDIOAMBIENTALES:

i. Aun suponiendo que se vean más claras ventajas técnicas para de Texcoco, los costos requeridos podrían ser de tal magnitud, que construir el aeropuerto signifique sacrificar, una vez más, a las mayorías empobrecidas durante varios años. El uso del NAIM se reservaría a un 2% de la población, ya que las mayorías no viajan en avión, o cuando mucho, 2 o 3 veces en su vida. Los $300 mil millones que costaría, representan la mitad de gasto público anual (tomando en cuenta los 100 mmdp que haya que pagar en caso de su cancelación). Los $100 mmdp que se ahorrarían en Santa Lucía casi equivalen al gasto social destinado aumento de pensiones, las becas para jóvenes estudiantes y los discapacitados. Ese dinero ahorrado se podría remediar la saturación de los hospitales públicos, o como dijo Miguel Alemán Velazco, “posibilitar que muchos jóvenes estudien vale más que 300 aeropuertos”

ii. Los pobladores de Atenco no fueron tomados en cuenta, siendo los principales afectados, y que por ley habrían requerido de dar su aprobación. Se quejan de que faltará agua para ellos y que sus cerros se han demolido afectando el medioambiente.

iii. La laguna Nabor Carrillo, donde anidan muchas aves acuáticas, que resultan peligrosas para las turbinas de los aviones mismos. Se tendría que secar. Y esto significaría extraer gran cantidad de agua del subsuelo (al parecer se trata de aguas grises), lo que aparte de favorecer hundimientos, privaría a los habitantes de la comarca de dicho líquido (peor aún con el megaproyecto en ciernes). Este factor es tanto más importante cuanto que ya de por sí, la falta de agua será muy grave dentro de 20 años que sería vital para la CDMX.

iv. El proyecto de Santa Lucía despierta también inconformidades. Delegados y autoridades auxiliares, los pobladores de Tecáma y aledaños a la Base Aérea de Santa Lucía (15 pueblos de los municipios Tecámac, Zumpango y Ecatepec), así como organizaciones sociales, defensoras de derechos humanos y del medio ambiente conformaron el Frente de Pueblos Originarios en Defensa del Agua, en contra de la determinación de construir el Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM). Advirtieron que la terminal aérea traerá impactos negativos en la disponibilidad de agua potable, la explotación de mantos acuíferos, la ocupación de terrenos agrícolas para zonas habitacionales. También parece incierta la saturación vial y la combinación de vuelos con el AICM.

II. LA CONSULTA:

  • En los debates por el aeropuerto salieron a la luz muchos elementos dudosos, faltas de planeación y corrupción. Se ve que tomar una decisión no es sencillo, dada la complejidad del problema y la combinación factores de diversa índole imbricados. Suponiendo que la opción de Texcoco fuese técnica y estéticamente la mejor, cabría preguntarse si México está en condiciones de aceptar este modelo, desatendiendo apremiantes necesidades sociales y medioambientales. Parece, pues, que de lo que se trataba era de una decisión más política que meramente técnica, por lo cual, el presidente electo decidió convocar a una gran consulta nacional, precisando que sería vinculante. Confiaba en que el debate aclararía la toma de decisiones y se reforzaría la educación para el ejercicio democrático.
  • La oposición cuestionó fuertemente esta consulta: dijo que no debía consultarse al pueblo, puesto que se trata de una cuestión meramente técnica, propia de expertos. Se objetó la metodología empleada, el número de participantes, los aspectos legales, la magnitud de los costos y se quejaron de que el presidente electo tenía ya la decisión tomada y la consulta era una simple simulación…
  • Muchas críticas tenían fundamento real y merecían ser tomadas en serio; pero el tono en que se pregonaban las hacían aparecer desproporcionadas. No era difícil percibir intereses económicos y políticos de por medio. Lo que en el fondo estaba en juego era ¿quién mandaría? ¿Los poderes fácticos y la clase política tradicional? ¿O el presidente elegido por una gran base social? Da la impresión de que estas fuerzas hegemónicas intentaban obligar una negociación para plegar al presidente formal y conservar el gobierno real. Otra diferencia se relacionaba con las concepciones que se tienen del pueblo: ¿Una masa ignorante y manipulable? ¿O un pueblo sabio y bueno? ¿Es posible una democracia participativa? ¿O la única forma de democracia es la representativa en el Congreso, tal y como la conocemos? ¿Hay soluciones técnicas irrefutables? ¿Puede haber consenso entre especialistas? ¿El aspecto técnico tiene prioridad sobre los problemas sociales y ambientales tan dramáticos que tiene ahora el país?
  • Como quiera, dicha consulta tuvo lugar del 25 al 28 de octubre, con la asesoría de la Fundación Arturo Roseblueth. Se instalaron 1,078 mesas en todo el país, ubicadas en 530 municipios (una crítica no probada fue que esos correspondían a lugares simpatizantes de Morena). Se trató de pocos votantes, en comparación con las elecciones presidenciales; pero suficientes para una consulta. La consulta tuvo una concurrencia aceptable, si bien, insuficiente: un millón 67 mil 859 votantes. Ciertamente hubo muchas fallas: la cantidad de respuestas, la información insuficiente de elementos a considerar, la confiabilidad (se pudo votar varias veces, la tinta no fue suficientemente indeleble, falta de control del padrón), en buena parte debidas a la falta de presupuesto… Había presiones para desalentar la votación (por ejemplo, el PAN). De todos modos, la consulta resultó un ejercicio pedagógico y concientizador del nuevo estilo participativo de gobernar, hasta ahora desconocido. El resultado se dio el domingo 28 por la noche: el 69,95% de los votantes optaron por el sistema de Santa Lucía, el 29% por Texcoco y 2,722 votos nulos.

VOLANTE ENTREGADO A LOS VOTANTES ANTES DE SUFRAGAR

CONTINUAR NUEVO AEROPUERTO EN TEXCOCO

VENTAJAS

DESVENTAJAS

  • Cercanía con la CDMX.
  • Sería un centro de conexión internacional.
  • Genera empleos y da confianza a inversionistas.
  • Mayor capacidad de pasajeros.
  • Cuenta con un terreno de 5 mil HAS.
  • Cuenta con financiamiento del 69% del proyecto y avance de la obra del 20%.
  • Incremento del costo de construcción de 185 a 285 MMDP.
  • Costos de mantenimiento y operación sin determinar.
  • Retraso de 4 años (1ª fase 2024).
  • Dejarían de operar el Aeropuerto de la Ciudad de México y la Base Aérea de Santa Lucía.

BASE AÉREA DE SANTA LUCÍA

VENTAJAS

DESVENTAJAS

  • Menor costo de construcción y mantenimiento.
  • Mejores condiciones para operar y bajo impacto ambiental.
  • Continúa operando el actual Aeropuerto de CDMX y se habilita Toluca.
  • Operaría en menos tiempo.
  • La Organización de Aviación Civil internacional ratificó su viabilidad.
  • Las aerolíneas tendrían complicaciones logísticas y otros costos.
  • Posibles pérdidas económicas por cancelación en Texcoco.
  • Negociar con acreedores y contratistas, afectando el presupuesto federal de 2019.
  • Posible impacto negativo en mercados financieros.

III. REACCIÓN A LA CONSULTA

Como era de esperarse, el resultado de inmediato irritó a los empresarios rozando los límites del encrispamiento. Enojo no justificado, pues el proyecto del NAIM se edificó sobre los 500 millones de dólares que genera al año el TUA (el impuesto al uso del aeropuerto), de modo que los empresarios no invirtieron ningún capital propio. En expresión de Luis Linares Zapata,[11] “La opinión de todo el sistema de convencimiento del país ha sido contundente: cancelar el aeropuerto de Texcoco es un error básico, cardinal. (….) No se trataba de cualquier obra, sino la que llevaría a entero a la modernidad”. Los negros augurios de la “comentocracia” predicen el desbarranque total: fracaso del proyecto económico, pérdida de confianza de inversionistas, calificadoras… en fin, una desgracia que afectará a millones.

Ante los resultados de la Consulta:

  • Cayeron los mercados financieros. Los inversionistas extranjeros sacaron del país recursos por 40 mil 762 millones de pesos[12]
  • La Bolsa Mexicana de Valores (BMV) registró la baja más importante del año (un retroceso de 4.2%), registrando una pérdida de valor de 266 mil 114 millones de pesos.
  • El peso cayó 70 centavos respecto al dólar (3.5%). Sin embargo, como demostró el periodista Samuel García, director de Arena Pública, la confianza en México ya había sido afectada por factores externos, como la guerra comercial entre China y Estados Unidos, y el alza en las tasas de la Reserva Federal. De hecho, otras monedas también fueron afectadas. [13]
  • La tasa de rendimiento de los bonos M a 10 años registró un incremento de 38 puntos base a 8.73 por ciento, nivel no visto desde septiembre de 2009.
  • La tasa de interés sobre la deuda de México también se vio incrementada, como se puede registrar en los CETES. Se calcula que eso costara 10 mil millones de pesos adicionales al erario.”

Declaraciones:

  • La COPAMEX declaró que “la consulta carece de legitimidad y validez estadística”, y acusó al presidente electo de haber engañado a los empresarios y que las AFORES en él invertidas se perderían. A dichas críticas, el Presidente electo respondió diciendo que “la consulta se sustenta en el artículo sexto constitucional en torno a la manifestación de ideas. Al ser un ejercicio ciudadano que no se enmarca en el artículo trigésimo quinto constitucional o en la ley, declaró que la consulta no atenta contra ninguna normativa, antes bien, fortalece la vida democrática al sustentarse en la legitimidad que le otorga una consulta popular.
  • El silente Enrique Peña Nieto advirtió que se necesitarán partidas presupuestales especiales para pagar por la mencionada cancelación, y que continuará la ejecución de las obras en Texcoco hasta el último día de su mandato
  • El PRI alegó que la consulta “es inconstitucional, tendenciosa, pone en riesgo las inversiones y el desarrollo del país”. Además, “fue evidente la manipulación y la posición abierta de los promotores en favor de Santa Lucía, además de que faltó una metodología apropiada y sustentada en bases científicas”.
  • Alexandre de Juniac, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA) (organización que representa a 280 aerolíneas del mundo que concentran 83% del tráfico aéreo global), calificó la cancelación del NAIM como “gran revés para la economía mexicana”. Durante el Foro de Líderes de Aerolíneas de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA), celebrado el 29 de septiembre en Panamá, calculó que “la decisión significará 20 millones de pasajeros menos por año, hasta 2035; 20 mil millones de dólares menos, como contribución al PIB de México y 200 mil empleos menos sustentados en la aviación”.
  • Los dos grupos financieros más importantes del país, mostraron su indignación:
    • Citibanamex, por medio de su director general, Eduardo Osuna Osuna, consideró que tal determinación genera dudas sobre cómo se van a honrar los pagos a los contratistas, y aclaró que el problema no es la cancelación del proyecto en sí mismo, sino el mensaje de incertidumbre que se envía a los inversionistas. En una nota especial de sus analistas, precisa: “El indicador de riesgo de la deuda emitida por el Estado mexicano, conocido como CDS (o Credit Default Swaps), subió 3.25 por ciento –lo que implica mayor costo del gobierno para financiarse– y un descenso de 4.2 por ciento en el índice de la Bolsa Mexicana de Valores, que borró en un solo día 258 mil millones de pesos del valor de las acciones, casi el equivalente del costo del NAIM”.
    • BBVA-Bancomer, por medio de Carlos Serrano, economista en jefe, precisó que “esta decisión le va restar grados de libertad al presupuesto, porque la enorme deuda externa tendrá un crecimiento de 6% por ciento, para ubicarse en unos 212 mil millones de dólares y el servicio aumentará en 24 mil millones de pesos anuales.”[14]
  • Juan Pablo Castañón, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), en entrevista con Carmen Aristegui, declaró que dicha decisión no sólo afecta a los constructores sino a la reputación de Méxicoante las instituciones financieras, que están o pueden financiar proyectos de infraestructura para el país  “Por la incertidumbre que les causa la forma en cómo se tomó la decisión, pues se eleva el costo país , y eso significará menos empleos, menos inversión o más costos para operar en los propios proyectos de México”.[15]
  • Las calificadoras de riesgo también mostraron su preocupación:
    • Fitch Ratings redujo de “estable” a “negativa” la perspectiva de la deuda pública de México. Sin embargo, ratificó la calificación de la deuda soberana al mantenerla en BBB+, dentro del grado de inversión.
    • Standard and Poor’s (S&P) adoptó una acción similar respecto de los bonos emitidos para financiar la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de México.
    • Moody’s señaló que mantendrá en observación la deuda soberana del país ante la incertidumbre generada por el anuncio de la cancelación de la nueva terminal aérea de Texcoco.
    • S&P Global Ratings también colocó la calificación de la deuda por 6 mil millones de dólares para financiar la construcción del NAIM en perspectiva negativa.
    • HR Ratings.- El 30 de octubre calificó a largo plazo de HR A- (G) y a corto plazo de HR2 (G) para la deuda soberana de México y modificó la perspectiva de estable a negativa, considerando los recientes sucesos en torno a la consulta del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) y su resultado; pero celebró la iniciativa del nuevo gobierno de crear una comisión para dialogar con inversionistas y reducir las preocupaciones de los inversionistas y contratistas. Por cierto, se supo que esta calificadora está integrada por juniors panistas excolaboradores de Calderón.
  • Manifestación pro aeropuerto en Texcoco.- El 11 de noviembre, algunas organizaciones civiles, como Ciudadanos por México, Movimiento Pro-Vecino (cuya dirigente fue candidata a diputada por el PRI en la Ciudad de México y luego por Nueva Alianza), Alto al Secuestro, Cadena Ciudadana, Coordinadora Ciudadana, entre otros, realizaron una marcha del Ángel de la Independencia al Zócalo capitalino en favor de que continúen las obras del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) en terrenos del Lago de Texcoco. Poco más de mil personas llegaron al Zócalo a las 11 am, según reportes de la policía capitalina.

Respuesta de AMLO:

  • Ante declaraciones tan alarmistas, el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que su decisión era obedecer el mandato de los ciudadanos, y anunció la construcción, en tres años, de un aeropuerto internacional en la base militar de Santa Lucía con el que, aseguró, se resolverá el problema de la demanda  para 40 o 50 años. Dijo “estar seguro de que esa es la solución y aclaró que a partir de ahora no habrá toma ni secuestro del gobierno por el poder económico”. Consideró normal la depreciación del peso en las horas posteriores a la consulta, debida al ambiente de zozobra, de miedo que crearon. La oposición era ya esperada: “Es la primera vez, después de varias presidencias sucesivas, que el modelo imperante y sus beneficiarios y sostenedores entran en un periodo de prueba y ajustes drásticos”.[16]
  • Se trataba claramente de fuerte presión al futuro Presidente para demostrarle dónde estaba el poder real. Se le obligaba a negociar para mantener al menos el poder formal. Ante esto, AMLO se mantuvo firme en su decisión, como muestra de que su gobierno no admitirá presiones de nadie. “Se acabó el predominio de una minoría y la vinculación del poder económico y político” –afirmó- “¡Cuánto escándalo, cuánta bulla, cuánto ruido por lo de la consulta del aeropuerto! (…). Es una campaña orquestada por los que se sienten afectados. Hemos dicho una y mil veces que vamos a garantizar las inversiones, los contratos” (recordando que hay un fideicomiso que respalda los compromisos en contratos e inversiones). La confianza en la justicia de su proyecto se afirma y endurece.
  • El columnista Enrique Galván Ochoa preguntó en su columna “Dinero” de La Jornada ¿Por qué AMLO apostó por Santa Lucía, incluso por formas tan criticables? ¿Sería meramente por obsecación o terquedad? En el trasfondo estaba la consolidación del poder político real (no sólo el derivado de la banda tricolor). Sin esta opción no podría darse en términos de funcionalidad presidencial su relación con los poderes empresariales y económicos y con la élite política no obradorista… Las motivaciones y el objetivo político en el caso Texcoco-Santa Lucía se resumieron en dos palabras: “¿Quién manda?” y en otras tres preguntas: ¿No es el pueblo? ¿No son los ciudadanos? ¿No es eso la democracia? [17] Obviamente, estremecer el avispero histórico no es algo que pueda quedar sin consecuencias. Este fue el primer paso adelante dado por AMLO para la consolidación de su poder político, pero puede también ser contenido por el poder económico y político que le es adverso y temeroso por el riesgo que sus intereses corren.[18]

Para calmar los ánimos.

  • Por instrucciones del presidente electo, el próximo jefe de la Oficina de la Presidencia, Alfonso Romo, y los futuros secretarios de Hacienda, Carlos Urzúa, y de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, formaron una comisión que se encargará de tranquilizar, negociar y restaurar la confianza de los inversionistas tras la decisión de cancelar la construcción del NAIM en Texcoco.
  • El 5 de noviembre. AMLO mismo se reunión con las 13 empresas implicados en NAIM, encontrando en ellos buena disposición. Los directores de Hermes Infraestructura e Ingenieros Civiles Asociados (ICA) descartaron que vayan a presentar amparos y rechazaron que exista incertidumbre en sus inversiones. Además, dijeron estar dispuestos a invertir en proyectos con el futuro gobierno. AMLO espera que obtengan su finiquito antes de la toma de posesión

“El error de octubre”.

  • “A toro jugado” –es decir, una vez desatado el escándalo-, pareciera que el manejo de este problema haya ni muy acertado, ni muy convincente. La opción por Santa Lucía no parecía del todo claro, ni técnica, ni financiera, ni políticamente.[19]
  • Pero por otra parte, el pluscuamperfecto “hubiera” no existe; pero si se hubiera optado por Texcoco, no sabemos si dentro de unos 20 años, cuando se viera el hundimiento, la afectación de la ecología, lo caro del mantenimiento y las torpezas del arquitecto Foster… quizás se habría que reconocer que Santa Lucia habría sido mejor opción… pero esto son simples especulaciones, y bien que mal, la elección ya se hizo. Está claro que no se puede dar gusto a todos. Hay comentaristas informados que consideran positiva la elección. Pero los costos políticos pueden ser grandes.

 Evaluación de la consulta en sí misma

  • Muchas de las críticas descalificaban la consulta en sí misma. Es probable que se haya realizado con premura, y de ahí las imperfecciones técnicas de las preguntas y el desequilibrio geográfico y cuantitativo que arrojó (únicamente respondieron alrededor de un millón de personas, de unos cuantos Estados de la República). La consulta no pareció muy democrática y tuvo numerosas fallas técnicas (tinta indeleble, posibilidad de votar varias veces, desequilibrio geográfico, número de votantes –un millón en unos cuantos Estados…).
  • En cambio, quienes la defienden miran como un paso para la educación de la ciudadanía en esta forma de democracia participativa, y que servirá para en caso de nuevas consultas, hacerlas mejor. Lo más valioso que aparece fue la confirmación de la prioridad del Estado sobre los intereses particulares de los inversionistas, que es algo de gran relevancia en nuestra historia. Entonces, la consulta aparece como la definición de que el Gobierno será dirigido por el poder formal y no por los poderes fácticos.[20]
  • De cualquier modo, hay que apostar por la democracia participativa, y esto implica conciencia para asumirnos para hacer nuestro el programa de gobierno, que deberá enriquecerse con aportaciones de la ciudadanía; también debe mejorarse la metodología y evitar manipulaciones.

13. NUEVO CONGRESO. NUEVAS LEYES. NUEVOS ORGANISMOS

AMLO dejó para noviembre, al final de su etapa de transición, algunas iniciativas. Fue una verdadera cascada de iniciativas legales y disposiciones, entre las cuales hay algunas que desconcertaron a sus seguidores. El futuro presidente y MORENA, su partido desplegaron intensa actividad para preparar el marco legal en su etapa inicial. Enumeramos algunas de ellas:

  • Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.- El 18 de octubre, Mario Delgado, coordinador parlamentario del grupo de Morena, “a petición expresa” de Andrés Manuel López Obrador, presentó esta iniciativa, que contempla crear las secretarías de Bienestar Social y de Seguridad, además de fortalecer las de Gobernación, Hacienda, la Consejería Jurídica y la Oficina de la Presidencia. “La cuarta transformación de México se conformará en múltiples espacios de actuación” –dijo Delgado, y añadió—“su horizonte debe abrir diversos caminos que coadyuven a dar fortaleza, seguridad, certeza y equilibrio a la nueva administración que iniciará funciones el 1 de diciembre del presente año”. A algunos que analizaron el texto les parece una iniciativa autoritaria y centrada en la personal del Presidente.
  • Iniciativa para modificar la reforma a la Ley Federal de Desarrollo Agrario de 1992.- El 23 de octubre, el senador Ricardo Monreal presentó esta iniciativa contra la modificación del art. 27 constitucional, supuestamente, para facilitar el desarrollo económico de la región. En la exposición de motivos, argumenta que la capitalización del campo está pendiente por falta de análisis sobre los ejidos, los cuales son propietarios del 51% del territorio nacional. El 5 de noviembre, el Congreso Nacional Indígena y la Red Mexicana de afectados por la minería, consideran que dicha iniciativa es una regresión y una amenaza a los derechos de los pueblos, pues facilita la penetración de los capitales de inversión en los núcleos agrarios, como las industrias extractivas y los proyectos energéticos (hidrocarburos), así como la urbanización y agronegocios, y permitiría el despojo de territorios indígenas.
  • El 5 de noviembre del 2018 quedó formalmente instalada la LXIV Legislatura bajo la presidencia del diputado José Manuel Pozos Castro (PT); vicepresidente; Alexis Sánchez García (MC), y Jorge Moreno Salinas (PRI) secretario. Está conformada por 19 diputados de Morena, 13 del PAN, 5 del PT, 5 del PES, 3 del PRI, 2 de MC, 2 del PRD y uno del PVEM. El senador Ricardo Monreal será quien coordine el grupo parlamentario de Morena. Siendo mayoría los diputados del bloque “Juntos hacemos historia”, puede considerarse que el nuevo Gobierno ya está entrando en funciones, y el presidente electo también ha tomado ya algunas decisiones preparando su próximo Gobierno.

La nueva Legislatura trabaja con premura y audacia. Sin embargo, la presentación o aprobación de estas leyes, si por un lado parecen congruentes, dejan, empero, dudas y temores. Ha habido una profusión de iniciativas de ley y un trabajo intenso; pero ha faltado tiempo para evaluar muchas de estas modificaciones legales (algunas pretendiendo modificar la Constitución) y provoca desconcierto respecto a la congruencia con el proyecto de nación de AMLO.

  • El 5 de noviembre el Senado aprobó con 110 votos a favor, cero en contra y cero abstenciones, reformas a las leyes del IMSS y el ISSSTE, que darán a parejas del mismo sexo derecho a pensiones por viudez y elimina el lenguaje sexista.
  • Ley federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos.- El 5 de noviembre se publicó en el Diario Oficial esta ley reglamentaria de los artículos 75 y 127 de la Constitución. En ella se estipula que nadie podrá ganar más que el Presidente, cuyo salario se fija en $108 mil pesos mensuales. También se suprimen las remuneraciones a los expresidentes. La medida, necesaria, traerá muchos problemas. En reacción, el 16 de noviembre, unos 40 funcionarios de la Bolsa de Valores (BMV) hicieron pública su renuncia por no estar de acuerdo en disminuir sus honorarios. Tal vez asesores cualificados de las dependencias los imiten y pasen a la Iniciativa Privada.
  • El nombramiento del fiscal anticorrupción se encuentra estancado en el Congreso. Más de 100 organizaciones de la sociedad civil exigen que se ponga una #FiscaliaQueSirva y presionan para que no se reforme el art. 102 constitucional y se pueda tener un fiscal autónomo del poder ejecutivo. Se nota reticencia de MORENA al recelo de que algunas de esas organizaciones que se oponen a una “fiscalía carnal”, del tipo de la que se nombró con Peña Nieto, sean sospechosas, bajo la propuesta de alguien con perfil de “pureza apartidista”, pudiera abrir las puertas a alguien proclive al antiobradorismo.[21]
  •  Ley para la Transparencia y Ordenamiento de los Servicios Financieros y de la Ley de Instituciones de Crédito.- El 7 de noviembre pasado, el Senador Ricardo Monreal Ávila puso a la consideración del Senado la Iniciativa para adicionar ciertas disposiciones de la ley existente. De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) la banca en México ocupa el tercer lugar de América Latina en registrar mayores ganancias, respecto de sus ingresos totales, por el cobro excesivo de comisiones a sus clientes. Esto se puede ver al comparar lo que esos mismos Bancos cobran en otros países:

 

El 8 de noviembre, Banco

En México En país de origen

Santander

39%

20% España

BBVA Bancomer

35%

19% España

HSBC

33%

25% Gran Bretaña

citibanamex

33%

18% EEUU

Scotiabank

19%

14% Canadá

Ante esta aprobación el Mercado “sobre reaccionó” con un nuevo descenso en la Bolsa Mexicana de Valores en un 5.75%, los principales Bancos sufrieron baja en sus acciones y el peso descendió. Según Mario Di Constanzo, Presidente de la CONDUCEF, el mercado bancario mexicano ha crecido y madurado y aceptaría revisar “cuáles comisiones proceden y cuáles no (un 30%), en lugar de prohibirlas todas”. Como era de preverse, esta medida aumentó el malestar en los sectores financieros.

AMLO discrepó de dicha iniciativa, ya que él desea que las reformas financieras se realicen en el siguiente trimestre; pero se mostró respetuoso de las resoluciones del Congreso, ya que él sólo preside el Ejecutivo. Yeidkol Polevnsky, Presidenta de Morena, se inconformó de que no le hubieran consultado al Presidente electo. Esto tranquilizó a los banqueros, con quienes se aceptó seguir dialogando. Después de la natural protesta de las instituciones bancarias, hubo cierta apertura a la negociación.

  • Ley General para el Consumo y Control de la Cannabis.- El 8 de noviembre, la senadora Olga Sánchez Cordero, presentó ante el pleno del Senado la iniciativa de ley, enmarcada dentro de una nueva política para pacificar el país. Resaltó que después de 20 años de una estrategia fallida para combatir el crimen organizado. Dicha iniciativa que permite el uso de la mariguana con fines recreativos, medicinales e industriales, busca encontrar un equilibrio para terminar de una vez por todas con una guerra. Aunque también admitió que el problema de la inseguridad en México va más allá de esta despenalización. La bancada del PRD, así como senadores de PAN y el Partido Verde Ecologista se sumaron a la iniciativa. Se espera que sea discutida y enriquecida.
  • Inconstitucionalidad de la Ley de Seguridad Interior.- La CNDH hizo un respetuoso llamado a la SCJN para declarar inconstitucional la reciente Ley de Seguridad Interior (LSI), en la que parece que faculta a las fuerzas armadas a actuar en las calles, subordina la autoridad civil a la militar y parece confundir seguridad interior y seguridad nacional. La SCJN, el 14 de noviembre, declaró la inconstitucionalidad de dicha ley y decretó la invalidez de todo su contenido. Resolvió que el Congreso de la Unión no está facultado para legislar en materia de seguridad interior y concluyó que este concepto no se puede considerar una derivación o una rama de la seguridad nacional.
  • Reformas a la Ley Orgánica de la Administración Pública Federal.- La madrugada del 14 de noviembre, la Cámara de Diputados aprobó algunas reformas a la  Se desataron jaloneos entre legisladores de Morena con sus aliados del PES, PT y del PRI – y los legisladores del PAN, PRD y MC (que se retiraron). Entre los cambios están la creación de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana, así como la creación de la figura de los delegados estatales (superdelegados), representantes del Ejecutivo en los estados
    • El 19 de noviembre, la Asociación Mexicana de Derecho a la Información (AMEDI), dirigió una carta al Senado de la República y al Presidente Electo, en la que califican los recientes cambios a la Ley como “un grave retroceso” en materia de libertad de expresión y derecho a la información. Concretamente, afirman:

 “La Secretaría de Gobernación no debería tener injerencia en la regulación de los medios de comunicación y mucho menos ser operadora de estaciones de radio o televisión. Los estándares internacionales de protección de la libertad de expresión establecen: (I) la regulación de los medios debe estar a cargo de autoridades independientes del poder político o económico y (II) los medios públicos deben estar libres de cualquier interferencia política para cumplir con el ejercicio del derecho a la información en beneficio de los ciudadanos.

  • Plan Nacional de Paz y Seguridad.- El 14 de noviembre, AMLO presentó su Plan, que incluye la permanencia de las Fuerzas Armadas realizando labores de seguridad pública a través de la Guardia Nacional.
  • Iniciativa de ley para crear la Guardia Nacional.- El 20 de noviembre, MORENA presentó al Congreso la iniciativa de Ley para crear la Guardia Nacional para garantizar la seguridad pública. Estará bajo la SEDENA; pero con atribuciones propias (los arrestados no estarán en instalaciones militares). Se evaluará su desempeño a los tres años, para ver si ya sea posible que estas corporaciones se retiren de las calles.
    • Un grupo de 128 organizaciones y 544 académicos y ciudadanos hicieron un llamado a López Obrador para detener la reforma constitucional con la que se busca crear la Guardia Nacional, ya que consideran que es “una falsa salida a la crisis de inseguridad” que azota al país. Apelan a promesas que el presidente electo mismo hizo durante su campaña, de regresar en forma gradual el ejército a los cuarteles. Temen que dicha “Guardia nacional” vaya a convertirse en grupos armados al margen de lo establecido, o que se militarice la seguridad interior.
    • 87 organizaciones de 23 estados del país que conforman la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos “Todos los Derechos para Todas y Todos” (Red TDT) en el que condenaron la propuesta del presidente electo, Andrés Manuel López Obrador; y subrayaron que el país debe apostar por un modelo de seguridad civil.
    • Igualmente la CNDH se pronuncia en contra de esta Guardia Nacional. El segundo visitador general del organismo, Enrique Guadarrama López, en representación de su presidente Luis Raúl González Pérez, subrayó que repetir o intentar perfeccionar fórmulas que en el pasado demostraron sus limitaciones y deficiencias implica apostar a que México sume otros años al entorno crítico en que cientos de miles de mexicanas y mexicanos han perdido la vida, otros miles están desaparecidos y ha dejado un número indeterminado de víctimas.
    • Para el ministro José Ramón Cossío Díaz, es importante que quede muy claro cuál será el mandato de la Guardia Nacional y cuál será su diferencia con las policías, “porque si eso no sale bien, me parece que se puede contaminar muy rápido y empezar a generar una gran cantidad de problemas”. Añadió que “en tiempos de paz, como dice el artículo 129, los miembros de las fuerzas armadas no pueden hacer más funciones que las que tengan exacta relación con la disciplina militar”.

El presidente electo precisó que será una especie de policía, ya que ésta tiene actualmente muchos elementos que no son de fiar; que será vigilada por una autoridad civil.

  • Consejo asesor de empresarios.- El presidente electo anunció que un grupo de empresarios aceptó formar parte de un Consejo Asesor que lo apoyará en su próximo gobierno. Estará conformado por Ricardo Salinas Pliego. Bernardo Gómez. Olegario Vázquez Aldir, Carlos Hank González, Daniel Chávez, Miguel Rincón. Sergio Gutiérrez y Miguel Alemán hijo. También se interpreta esto como negociación con miembros de la “mafia del poder”. Él mismo, en su campaña, se deslindó de esa minoría, dando, incluso, sus nombres, que ahora aparecen como asesores.
  • Amnistía para los funcionarios corruptos.– Se pretende “borrón y cuenta nueva”, y que de aquí en adelante se enmienden. Este anuncio fue mal recibido por los simpatizantes de AMLO. Precisamente se le eligió para que aplicara mano dura y se termine el problema. También puede entenderse como negociación para poder implementar su proyecto.
  •  Consejo de Memoria Histórica, presidido por el próximo presidente mismo y con un consejo formado por el gobernador electo de Veracruz, Cuitláhuac García; el empresario Carlos Slim, y la jefa de Gobierno capitalino electa, Claudia Sheinbaum, Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de AMLO. Participarán connotados intelectuales.

Toda esta cascada de leyes y decisiones sobre temas delicados y controvertidos –especialmente en las últimas semanas de noviembre-, dio la impresión de que se obró con precipitación, sin dar tiempo a su asimilación o discusión y a un ritmo ambicioso, en cuanto a los tiempos y recursos necesarios. Pareciera que se aprovecha de la mayoría en el Congreso, para formarse un marco legal a conveniencia, no obstante que jurídicamente esto sea legal. Contrasta con la disposición democrática a someter a consulta y discusión los proyectos. Finalmente y pese a todo esto, ya se prepara la toma de posesión y el comienzo de un nuevo régimen.

14. LA OPOSICIÓN AL NUEVO GOBIERNO

  • Todo cambio implica costos. No es posible cambiar radicalmente situaciones de injusticia y desigualdad en un ambiente donde campea impunemente la corrupción, y al mismo tiempo contar con el asentimiento general, esperando que todas las cosas sigan igual (“gatopardismo”). De momento, al recibir la constancia del triunfo electoral, las personas y los grupos afectados parecieron aceptar la derrota; pero más temprano que tarde se fueron inconformando y oponiéndose al nuevo proyecto nacional. Al dar preferencia a las mayorías empobrecidas, los hasta hoy favorecidos ven disminuir sus oportunidades: la “burocracia dorada” recibirá menores salarios; funcionarios, diputados y magistrados verán menguar sus ingresos; empresarios habituados a obtener pingües negocios mediante soborno o corrupción perderán tales oportunidades; los partidos políticos vencidos, cuando acaben de asimilar su derrota, seguramente reorganizarán su oposición; los poderes fácticos, que inicialmente se habían mostrado colaborativos, evidenciaron que esto había sido sólo una estrategia para evitar que les sucediera algo peor; pero ahora patentizan su disposición de ser ellos y no el poder formal, quienes sigan gobernando detrás del telón. Algunos aliados se inconforman por no haber sido tomados suficientemente en cuenta; las clases medias ascendentes temen ver disminuidas sus expectativas; algunos funcionarios –como los de las Secretarías que tendrán que salir de la CDMX— serán afectados; también los que en principio podrían estar de acuerdo con el programa, pero que discrepan en algunos puntos o que critican la personalidad del futuro Presidente… todos ellos forman un coro de disconformes para desprestigiar al nuevo grupo gobernante, y antes de que asuma el poder están ya alertando sobre eventuales “fracasos”, resaltan las dificultades de los proyectos o escrutan los signos de ineptitud.
  • Hay que aventurar cómo se encuentra la composición de las fuerzas políticas al término de la transición al nuevo Gobierno. Guillermo Almeida presenta un mapeo.[22]
    • Existe un poderoso movimiento popular que carece de organización, cuadros y programa, pero que está guiado por la voluntad de imponer un cambio político-social acabando con el poder de la oligarquía. Este movimiento le da a AMLO gran capacidad de presión y el control de ambas cámaras en el Congreso. Es posible que haya disminuido un poco.
    • La derecha tradicional, ante el desconcierto de los Partidos de Oposición, depende ahora de sus lazos con el gran capital financiero internacional, y del control de los medios de comunicación.
      • Un sector de la gran burguesía –e incluso de las finanzas– se da cuenta del carácter insostenible, para el régimen capitalista mismo, de la corrupción, la represión, la alianza con la delincuencia, la sumisión a Donald Trump… Teme un estallido popular y está dispuesta a ceder terreno político para seguir haciendo buenos negocios y monopolizar el mercado interno mexicano e invertir en el país. Por eso aceptó el gobierno de AMLO.
    • Una gran magma compuesta por diferentes estratos económicos, étnicos, regionales y culturales, que oscila entre, por un lado, las clases y sectores populares que apoyaron, a la vez, a López Obrador y a la oligarquía aliada de las trasnacionales y al capital financiero.
      • Dentro de ella, está una vasta pequeña burguesía, compuesta por Pymes, pequeños comerciantes, talleristas y otros propietarios. A estos se suman sectores de las clases medias –urbanas y rurales– que temen proletarizarse y que han adoptado los valores de la oligarquía y del capital financiero internacional. En este grupo figuran también los jefes y oficiales castrenses y los abogados y financieros de esa tercera parte del capital económico que vive del narcotráfico, la trata de personas y la venta de armas.
  • Las Izquierdas.- Almeida no habla de estas. Tal vez porque una buena mayoría de los votantes por AMLO lo hicieron por un proyecto de izquierda; aunque no haya claridad de lo que se entienda. Puede notarse que en este maremágnum de votantes se distinguen dos concepciones de Estado:
    • Una descentralizadora, federalista, comunalista, comunitaria, democrática
    • Otra unitaria y verticalista, que piensa que el Estado debe ser centralista para dirigir desde arriba el desarrollo (capitalista).
  • Hay un sector de simpatizantes de Morena; pero que diverge en algunos puntos. Entre ellos están organizaciones de la sociedad civil que desconfían de los partidos tradicionales y de la viabilidad de un proyecto de Estado alterno al neoliberalismo, por lo que la forma de trabajo sería ir construyendo, ya ahora, pequeñas experiencias localistas de resistencia, autogestión, comunalidad y democracia desde la base. Podríamos colocar en este sector organizaciones de pueblos originarios en defensa de sus recursos naturales y los que luchan contra expropiaciones de terrenos, minería, fracking en hidrocarburos, etc. Piensan que si logran vincularse entre sí, Subsistir autónomamente, y si llegase, como prevén, una crisis del modelo económico hegemónico, sobrevivirán cual Arca de Noé.
  • Quizás hay otras organizaciones de izquierda, celosas porque su grupo debió estar en ese lugar, o bien grupos políticos que les parece que el proyecto de AMLO es simplemente reformista o que carece de la radicalidad que sería necesaria.
  • Tal vez pudiéramos colocar dentro de esta amplia “izquierda” a algunos intelectuales progresistas, ávidos de encontrar puntos vulnerables o desviados en cada una de las actividades emprendidas por el presidente electo. Están habituados a la crítica del poder formal; pero ahora parecen desubicarse y no se identifican con quién asumirá el poder formal, de este modo, parecen puntillosos a cualquier falla o defecto a las iniciativas o acciones, en lugar de poner su mirada crítica en los poderes “fácticos”. Víctor Toledo los nombra “plumas perfumadas de académicos”, que de hecho descalificaron la Consulta y debilitan a la 4ª Transformación. En su artículo menciona algunos nombres: Héctor Aguilar Camín, Soledad Loaeza y Octavio Rodríguez Araujo; aunque, obviamente, no son los únicos (yo añadiría a Denisse Dresser, de Reforma).[23]
  • Hay otros más, que simpatizan con el proyecto mismo, y que se alarman por los titubeos u oscilaciones, por desaciertos que pueden comprometer esta coyuntura. Siendo Morena un Partido nuevo y dada la contundencia de su propuesta, inevitablemente habrá de cometer errores. Señalarlos es útil para tomar nota y corregirlos. Pero habrá que ir con cuidado para que sus críticas no sean instrumentalizadas por la Derecha. AMLO necesita escuchar las críticas de estos aliados, y se necesita encontrar un canal adecuado.
  • Existen, finalmente, algunos analistas que pretenden la objetividad, cuyas críticas son positivas y dignas de ser tomadas en cuenta por Morena. Un ejemplo de esto serían aquellos a quienes pareciéndoles laudable la efervescencia de la LXIV Legislatura y su sentido de autonomía, y que mirando con buenos ojos las iniciativas que constituirán un sexenio próximo desusual; sin embargo, preguntan si Morena –incluyendo al presidente electo- no va demasiado rápido.
    • La Revista PROCESO publicó una de sus famosas portadas con un López Obrador preocupado y con el título: “EL FANTASMA DEL FRACASO: AMLO SE AÍSLA”[24] Dado el prestigio de la revista y el impacto sensacionalista de la portada, ameritó que el presidente electo mismo, alegando su “derecho de réplica”, le respondiera al día siguiente.
    • En realidad, el estudio principal de dicha publicación es una entrevista realizada por Álvaro Delgado a Diego Valadez –exministro de la SCJN, exprocurador general de la República y exdirector del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM–. Su argumento central es que el ambicioso proyecto de nación que se pretende implementar no es tarea de un solo hombre, y observa que el Congreso de la Unión, en sus dos cámaras se ha mostrado demasiado inhibido, pese a que en él Morena tiene amplia mayoría. Dada la constelación de intereses a los que se encuentra, el presidente no debe reducirse a encabezar el Estado, sino fortalecer toda su estructura con sólidas instituciones. Hasta ahora se conocen los proyectos económico y social del nuevo gobierno; pero no su proyecto político. Está bien la aleatoriedad plebiscitaria; pero también la certidumbre jurídica. A estas alturas ya es imposible dar marcha atrás, so pena de perder autoridad y claudicar ante los poderes que desde hace décadas han estado decidiendo.
  • Enrique Galván Ochoa localizó algunos “síntomas dolorosos” que entonces enfrentaba AMLO:[25]
  • El Ejército. Un supuesto militar desde el anonimato hizo circular una carta con una serie de reclamaciones al futuro comandante supremo de las fuerzas armadas, quejándose de que quiere despojarlos de su función para convertirlos en guardia civil.
  • El SubComandante. El Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el Congreso Nacional Indígena y el Consejo Indígena de Gobierno acordaron realizar una consulta a las bases con miras a enfrentar la supuesta continuidad de la política neoliberal en la que –acusaron– se perfilaría el futuro gobierno.
  • De amantes a odiantes. Muy pronto, otrora simpatizantes de las redes sociales se están convirtiendo en una ruidosa oposición. Vociferan día y noche cuestionando a un gobierno que todavía no toma posesión.
  • La “chayocracia”. Sumisos con los presidentes del prianismo, ahora que se les acaba el chayote” los periodistas se vuelven paladines de la libertad de expresión y detractores implacables del nuevo régimen.
  • Divisiones internas. AMLO subió al barco a personajes que representan ideas e intereses muy disímbolos. Con esto ganó simpatías, pero ahora está pagando el costo. Las diferencias dentro del gabinete se aprecian incluso en la opinión del papel que debe jugar el presidente: ¿debe asumir la postura de un estadista o seguir actuando como líder político?[26]
  • “chayocracia” (“La prensa fifí”) es –junto con Televisa- el medio más socorrido para envenenar la opinión pública. En una democracia, los medios de comunicación social deben cumplir funciones formativas de la opinión pública. Para ello cuenta de una indiscutible libertad, pues es el recurso que tiene la sociedad de difundir visiones divergentes de las oficiales; pero por otro lado, está el derecho que tiene la opinión pública misma de contar con una información veraz y objetiva. Como dice Julio Hernández, “es necesario el ejercicio periodístico que critique con fundamento, que mantenga una honesta distancia del poder y que sea capaz de dar difusión a errores, distorsiones y retrocesos.”[27]
    • Para el analista René Delgado, al gobierno entrante le cuesta encontrar la armonía y coordinación, el ritmo y tono de su acción. Todavía no se asimilaba la resolución del aeropuerto y la nueva Ley para otorgar beneficios a las parejas igualitarias, y llega otra sacudida a los Bancos, el debate por el fiscal anticorrupción y la legalización de la marihuana. Es cierto que hay que aprovechar el factor sorpresa; pero todo esto parece un ritmo demasiado rápido, acaso posible gracias a la pasividad del Gobierno actual y la desorientación de los Partidos de Oposición. Si todo cambio radical implica tensiones y resistencias, no hay que perder de vista cuál sea el poder real del grupo ahora oficial, y cuáles, las prioridades, para administrar correctamente el escenario. “La precipitación y el desbocamiento pueden frustrar o entorpecer la transformación.” Otro factor para tomar en cuenta, para no sobresaturar la agenda, es medir la capacidad del equipo de colaboradores, de lo contrario podría venir un colapso. Ante una explosión hacia afuera, debiera corresponder una implosión hacia dentro.[28]
    • Para Heriberto Galindo, al grupo que gobernará en el sexenio le falta prudencia, pertinencia, planeación y concordia, que en la vida y en la política, son excelentes consejeras. Piensa que varias iniciativas que ya se están dando han sido erróneas, con declaraciones delicadas y contradictorias, y algunas evidentemente desestabilizadoras. Deben imperar raciocinio, aptitud, mesura, madurez, equilibrio emocional y capacidad para dialogar, concertar y llegar a acuerdos y a consensos. No debe haber acciones sin reflexiones, sin la más elemental planeación, y sin prever las repercusiones que las decisiones políticas fundamentales generarán en el ámbito nacional e internacional.[29]

 

Estos meses de transición han sido de crítica constante: la compleja trama de complicidades con el sistema hegemónico imperante entretejió el rechazo formal, contando con la “opinocracia” de muchos periodistas, orquestada por consigna de los dueños de tales “mass-media”. La crítica preponderante es sistemática, insistente y por consigna, sobre detallitos de poca monta, que amplificados y repetidos hasta la saciedad, funge como cortina de humo para invisibiliar o prejuiciar el nuevo proyecto.[30] “Se maximizan los errores y se minimizan los aciertos”, como dice Ernesto Villanueva.[31] Se alerta contra supuestas dificultades que se prevé pudieran suceder, percibidas con temor, o aquellas otras que parecen contradecir propuestas de campaña. Pero muchas de estas críticas no son pertinentes, pues todavía no comienza el nuevo Gobierno. Si su proyecto de nación intenta seriamente afrontar los graves problemas del país, obstaculizarlo de antemano puede denotar poco sentido patrio.

Algunos ejemplos:

  • Sobre el fideicomiso “Por Todos”, para ayudar a los damnificados de los sismos, Lorenzo Córdoba, presidente del INE, anunció el 24 de julio que impondría una multa a MORENA por $197 millones de pesos por infligir la ley. Se le acusaba porque muchos depósitos y retiros no se hicieron por transacciones bancarias, sino en efectivo, y que se hicieron retiros por $50 mil pesos por gente del Movimiento. Se le aclaró que se tuvieron que hacer en efectivo por la sencilla razón que para algunos afectados no les era fácil acceder a los Bancos, por lo que personas comisionadas hicieron retiros para llevar los donativos a sus destinatarios, pidiéndoseles a los afectados comprobantes, los cuales están a disposición, y no hay pruebas de que tales donativos se hayan condicionado a fines electorales.
  • En otra ocasión, en la que López Obrador se quejó de recibir el país en una situación desastrosa, utilizo la palabra “bancarrota”, la cual, sacada de contexto fue ocasión de precisiones técnicas de especialistas que venían a cuento.
  • Se le critica viajar en línea comercial, supuestamente preocupados por su seguridad, de no habitar en Los Pinos, su activismo, o sospechosamente se muestran preocupados por su estado de salud
  • Se criticó que los 32 coordinadores de cada entidad serían especie de “virreyes”, a pesar de la promesa de que se respetarían las funciones de los respectivos Gobernadores. También se cuestiona falta de preparación sobre el aspecto de la seguridad
  • Se critican algunos nombramientos para el nuevo Gabinete de personas con dudosos antecedentes. De Alfonso Romo, Jefe del nuevo Gabinete, se teme algún eventual conflicto de intereses, dados los negocios en que está involucrado.[32] A Manuel Barttlet nombrado para la Comisión Federal de Electricidad (aparte del supuesto fraude en las elecciones de 1988), se le cuestiona por no conocer bien la problemática eléctrica (se olvida que ha sido frecuente que los funcionarios (como Videgaray mismo) pasen de una dependencia a otra; pero el problema en dicha CFE no es técnico (allá los hay muy buenos), sino de experiencia administrativa para corregir la corrupción y la culpable ineficiencia (este año ha tenido pérdidas por $40 mil millones de pesos, endeudamiento y aumento en las tarifas de la luz). A Guillermo Romero Oropeza, quien estará en la dirección de PEMEX, se le cuestiona su inexperiencia en la materia y de ser amigo de la infancia de AMLO. Al diputado Napoleón Gómez Urrutia se le relaciona con desfalco al sindicato minero; pero es sabido que fue presionado a autoexiliarse debido al acoso del director de Grupo México, con pretexto de no haber entregado cincuenta millones de pesos a los obreros. Finalmente se demostró que ese dinero sí fue entregado al sindicato, aunque sin mucha claridad en el reparto. Incluso la boda de Cesar Yañez, coordinador general de política y gobierno, amigo cercano a AMLO, discreto, fiel y competente, ya que su esposa (con dudoso pasado) la planeó en forma frívola y de mal gusto. La asistencia de su amigo fue cuestionada por “incongruencia” con la austeridad republicana.
  • Otras críticas versan sobre la personalidad misma de López Obrador. Él tiene grandes defectos (se dice que su principal enemigo es su propia persona), algunos de los cuales seguramente se le desarrollaron durante los 18 años dedicados a mantener una candidatura, en medio de la constante crítica y polémica:
    • Centralismo que no respete el lugar de sus propios funcionarios. Su modelo de gobierno es igualmente centralista, y las mediaciones que va creando son controladas directamente por el Presidente. Esto, además que menguar operatividad, puede dar pie a estructuras de dominación que podrían heredarse a un sucesor aún más autoritario. El riesgo sería que se quedase solo, pues un jefe de Estado necesita de varios equipos de asesores y personas con poder de decisión autónomo. Debe caer en la cuenta que algunas acciones correctas como político de oposición (tales como ir contestando puntualmente cada crítica), lo desgastan como Jefe de Estado. Son tareas que podrían ser propias de un vocero o de su Partido.
    • Soberbia e ignorancia en algunas áreas, improvisaciones y ocurrencias. SE siente un iluminado y corre riesgo de no aceptar correcciones de su equipo mismo.
    • Ambición de sus programas, que seguramente no podrán terminarse en un sexenio, etc. La urgencia histórica debe ser equilibrada con la paciencia revolucionaria, la capacidad de negociación, de avances y retrocesos, de pulsar los ritmos.
    • Mesianismo, que él ha terminado por creer. Su deseo de pasar a la historia se cumplirá si mira al presente. Incluso se le critica su religión (mezcla de teología de liberación y pentecostalismo); pero que le hace sentirse con una misión poco menos que celestial.
    • Pragmatismo al respondiendo a gusto de distintos interlocutores, pretendiendo quedar en buenos términos con todos
    • Autoritarismo.- AMLO ha sabido hacerse de poder y se ha consolidado. Sabedor del amplio consenso en su elección y el hecho mismo de tener que enfrentarse todos los días a críticas destructivas, podrían llevarlo a arbitrariedades al margen de la normatividad institucional. Hasta ahora se ve su disposición de respetar leyes e instituciones, haciendo suyo el dicho del gran jurista del siglo XIX José María Iglesias “Al margen de la ley, nada; por en­cima de la ley, nadie”. ¡Pero cuenta con los instrumentos necesarios para modificar las leyes a su arbitrio!
  • A pesar de algunas razones dignas de tenerse en cuenta, sólo una actitud prejuiciosa podría negar que AMLO cuenta con un proyecto coherente que responde a los principales problemas que afronta la nación (corrupción, democracia, pacificación, apoyo a los sectores populares) y que tiene voluntad de hacer lo más posible para cumplirlo. Es necesario modificar el rumbo y dirigir la política desde abajo.
  • Con todo, hay que estar alerta. Medidas recientes o precipitadas descontrolan, pues parecen contradecir propuestas anteriores. ¿Se trata de cierta escisión al interior del grupo gobernante? ¿Alianzas tácticas? ¿O signo de que AMLO fue doblegado por los poderes fácticos de siempre? A la ciudadanía queda la tarea de vigilar al Presidente para que no se aparte del proyecto que él mismo presentó y por el cual votamos.
  • La prudencia, la pertinencia, la planeación y la concordia, en la vida y en la política, son excelentes consejeras, pero lamentablemente, estos valores no abundan en la clase política. Declaraciones o iniciativas delicadas o contradictorias pueden generar intranquilidad, confusiones y angustias. Son aconsejables el raciocinio, la aptitud, la mesura, la madurez, el equilibrio emocional y la capacidad para dialogar, concertar y llegar a acuerdos y a consensos.
  • Vale la pena recordar al intelectual marxista Antonio Gramsci, quien en situaciones donde la izquierda sea débil, como en la presente, descarta un cambio radical “revolucionario” –de enfrentamiento directo contra los que controlan el poder real-, y aconseja más bien la “revolución pasiva” (“revolución sin revolución… pero finalmente revolución”): el nuevo sujeto histórico deberá, en estos casos, irse filtrando por los poros del poder, con avances y retrocesos, con alianzas y negociaciones, siempre y cuando no se pierda el objetivo. Es la estrategia de Gramsci de “guerra de posiciones”, en lugar de la guerra de confrontación directa. De este modo se irá reduciendo al grupo de poder, de dominante y dirigente, a ser simplemente dominante, para que poco a poco se le arrebate a la derecha la dirigencia y mantenga únicamente la dominación sin consenso. ¿Entenderá esto el futuro Gobierno?

HACIA LA TOMA DE POSESIÓN

Después de cinco largos y desgastantes meses de transición, Andrés Manuel López Obrador llega finalmente a su toma posesión como Presidente de la República Mexicana. Llega con un proyecto nuevo, convincente, ambicioso y realizable. Llega debilitado por la crítica constante y pichicata; pero dada la radicalidad de su programa, eran previsibles e inevitables las resistencias y los antagonismos. Sin embargo, del seguimiento de su gestión como “presidente electo” –desplazamientos, entrevistas, encuentros, decisiones, negociaciones– no se puede menos de reconocer su entrega apasionada al ideal de nación por cuya implantación prometió luchar. Incluso mostró en la transición misma su espíritu de austeridad solidaria: de los cien millones de pesos presupuestados desde 2017 para la transición, a fines de octubre apenas había gastado $300 mil pesos. Después de décadas de neoliberalismo entreguista al gran capital nacional e internacional, muchos de sus partidarios seguimos cultivando expectativas, quizás más altas de lo realmente posible.

Se requerirá de quienes lo elegimos, decidido apoyo –que no puede dejar de ser crítico–, para que no se pierdan de vista los compromisos y las condiciones realistas del proyecto y evitar la tentación del autoritarismo. Sería muy lamentable que algo tan esperanzador, fracasara. Habrá que pedirle al nuevo presidente que evite la demagogia irresponsable y la creación de expectativas que luego no puedan satisfacerse y den pie a la frustración. Hay que estar muy vigilantes para atender con realismo a los recursos con que se cuenta; los tiempos y los ritmos de las medidas y disposiciones, evitando, en lo posible, las imprudencias. Pero además, vigilancia para que no le conceda a la gran burguesía todo lo que está exigiendo, perdiendo así de vista su modelo original.

Quizás el aspecto más delicado sea la economía: Si tenemos como compromisos, tanto disminuir las insultantes desigualdades económicas, como de pagar una deuda externa de 11 billones, habrá que cuidar el presupuesto para 2019. Que seamos concientes de que erradicar la corrupción (calculada en un 10% del PIB) llevará tiempo. Por tanto, habrá que calcular bien el ritmo necesario para los cambios, así como la fortaleza de los “poderes fácticos”, para no correr el riesgo del colapso económico. Sería exitoso que aunque no se cumplan todas las expectativas, al menos el país se haya orientado en otra dirección diferente y con cierto nivel de irreversibilidad, para que los sexenios subsecuentes puedan completarla. La Cuarta Transformación exige de todos los que la anhelamos, patriotismo y sacrificios; pero sean estos bienvenidos si con ellos se puede remediar la suerte -durante tanto tiempo postergada- de las grandes mayorías de empobrecidos y de las víctimas de la violencia. Por lo mismo habrá que defenderla, incluso, si fuere necesario, contra el mismo que la propone. Si fallara este intento, se producirá un sentimiento de impotencia, fatalidad y apatía que a nadie conviene, o peor aún, se dará paso al entre-devoramiento de los ciudadanos, al aumento de la delincuencia y la violencia, y lo que sería peor, se daría paso al fascismo, tendencia actual en varias partes de nuestro Continente.

 

Guadalajara, el 30 de noviembre de 2018.

[1] Bernardo Batiz: “El papel del pueblo” La Jornada

[2] Carlos Fazio: “AMLO vs. la dictadura del mercado” La Jornada, 5 de noviembre 2018

 

[3] Miguel Pineda: “Negocios y empresas: La Confianza”. La Jornada

[4] José Blanco: “Cambio de Régimen”. La Jornada 14/08/2018

[5] Bernardo Batis: “Cuarta transformación, primeros pasos”. La Jornada, 9 de marzo 2018

7 En el poder judicial, por ejemplo, los ministros, magistrados electorales y consejeros del Consejo de la Judicatura Federal habrán recibido un salario anual de casi 7 millones de pesos cada uno ($4, 715,583, más prestaciones por $1,384,487 y un pago por riesgo de $853,223). En 2018, cada ministro de la Corte ha recibido $4,659,000 de salario base, más 1,341,000 por prestaciones y $853,223 de un pago por riesgo. Por tanto, se propone “bajarles los sueldos a los de arriba y subírselos a los de abajo”.

[7] Por ejemplo, debiera haberse consultado el fraude bancario del Fobaproa de Zedillo, el ejército en la calle de Calderón, el TLC, las reformas energética y educativa de Peña, ETC.

[8] Julio Moguel, “AMLO: ¿empresarización de los ninis?”, Reuter 12/VII/2018

[9] Leo Zuckerman: “El proyecto del Istno de AMLO:¿Sueño o realidad”, Excelsior, 14 de agosto 2018

[10] Pedro Hernández Morales, “¿Abrogar o cancelar la reforma educativa?”, La Jornada 22 sept, 2018

[11] Luis Linares Zapate: “Desbarranque”, La Jornada 7 de noviembre 2018

[12] Roberto González Amador Periódico La Jornada, 14 de noviembre de 2018, p. 22

[13] Aristegui Noticias, noviembre 1, 2018 1:13 pm

[14] Israel Rodríguez | martes, 30 oct 2018 11:05 pm

[15] Aristegui Noticias, 30 de octubre 2018 12:48 pm.

[16] Ibid.

[17] Enrique Galván Ochoa: “Dinero”, columna de La Jornada, 30 de octubre2018

[18] Julio Hernández López, La Jornada: Astillero, 30 de octubre 2018.

[19] Víctor Flores Olea: “Las consultas democráticas”, La Jornada, Últimas Noticias, 5 de noviembre 2018

[20] Ibid.

[21] Julio Hernández: “Astillero”, La Jornada, 5 de noviembre 2018.

[22] Guillermo Almeyra, ibid.

[23] Víctor Toledo: “Plumas perfumadas”, La Jornada, 5 de noviembre 2018- Opinión.

[24] PROCESO, n° 2192, 4 de noviembre 2018

[25] Guillermo Almeyra, “AMLO y sus tres presiones”, La Jornada, 15 de noviembre 3018

[26] Enrique Galván Ochoa: “Dinero”, La Jornada 16 de octubre 2018

[27] Julio Hernández: “Astillero”, La Jornada, 5 de noviembre 2018

[28] René Delgado: “Cambio, ritmo y tono”, Mural, sábado 20 de noviembre 2018, Opinión

[29] Heriberto Galindo: “Urge prudencia”, La Jornada, el 20 de noviembre 2018, Opinión

[30] Un ejemplo es el periódico REFORMA y sus versiones locales, en el que sus analistas y caricaturistas lo atacan sistemática y coincidentemente.

[31] Ernesto Villanueva: “El impacto del nuevo régimen”, Aritegui Noticias, 12 de noviembre 2018.

[32] Por ejemplo, si su empresa Agronod, dedicada a agroindustria y trasgénicos, pudiera ser la empresa la que se encargue de la siembra del millón de HAS de árboles frutales y maderables.

Anuncios

LAS ELECCIONES DEL 1° DE JULIO 2018

 

I. UN SEXENIO DESASTROSO: EPN

1.      ECONOMÍA

2.      POLÍTICA

II. CONTEXTO INTERNACIONAL

1.      EL NEOLIBERALISMO

2.      DONALD TRUMP

3.      LA REALIDAD LATINOAMERICANA

III. EL PERÍODO PREELECTORAL

1.      LA DEMOCRACIA EN MÉXICO: TAREA PENDIENTE

2.      LOS CONTENDIENTES

A.      “TODOS POR MÉXICO”

–          Partido Revolucionario Institucional

–          Partido Verde Ecologista

–          Partido Nueva Alianza

B.      “POR MÉXICO AL FRENTE”

–          Partido Acción Nacional

–          Partido de la Revolución Democrática

–          Movimiento Ciudadano

C.      “JUNTOS HACEMOS HISTORIA”

–          Partido del Trabajo

–          Partido de Encuentro Social

–          Movimiento de Renovación Nacional

 Andrés Manuel López Obrador

D.     LOS INDEPENDIENTES

3.      LAS PRECAMPAÑAS

4.      LAS CAMPAÑAS

 I UN SEXENIO DESASTROSO: Enrique Peña Nieto

Las elecciones del 1° de julio de 2018 están provocando mayor interés, expectativas y tomas de posición, que en otras elecciones anteriores. Su importancia no sólo puede medirse por el número de puestos de gobierno disputados (Presidente de la república, 128 senadores federales, 500 diputados federales, 8 gobernadores (Chis, Gto, Jal, Mor, Pue, Tab, Ver, CDMX), 406 diputaciones estatales, 1,596 ayuntamientos y 24 juntas municipales), ni tampoco por los costos en ella invertidos ($1.217 millones de dólares, el más grande de la historia), ni siquiera este interés se explica por los avances y mecanismos democráticos que indudablemente la sociedad civil ha venido construyendo con gran trabajo y constancia, ni tampoco por el aumento de conciencia política logrado. Se explican sobre todo por los sentimientos colectivos de indignación y hartazgo ante la situación del país al término del sexenio de Enrique Peña Nieto (EPN), el más reprobado de todos los Gobiernos postrevolucionarios (según la encuesta realizada por GEA-ISA el 28 de junio de 2017 –a un año de las elecciones-, el porcentaje de aprobación al Presidente era inferior al 19% y este porcentaje más o menos se ha venido sosteniendo hasta hoy). Las razones de tal crispación social pueden verse por unas cuantas cifras de los cinco años de Gobierno:

ECONOMÍA

  1. Equilibrio entre ingresos y egresos:
  2. Inversiones extranjeras.- Produjeron $150 mil millones de pesos (mmdp)
  3. Fuga de capitales.- Salieron del país $106,468 mmdp en divisas (el quíntuple del sexenio anterior) (corresponde al 75% de las remesas)
  4. Ingresos por remesas de los emigrantes.- $118,993 mmdd (28,771 mdd tan sólo en 2017).
  5. Ganancia por petróleo.- Para tener un punto de comparación: $127,785 mmdd.
  6. Deuda externa.- Nos encontramos fuertemente endeudados (debemos): el endeudamiento en el sexenio fue de $3,580 millones de pesos diarios terminando el período debiendo unos $90,301 mdd, es decir $9, 817,223,600,000 (casi 10 billones de pesos), el 53% de PIB.
  7. Impuestos- Se cargó la mano a los contribuyentes cautivos, pasando de $11,244.14 a $22,654.04. Entre 2012 y 2016 la recaudación fiscal aumentó el 101.47%. Creció el número de pequeños contribuyentes; pero en cambio, a los grandes contribuyentes se les devolvieron tasas por $1,345 mmdp. (v.gr., la industria automotriz).
  8. Inflación.- terminó en 6% en junio 2018.
  9. Apenas el 2% PIB
  10. Devaluación.- 60% (pasó de $12,90 a $20.5).
  11. Corrupción.- Le cuesta al país $347 mmdp al año (el 9% del PIB).
  12. Economía del pueblo se ha deteriorado mucho. El precio la canasta básica aumentó 100% (la gasolina, 61%; la Salud disminuyó -5.5%)

 

  1. Desigualdades económicas
    • En 2010 México había producido una riqueza de un billón de dólares, siendo la onceaba economía a nivel mundial: Sin embargo, dicha riqueza estaba –y sigue empeorando- muy mal distribuida:
    • El 10% de mexicanos concentra el 64.4% de la riqueza nacional total[1] (Oxfam 24 junio 2015)
    • El 1% concentraba el 43% de la riqueza
    • 10 mexicanos tenían 133 mmdd (dos terceras partes de la riqueza total).
    • 4 superricos poseen el 9% del PIB (Carlos Slim, Salina Pliego, Germán Larrea y Alberto Balladares: OXFAM).
    • El país ocupa el 20 lugar mundial entre el número de millonarios.
    • Pero ocupa el 15 lugar mundial con mayor número de personas que no acceden a alimentos. 64 millones de personas son pobres (53% de la población)

 

  1. Ecocidio y expoliación
  • Se ha dado entrada al “fracking”, técnica para extraer el gas y el petróleo que se hallan en los poros de formaciones rocosas (lutitas), a grandes profundidades (entre mil a 5 mil mts). Está prohibida en varios países por los daños que causa en la salud y al medio ambiente. Inyecta millones de litros de agua mezclados con sustancias muy tóxicas (arsénico). En México ya se está realizando esta tecnología y ya hay clausulas acordadas por presiones.
  • Se han dado facilidades a la minería a cielo abierto, aprobándose cientos de estos proyectos, en su mayoría en favor de extranjeros (70% canadienses). Su modelo se evidencia como muy tóxico y lesivo al medio ambiente y a la salud. Estas empresas son depredadoras, no respetan el convenio 169 de la OIT, van contra los derechos de los pueblos indígenas (el Gobierno no cumple con la obligación de consultarlos) y en muchas veces simplemente se les expolia sin ni siquiera consultar a sus verdaderos dueños, los pueblos originarios.
  • Solapamiento de graves daños medioambientales.- En agosto de 2014, la Profepa denunció al complejo minero Buenavista del Cobre, luego de derramar 40 mil metros cúbicos de ácido sulfúrico en los ríos Bacanuchi y Sonora. Más de 24 mil personas tuvieron afectaciones directas que buscaron resarcirse con la creación de un fideicomiso, pero los recursos se manejaron con opacidad, de manera discrecional y el dinero se terminó sin haber cubierto una larga lista de necesidades entre la población.
  • Se ha permitido el deterioro de la calidad de vida de la población en grado alarmante, en aras de la ganancia.
    • Aire limpio.- En México existen 34 ciudades de las más contaminadas de América, algunas por debajo de los estándares de la OMS.
    • México es el país que consume más botellitas de agua per cápita. Tiramos cada año 90 millones PET (722 mil tons). Se están dando numerosas luchas de campesinos por el agua contra industrias y ciudades. La industria automotriz requiere entre medio millón y 1 millón de litros para cada auto
    • Pocas agroindustrias producen la mayor parte de alimentos. Se exportan pocos productos y se importa maíz, que es transgénico. Hay intentos de introducir siembra a gran escala, con riesgo a perder el criollo
    • 11 millones de autos colapsarán la CDMX en 2020. Los sismos dejaron 7 mil damnificados sin ayuda
    • En 2012, 21 mil tons de basura cada día quedaron en sitios no controlados (el 21%).

 

  1. REFORMAS ESTRUCTURALES

Los primeros 20 meses del sexenio se dieron importantes debates sobre las 11 Reformas legales –incluso constitucionales- que EPN envió al Congreso, y que se impusieron gracias al “Pacto por México”, con las directivas de los principales Partidos Políticos. Sin embargo, estas fueron impugnadas, tanto por los sectores afectados como por académicos y especialistas. Algunas de ellas:

  1. Reforma Laboral.- Se decidió suprimir las Juntas Locales de Conciliación y Arbitraje para la resolución de los conflictos y en su lugar se implementa un Organismo centralizado formado por el Gobierno, los Patrones y los líderes Sindicales. Los analistas se muestran preocupados por la pérdida de libertad de los trabajadores. El Gobierno estaría como juez y parte, y los obreros se encuentran en desventaja, sin contar con el control que ya de por sí ejercen sus “líderes”. Esto facilitará los despidos injustificados, se dan menores indemnizaciones, se dificulta el derecho a huelga. Se pierde la contratación colectiva, que daba cierta protección, al favorecer la contratación individual y por horas (no por jornada); precariza la baja de los salarios, que ya de por sí son los más bajos de los países de la OCDE; alarga el tiempo laboral para una jubilación medianamente digna. Además, se obstaculiza la libertad sindical, no garantiza el voto secreto para elegir líderes sindicales y se regresa a la contratación colectiva. Se impulsa la subcontratación (outsourcing), eludiendo los derechos por años trabajados y protecciones para despidos.

 

  1. Reforma Educativa.– Esta Reforma, más que ser propiamente “educativa”, parece una reforma laboral contra los maestros. Se les acusa de todos los males de la educación en México, no reconociendo, por ejemplo, la mala infraestructura de las escuelas y las condiciones laborales. Se culpa especialmente a la Central Nacional de Trabajadores de la Enseñanza, más combativo; mientras se apoya al oficialista SNTE. Se golpea a las Normales, excluyendo el requisito de estudiar una carrera de pedagogía y permitiendo que cualquier profesionista pueda enseñar, sin conocimientos pedagógicos suficientes. Se les restringen algunas reivindicaciones y derechos a los maestros y se restringen los salarios. Se habla de que con tres faltas de asistencia se pierde la contratación, y se les obliga a someterse a evaluaciones periódicas para permitirles su trabajo. Las guías de evaluación son inadecuadas, pues suponen que deben recordar cualquier información. La cláusula que indica que en caso de reprobar la evaluación se les enviará a una asesoría parece imposible de cumplir, dada la cantidad de maestros en tal situación.

 

Para la educación propiamente tal, no se consultó a los maestros, que son quienes están directamente en contacto con los alumnos; se preparan guías uniformes, sin tomar en cuenta las variaciones regiones o sociales del alumnado. En cuanto a la curricula, parece que el tipo de ciudadano que se diseña será dócil y acrítico; se piensa en preparar tecnócratas para las trasnacionales (inglés, computación, matemáticas), suprimiéndose materias de humanidades: el civismo (tan necesario para el país actual), la historia, la filosofía, antropología, etc. Se abre espacio para la privatización de la enseñanza: empezando por empresas privadas (INEE) que se encargarán de las evaluaciones y de las guías, abriéndose a negocios privados (como normales particulares).

 

  1. Reforma energética.- Los sexenios neoliberales destruyeron la paraestatal PEMEX, entregaron el petróleo al extranjero, vendieron todo lo que pudieron “a precio de garaje” y obtuvieron enormes ganancias mediante la corrupción.
    • El presente sexenio fue el remate. Concesionó la producción de petróleo a empresas privadas. Algunas de estas son a largo plazo (a 20 años), hipotecando el futuro transexenal.
    • La producción petrolera fue gradualmente disminuida (de 3 millones de barriles diarios a sólo 2 mbd). De las 9 refinerías sólo quedaron dos y muy maltrechas; disminuyó la venta de elementos procesados y se exportó petróleo crudo
    • Muchos fraudes, corrupción, malbaratamiento y abusos. Las “ordeñas” de los ductos (“huachiloleros”) crecieron el 790%
    • El precio de la gasolina y de la electricidad subió (“gasolinazos”) a pesar de su promesa de abaratamiento
    • Se ofreció potencialmente todo el territorio nacional, y cuando se descubre petróleo se despoja a los campesinos dueños, a veces sin ni siquiera consultarles y con daños ambientales (“fraking”)

 

POLÍTICA

La orientación política de este sexenio estuvo orientada a posibilitar la máxima ganancia para el grupo del poder, con consecuencias desastrosas para el tejido social.

  1. Corrupción e impunidad a niveles inimaginables.
  • En 2016 México ocupó el 123 lugar de 176 países en transparencia. Igualmente, el 4° lugar mundial en impunidad (el primero a nivel americano, con 69 puntos)
  • La corrupción le cuesta al país $347 mmdp al año (9% de (PIB).
  • Hay unos escándalos emblemáticos: la casa blanca de EPN, el socavón de Esparza, la “estafa maestra”, en colusión con algunas Universidades. 22 Gobernadores desviaron fondos para campaña priísta)
  • ASF detectó 104 mmdp en irregularidades en 2016
  • Junto con esto, los gastos de la Presidencia fueron exorbitantes (unos $18,520 mdp), es decir, el 24% más de lo que gastó en esto Felipe Calderón y 33.7% de lo que gastó Fox. Ha sido la Presidencia más costosa, excediéndose en $6,750 mdp más que lo aprobado.
  • Para encubrir estas fechorías fue preciso invertir en mejorar la imagen del Presidente EPN, para lo cual, según el New York Times, el régimen destino unos 40 mil millones de pesos (mmdp). Con ello se lograba cierta censura indirecta en periódicos, radio y TV a modo de “propaganda oficial”, que podía retirarse arbitrariamente, lo que fomentaba cierta dependencia.

 

  1. Delincuencia y violencia
  • El narcotráfico, los delitos fiscales y otros crímenes generan al menos 1.13 bdp cada año (58,500 mdd)
  • Sólo se denuncian 7% de delitos, de los cuales sólo el 4.5% de sentencias condenatorias. Califica 95% en impunidad
  • En 2016, México fue el país con más homicidios después de Siria (23,000). En 5 años del sexenio de EPN hubo 105 mil homicidios. En 2017, uno cada 19 minutos. En 2018: 89 homicidios diarios (4 por hora)
  • Muchos de estos homicidios son selectivos: 12 periodistas asesinatos cada año; 78 alcaldes o exalcaldes; otros funcionarios o candidatos, 33 ecologistas y defensores del medio ambiente, entre 2015 y 2016 (63 agresiones), más de 100 defensores de derechos humanos (más de 100), 24 sacerdotes, etc.
  • Hay 27,600 personas desaparecidas, de las que al menos 165 fueron “forzadas” (fuerzas armadas). ZMG en 2 meses, 635 desaparecidos, En Jalisco, un desaparecido cada 3 horas en este año 2018
  • Hay en México 283,000 desplazados por del terror (como en casos de guerra).
  • En 2013 se denunciaron 6 millones de extorciones, de las que sólo el 2% se reportaron
  • Entre 2007 y 2014, 6.000 menores de 18 años fueron sustraídos por el crimen para convertirlos en sicarios
  • Hay 15,700 plagiarios presos
  • La delincuencia común se desató al punto que superó al Estado, que da muestras de no controlar y la población perdió la confianza en sus instituciones

Ayotzinapa fue un caso emblemático que agravió a toda la sociedad y conmovió al mundo.- La noche del 26 de septiembre de 2014, 43 estudiantes de la Normal Isidro Burgos, en Iguala, Gro., fueron secuestrados por policías de varias corporaciones y entregados al crimen organizado, con conocimiento del Ejército y de las autoridades. El Gobierno mostró incuria, el Procurador Murillo Karam presentó su versión como “verdad histórica” y fue desmentida por investigadores extranjeros. El crimen fue fuertemente repudiado con movilizaciones pocas veces vistas y mereció duros cuestionamientos internacionales, incluyendo la CIDH y la ONU misma. Recientemente, los magistrados del Primer Tribunal Colegiado del XIX Circuito de Tamaulipas ordenaron integrar una Comisión de la Verdad para este caso.

La Ley de Seguridad Interior:- Ante presiones de tanta envergadura, la propuesta del Gobierno es continuar con la presencia de las fuerzas armadas en las calles, que ya desde el sexenio anterior mostró su ineficacia y fracaso.

  • El Ejército Mexicano ha cobrado demasiado poder; se rumora que es asesorado por la DEA misma. Maneja un presupuesto cuantioso: en 2016 se gastaron en armamento 388 mdd (7,500 mdp), es decir, el 246.4% respecto a 2010 o el 0.6% del PIB.
  • Los militares despiertan temor y desconfianza: la CNDH ha hecho más de 500 denuncias de abusos perpetrados por las fuerzas armadas (Tlatlaya, Nochistlán, Palmarito, Apatzingán).
  • Dicha ley ha recibido fuertes críticas, incluso desde organismos internacionales, pues elude controles externos, justifica espionaje de civiles, y más bien parece que se pretende la protección de la clase política hoy cuestionada.
  1. Política exterior:

México había tenido una política exterior muy digna, propugnando por la no intervención y la libre determinación de los pueblos.

  • La elección de Donald Trump en Estados Unidos, nuestro ambicioso vecino del Norte, representó claros desafíos al Gobierno. Sin embargo, desde antes de su elección misma, la política exterior ha sido obsequiosa y humillante: se le invitó antes de su elección; pero en lugar de congraciársele, dio pie a expresiones denigrantes.

 

Resumiendo: Consecuencia de todo esto ha sido, que si bien México mantuvo una macroeconomía relativamente estable, la riqueza se concentró en pocas manos, muchas veces obtenida ilegalmente mediante corrupción y robo descarado; en cambio, el nivel económico de las mayorías se deterioró mucho. La corrupción galopante, la impunidad, la violencia y delincuencia (especialmente del crimen organizado) y los mecanismos de arbitrariedad, fraude democrático y opacidad. Por otro lado, el nivel de conciencia de la sociedad ha aumentado, llegándose al punto del encrispamiento y del hartazgo que podríamos calcular en un 80% de la ciudadanía, mientras que el otro 20% se beneficia –o cree beneficiarse- en la continuación de las políticas implementadas. El resultado se verá en las urnas.

 

II EL CONTEXTO INTERNACIONAL

1.     EL NEOLIBERALISMO

  • Actualmente, la facilidad de comunicaciones permite pensarlo todo a nivel planetario, es decir, en su globalidad. Esto permite ahorros significativos al operar modularmente, según las ventajas económicas que se ofrezcan en cada parte del proceso: países dónde haya recursos más abundantes y baratos, los de mano de obra cualificada y barata, los de legislaciones más benévolas para impuestos, los de contar con una clientela demandante para el consumo, etc.
  • Como se suele decir, este modelo ni es “neo” (más bien retrocede a las formas más salvajes del capitalismo victoriano), ni es “liberal”, puesto que los liberales que nacieron con la Revolución Francesa, pugnaban por la democracia, los derechos humanos y los ideales de “libertad, igualdad y fraternidad”… valores que estos descendientes ignoran. En sus orígenes los liberales iban contra la monarquía, contra la opresión oligárquica, contra la concentración de la riqueza y contra todo lo que frenara la libertad de pensamiento. En economía, propusieron que los gobiernos no coartaran la libertad de mercado; pero justificaban su intervención para evitar monopolios y la competencia sucia. Su origen se debió a su oposición contra los “conservadores”, identificados con el viejo régimen (alianza trono/altar).
  • Los “neoliberales”, en cambio, proponen una libertad de mercado sin ninguna restricción ni intromisión estatal; propugnan la propiedad privada absoluta, así como las leyes de la maximalización de la ganancia y la minimalización de los costos (se privatizan las ganancias y se socializan las pérdidas)… Además, pactaron con sus antiguos adversarios “conservadores” (los sectores eclesiásticos más conservadores, la ultraderecha, etc)
  • Consecuencias de este sistema:
  • Gran desigualdad económica.- Con los mecanismos políticos y tecnológicos, pueden transferir hacia las élites del poder, los mayores recursos posibles en control de las mayorías de la población mundial. Así se concentra riqueza como nunca antes se había dado: Según la organización Oxfam, el 1% de la población (unos 75 millones de personas) acaparan el 99% de la riqueza mundial, y entre estos, ocho empresarios poseen una riqueza equivalente a la de la mitad más pobre de todo el Planeta. En el otro polo está el aumento de la pobreza mundial (una tercera parte de la población). Numerosos sectores que quedan fuera del proceso productivo y no podrán ser reabsorbidas (“población sobrante”). Todo esto, con el apoyo de las grandes instituciones mundiales (FMI, BM, WTO, BID…)
  • Fuertes desastres ecológicos (debido a la apropiación de los avances tecnológicos): Por ejemplo, si la temperatura de la tierra ha aumentado 1.5° a partir de la Revolución Industrial (a mediados del siglo XIX), se prevé que en este siglo podría aumentar un grado más. Pero si alcanzara los 2°, se adelgazaría la capa de hielo de los polos y de los glaciales, el nivel del mar subirá entre 0.25 y 0.88 mts., habría más ciclones, sequías, inundaciones (se han cuadruplicado respecto a los años 60’s del siglo pasado), habría enfermedades tropicales en nuevos lugares. Las naciones pobres serán las que más sufran los cambios. Pero igualmente, en unos 15 años la falta de agua potable alcanzaría al 40% de la población.
  • Degradación de la democracia.- Las grandes instituciones financieras mundiales y las trasnacionales limitan la soberanía de los estados nacionales. No sólo son ellas las que toman las grandes decisiones económicas, sino que ejercen fuertes presiones y control ideológico, sea a través de las grandes cadenas de los media, sea mediante el espionaje cibernético (Facebook, tarjetas de crédito, conversaciones telefónicas, etc). De esta forma, destruyen a los líderes opositores e imponen a sus incondicionales. Si la manipulación no bastara, el sofisticado armamentismo estadounidense disuadirá a cualquiera.

 

  • Mitos neoliberales.- Este modelo alega tener un respaldo “científico”:
  • La economía sería una ciencia “dura” (como la física o la química). Pueden reconocer los grandes problemas globales; pero aun así, dicen que estamos en “el mejor de los mundos posibles”, y que con esta ciencia llegaríamos al “fin de la historia”. Pero en realidad la economía no es una ciencia dura. Los economistas pueden organizar la riqueza producida, sea en aras de la maximalización de la riqueza de unos pocos, sea desde las mayorías, procurando que todos satisfagan del mejor modo posible sus necesidades. La decisión no es de índole económica, sino de voluntad política
  • Justifica la concentración de riqueza, alegando que antes de distribuir la riqueza hay que producirla, y que entonces, poco a poco irá descendiendo a las capas inferiores, hasta alcanzar el mejoramiento de las mayorías. Se trata de algo así como una fuente con varias bandejas sobrepuestas: cuando el agua llena la superior, se escurre a la siguiente y así sucesivamente (teoría del “derrame”). Pero en realidad lo que se observa es la superconcentración de la primera bandeja y el empobrecimiento de las demás.
  • La globalización altermundista solidaria.- Nos encontramos con una estructura demasiado fuerte y consolidada. Sin embargo, hay elementos que le resisten, presentes en todo el Planeta. Son los “civisionarios” o “altermundistas
  • Tienden a un cambio total utópico a largo plazo, que propone la defensa del medio ambiente, los derechos humanos, la igualdad de género, la democracia participativa, en apoyo a los pueblos originarios en sus luchas por la defensa de su territorio y sus recursos. Sin embargo, no cuentan aún con un programa orgánico. Este se va creando desde las bases, desde la globalidad de la solidaridad (Porto Alegre).
  • Son concientes de que hoy por hoy, este modelo no podrá ser fácilmente vencido; pero también de que si algunas realidades del presente no son atendidas pronto, se desencadenaran procesos de deshumanización difíciles de revertir.

En México llevamos 30 años de Gobiernos neoliberales, los cuales han deteriorado tremendamente las condiciones de las mayorías, se han saqueado los recursos naturales y nos han hecho más dependientes del extranjero. Así, mientras las ganancias de los empresarios entre 1976 y 2012, aumentaron, del 53% del ingreso nacional al 78%, las remuneraciones de los trabajadores se redujeron, del 40% de dicho ingreso nacional al 20%, y los costos de la canasta básica aumentaron más del 70%. Los puestos de trabajo, si bien aumentaron en número, son de mejor calidad y remuneración, ha crecido la pobreza y la desigualdad, y el crecimiento económico casi nunca ha superado el 2.5% del PIB.

Por la aceleración de los procesos y la eficiencia tecnológica es previsible que el mundo no podrá sostener este modelo por mucho tiempo y que la concentración de la riqueza –con todos sus costos ecológicos y de desigualdades sociales- crecerá en cada sexenio. Igualmente podemos prever que no será posible zafarse del modelo para un sólo país, y menos en un sólo sexenio.

  1. LA ELECCIÓN DE DONALD TRUMP

El 10 de noviembre de 2016 fue electo Donald Trump como presidente de los Estados Unidos. Ya sabemos que se trata de un racista, misógino, populista, ignorante… Propone una economía proteccionista cerrada—“American  First”–, que si en parte se opone a la globalización neoliberal, en la práctica se traduce en un mayor endurecimiento de la política económica, en último término funcional al neoliberalismo. La parte de su campaña que ganó más adeptos fue justamente el endurecimiento de su política para con México:

  • Trump pretende endurecer su política comercial (TLCAN), y ya ha puesto aranceles al acero y al hierro, con lo que el Tratado peligra, y aunque para México no haya sido muy favorable, su repentina cancelación provocará daños indudables
  • Endurece la política migratoria: hay más de 700,000 procesos de repatriación, en las que se ve la crueldad de separar a los menores de sus padres. Hasta ahora se habla de por lo menos unos 1,800 casos. Además, el Presidente se expresa en forma denigrante de nuestros emigrantes, tachándolos de “violadores” y “traficantes”.
  • Desde su campaña electoral misma, no cesa de hablar del muro para impedir la migración y el tráfico de drogas, insistiendo que México debe pagarlo.
  • México se plegó ridículamente a la política norteamericana, en especial en Venezuela y Norcorea (ganándonos enemigos gratuitos).

Según el lingüista y connotado analista político Noam Chomsky, Trump es la peor amenaza al mundo: no cree en el calentamiento global y puede declarar una guerra mundial

El Gobierno actual de México ha sido excesivamente obsecuente, creyendo que con eso Trump estaría más dispuesto; pero se vio que ha sido al revés.

El Presidente que México necesita para el próximo sexenio deberá ser alguien, que manteniendo la diplomacia y la corrección, sea firme y esté dispuesto a defender al país.

  1. LA REALIDAD LATINOAMERICANA

  • Desde hace medio siglo cobramos conciencia de nuestra identidad latinoamericana. Pertenecemos a una “Patria Grande”, en sentido bolivariano; compartimos problemáticas históricas, culturales, económicas, políticas y sociales comunes, y por tanto, no podemos dejar de prestar atención a lo que sucede en nuestro subcontinente.
  • A inicios de este siglo XXI, la coyuntura abierta por Hugo Chávez y el petróleo venezolano impulsó expectativas principalmente entre los países “bolivarianos”. Algunos países eligieron gobiernos, que sin abandonar el neoliberalismo (y menos optar por cierto socialismo), trataron de resistir mejor sus presiones—Argentina (Cristina Kirchner), Brasil (Luiz Inacio Lula da Silva y Dilma Rousserdof); Uruguay (José Múgica); Bolivia (Evo Morales), Ecuador (Rafael Correa), incluso Bachelet en Chile… y el infaltable apoyo cubano.–.
  • Sin embargo, el imperio neoliberal logró neutralizarlos. Aprovechando los puntos débiles de cada país (el Parlamento, una oposición servil, el poder judicial venal, el ejército, etc.), logró neutralizar su popularidad, encontrándoles algunas fallas para destituirlos o incluso, encarcelarlos. No obstante la agresividad del sistema neoliberal para la economía de las mayorías, el hecho es que logra imponerse y un poco en todas partes el mundo parece derechizarse. Un poco el miedo a que las cosas se pongan todavía peor (la libertad exige un precio) y sobre todo la manipulación de las cadenas noticiosas (la “posverdad” o más bien, la “plusmentira”).
  • Hay quien observa que recientemente se está conformando un nuevo bloque progresista, conformado en México (Andrés Manuel López Obrador), Colombia, Perú y Chile. Los nuevos líderes tienen elementos comunes: surgen de gobiernos neoliberales, los países pertenecen a la Alianza del Pacífico (más plegados a Estados Unidos), no nacen de movilizaciones (tomas de carreteras, etc.) sino que actúan de manera silenciosa, tienen sus orígenes en organizaciones de Izquierda, evolucionan hacia un campo progresista aún en construcción, buscan espacios entre la Derecha y la Izquierda nacida en S XXI, etc.

Este contexto internacional condiciona las alternativas electorales; aunque no aparezca mucho en los debates de los candidatos.

 

III EL PERÍODO PREELECTORAL

 

1. LA DEMOCRACIA EN MÉXICO: TAREA PENDIENTE

En la historia de México nunca hemos tenido verdadera democracia:

  • Colonia: Se vivía en la monarquía, centralizada en la Metrópoli. En la Nueva España, el Virreinato, con funcionarios peninsulares asignados por la Corona, en alianza con la Jerarquía Católica.
  • SIGLO XIX- Los Gobiernos se sucedían mediante asonadas militares (golpes y contragolpes), a través de los cuales, los conservadores fueron perdiendo fuerza en favor de los liberales.
  • PORFIRIATO- El Siglo terminó con la dictadura de Porfirio Díaz: todas las fuerzas podían jugar (liberales o jerarcas del clero), siempre y cuando reconocieran la figura del Señor Presidente
  • REVOLUCIÓN MEXICANA (1910-1940) Si bien el movimiento representó un cambio radical, el protagonismo popular lo representaba “la Bola”. El grupo revolucionario que se impuso con la fuerza de las armas, fue alianza de la burguesía nacional con los sectores populares, en torno al Presidente Calles y su Maximato de tres presidentes “peleles” (Emilio Portes Gil, Pascual Ortiz Rubio y Abelardo Rodríguez). Finalmente, Lázaro Cárdenas fue elegido y expulsó a Calles. Se funda el Partido Nacional Revolucionario.
  • EL Partido Revolucionario Institucional.- El objetivo de esta estructura, desde su fundación, fue conjuntar a todos los caudillos locales en torno a la figura del Presidente en turno, elegido por su antecesor con el respaldo de los sectores “populares” (CTM, CNC, CNOP). Durante 82 años se tuvieron siempre las elecciones sexenales; pero la maquinaria estaba posesionada de las instituciones y se utilizaban los fraudes electorales, primero, de forma cínica (robo de urnas, patrón rasurado; “carrusel”) y luego mediante el fraude cibernético o la compra de votos. Es lo que se Vargas Llosa llamó la “Dictadura Perfecta”. El modelo persistió a pesar de la llamada “transición democrática”, con los dos sexenios panistas –Vicente Fox y Luis Felipe Calderón Hinojosa-, en los que no hubo voluntad de modificar el Sistema y nuevamente se dio el fraude electoral para desconocer el triunfo de Andrés Manuel López Obrador.
  • En el sexenio de Enrique Peña Nieto, la Sociedad Civil ha podido arrancar algunos candados, y con trabajos y obstáculos, se han creado algunas nuevas instituciones que dificultan un poco más la corrupción y la falta de democracia.

La democracia ahora aún no está dada, sino que se halla aún en proceso de construcción; pero se van dando pasos significativos, arrebatados por la sociedad civil organizada. Al inicio de las precampañas, muchos ciudadanos –especialmente los jóvenes y los indígenas de su Consejo Nacional y del EZLN– se mostraban escépticos y desesperanzados; había repulsa generalizada hacia a los Partidos, desinterés, poca información y desconfianza en las instituciones. El encrispamiento colectivo favorecía la abstención: de cada 10 mexicanos, 8 estaban hartos de la degradación del país, 9 no creían en los Partidos políticos y rechazaban a todos en bloque (“todos son iguales”). Es decir, desconfían de la clase política en su conjunto, como contaminada por la corrupción y la ambición. Desconfían también de las autoridades electorales y del sistema electoral mismo – nadie cree que no vaya a haber fraude electoral sofisticado-; y además, éstas son las elecciones más costosas de toda la historia: $45,620 mdp. En elecciones pasadas, los Partidos desviaron 185 mmdp para sus respectivas elecciones. Se percibe que no hay condiciones para un cambio alternativo al sistema neoliberal. Por la experiencia con otras campañas anteriores, se sabía que más que programas, en los debates se trataría de descalificar a los contrarios; se recurriría a la “guerra sucia” con calumnias y mentiras; se hastiaría a la población con espectaculares y “gingles” sin contenido, y que sería difícil evitar la compra de votos y otras formas cada vez más sofisticadas de fraude cibernético. Por eso, antes de las campañas se preveía que mucha gente iba a hacerse a un lado en la abstención. El resultado posible podría ser el caos y la anarquía, y a lo más, algunos movimientos locales con ciertas reivindicaciones sin un proyecto nacional unificador.

Sin embargo, como dijo alguien, la verdad es que “los malos gobernantes fueron elegidos por buenos ciudadanos que no fueron a votar”. Conforme se acercaba la fecha de elecciones, fue creciendo el interés, especialmente entre el electorado joven, y se fue percibiendo que había elementos para un cambio esperanzador, o al menos, miedo a dicho cambio, que habría que evitar.

 

2. LOS CONTENDIENTES

 

  • Poco antes del inicio de las precampañas, algunos analistas preveían mucho abstencionismo. Se notaba, principalmente entre los jóvenes,. Sin embargo, a medida que la fecha se fue aproximando, se pudo constatar que las elecciones estaban despertando sumo interés.
  • El 8 de septiembre de 2017 inició oficialmente el proceso electoral del 2018, organizado por el Instituto Nacional Electoral (INE). A partir de dicho día hasta el 30 de diciembre se recibieron y analizaron las manifestaciones de los interesados en ser candidatos independientes. Igualmente, del 1 de septiembre al 31 de octubre, el Consejo General del INE fijó los topes de gastos de campaña, por precandidato para diputados federales, senadores y presidente. En este mismo período, también el INE recibió, revisó y analizó la documentación presentada por los partidos políticos para solicitar el registro de una coalición.
  • Del 6 de octubre al 4 de diciembre se debieron haber obtenido las firmas de apoyo requeridas para candidaturas independientes. Para candidaturas para Presidente se requerían 593 firmas, distribuidas en al menos 17 entidades federativas (el 1% del padrón electoral).
  • Del 15 de enero al 15 de febrero de 2018 fue el tiempo para el registro de Candidatos, sea de Partidos, sea de Coaliciones, sea de Independientes. Es necesario recordar trayectorias partidistas:

 

A “TODOS POR MÉXICO”

PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL

Fue el Partido hegemónico del México postrevolucionario. Alardea haberse mantenido en el poder por más de 80 años; sin embargo, en rigor no ha sido así. En realidad no es exactamente así, pues proviene de otros Partidos:

  • Partido Nacional Revolucionario.- Partido político mexicano activo entre 1929 y 1938. La muerte del presidente electo Álvaro Obregónen 1928, en torno a cuya persona se aglutinaban distintos grupos y dirigentes surgidos de la Revolución Mexicana, acarreó un riesgo de dispersión política. En consecuencia y por iniciativa de Plutarco Elías Calles se fundó el PNR para «transitar» de un «gobiernos de caudillos» a un «régimen de instituciones»; pero se quedó en buenas intenciones, y con una ideología nacionalista y populista
  • Partido de la Revolución Mexicana (PRM) (1938-1946).- Partido fundado por Lázaro Cárdenas el 30 de marzo de 1938, como una medida para deshacerse del fraude electoral de 1929 en contra de José Vasconcelos. Cárdenas eliminó la estructura basada en partidos regionales creado por Calles y la substituyó por uno de carácter corporativista, en el que se esperaba que los intereses de los ciudadanos fueran representados y transmitidos por los así llamados “sectores”. Con Lázaro Cárdenas la burguesía nacional se alió a los sectores populares, a los que favoreció; pero que a la vez controló. La Revolución Mexicana destruyó el viejo régimen oligárquico extranjerizante del porfiriato.
  • El PRI, propiamente dicho (1946 a 1988) corresponde a la política del “desarrollo estabilizador” (desde Miguel Alemán). Representa la deformación del proyecto de la Revolución, asumiendo la forma de una “monarquía sexenal”, sostenido mediante el fraude, la corrupción y la represión. El Partido surge de las corruptas y sometidas organizaciones populares (CTM, CNC CNOP). Vargas Llosa calificó este sistema partidista como “democracias perfecta”. La crisis de 1968, provocada ya por el descontento de las clases medias que no podían ser ya favorecidas, evidenció que la nueva economía mundial no permitiría continuar este modelo. Luis Echeverría, José López Portillo y Miguel de La Madrid Hurtado (1982 a 1988) sentaron las bases de acumulación para un nuevo modelo, que iniciaría con Carlos Salinas en 1988.

 

  • NEOLIBERALISMO (PRI-PAN) 1988-¿2018? Una característica es su desinterés por los sectores populares. Las políticas sociales fueron sustituidas por programas asistencialistas (“Oportunidades”, “Solidaridad”, “Progresa”, etc.), consistente en dar cierto subsidio a familias con hijos en la escuela, que no modifica su condición de precariedad y que se ha prestado al clientelismo político. Se Gobierna por y para las élites nacionales y extranjeras. Se siguen ganando elecciones mediante fraudes cada vez más descarados o más sofisticados. El partido impone autoridades electorales, controla la TV, allega recursos ilegales para compra de votos. Una red de gobernadores y funcionarios corruptos ha posibilitado y solapado la corrupción y la impunidad.

Ahora este partido está agotado; aunque aún controla las instituciones y el Congreso. Después de este sexenio y de los fraudes electorales recientes (Estado de México, Coahuila) ha merecido un repudio generalizado.

  • En las precampañas, se presentaron algunos precandidatos: del círculo más cercano a EPN se postularon Aurelio Nuño (Educación), Osorio Chong (Gobernación), José Narro (Salud) y José Antonio Mead Karibeña (Hacienda), además de otros personajes del “viejo PRI” (Manlio Beltrones); pero finalmente se eligió al Secretario de Hacienda, quien ya había desempeñado este puesto desde el sexenio anterior. A pesar de no pertenecer al PRI, sino ser un ciudadano sin afiliación partidista, no pudo ocultar sus vínculos con el priísmo.

 

  • Para reforzar su candidatura, el PRI logró presentarse en Coalición con el Partido Verde y el Partido Nueva Alianza (con participación de sectores del magisterio cercanos a Elba Esther Gordillo). La coalición eligió como su candidato a José Antonio Mead, quien había tenido experiencia en la gestión pública en sexenios anteriores y demuestra buena preparación académica.
  • A Mead no se le han comprobado pruebas de deshonestidad; aunque sí algunos vínculos con funcionarios encubridores de corrupción (entre otros, fuertes erogaciones en SEDESOL o en la “Estafa Maestra” en triangulación con universidades). Su padre estuvo implicado en el FOBAPROA. José Antonio fue responsable de los “gasolinazos” recientes. No tiene carisma y se muestra muy lejano al pueblo.

 

B “POR MÉXICO AL FRENTE”

  • Esta coalición está formada por el Partido de Acción Nacional, el Partido de la Revolución Mexicana y el Movimiento Ciudadano. Conviene, pues, recordar la trayectoria de estos Partidos que lo componen.
  • Estos Partidos (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano), debido a sus escisiones internas, integraron esta Coalición. Habían participado con el PRI de Peña Nieto en el “Pacto por México”, quien llevó a cabo las llamadas “Reformas Estructurales”, de corte neoliberal, que en algunos aspectos quedaron incrustadas en la Constitución misma. Por lo mismo. Participan -aunque de diversos modos- en el mismo proyecto económico; aunque prometan menos corrupción.

PARTIDO DE ACCIÓN NACIONAL

•       Fundado en 1939 por Manuel Gómez Morín, junto con Efraín González Luna, Aquiles Elordoy, Luis Calderón (padre de Felipe), etc. Su orientación fue democristiana, con ideas de Santo Tomás de Aquino y de la Doctrina Social Cristiana,[2] que ahora esto ya se perdió.

•       El PAN se alió con la Unión Nacional Sinarquista de ideología de ultraderecha y recientemente, tiene un sector de esta orientación: el Yunque. También ha estado cerca de los sectores conservadores de la iglesia, oponiéndose al aborto y al matrimonio homosexual.

•       En 1988 presentó como candidato a la presidencia a Manuel Clouthier (Maquío) –pionero en México de la ideología neoliberal-, argumentando que de lo que se trataba era de ganar las elecciones.

  • En los dos sexenios anteriores al actual obtuvo la Presidencia, con Vicente Fox (2006) y Felipe Calderón (2012), período que se le conoce como “transición democrática”. Ha tenido también varios Gobernadores. Sin embargo, se ha considerado que en realidad no hubo tal “transición”, pues este Partido no significó una alternativa real, ni para evitar la corrupción, ni en el combate al crimen organizado, en una guerra evidenciada como contraproducente.
  • El PAN, durante el sexenio de EPN se mostró escindido, entre una corriente más vinculada al expresidente (Cordero, Lozano, Margarita Zavala), y otra más oportunista en torno a la Dirección del Partido (Ricardo Anaya), quien logró imponerse.

PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA

•       La Izquierda en México ha tenido una larga tradición. En el movimiento revolucionario de 1910, el anarquismo fue muy fuerte, aún antes de la revolución rusa.

•       En 1919 se fundó el Partido Comunista Mexicano (PCM), de línea moscovita. En 1930, siendo Lombardo Toledano líder de la CTM, entregaron esta Central de trabajadores al PNR, por el peligro que entonces representaba el fascismo. Lombardo se separó de ellos y en 1948 fundó el Partido Popular Socialista (PPS).

•       El PCM había estado proscrito; pero a pesar de ello en 1977, con Valentín Campa como Candidato, obtuvo un millón de votos (el 4%), por lo que tuvo que ser reconocido.

  • En ese tiempo, habían varios Partidos de Izquierda que competían entre sí. El lúcido dirigente comunista, Arnoldo Martínez Verdugo, deslindó el PCM del estalinismo, abriéndose a nuevas corrientes, de inspiración de Antonio Gramsci.[3]
  • Esto fue un gran paso hacia la unificación de la Izquierda. En 1981, el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT), el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) (con Herberto Castillo), la Corriente Socialista (CS), entre otros, se unificaron e integraron el Partido Socialista Unificado de México (PSUM), el cual, posteriormente, incorporando otros Partidos más, se registró como Partido Socialista Mexicano (PMS). Ya en 1987 el Partido Socialista de los Trabajadores (PST) y el grupo de Aguilar Talamantes, formaron el Partido Frente Cardenista de Reconstrucción Nacional (PFCRN).
  • En 1988, ante el fraude electoral de Salinas, Cuauhtémoc Cárdenas formó el Frente Nacional Democrático. Al mismo tiempo una escisión del PRI formó el Partido del Trabajo (PT) y se formó el Movimiento Ciudadano de Dante Delgado. Todos estos grupos integrarán el PRD, manteniendo, empero, cada uno de ellos cierta autonomía relativa (“tribus”). Entre estos diversos grupos se impuso la corriente de Nueva Izquierda (los “Cuchos”), de Jesús Ortega y Jesús Zambrano, que propugnaba diálogo con el Gobierno, aun de tendencia neoliberal.

“POR MÉXICO AL FRENTE”

  • En este tiempo afloraron algunos conflictos internos, siendo el principal el que hubo al interior del PAN, por el cual, Margarita Zavala, una de los aspirantes, decidió abandonar su Partido y presentarse como Independiente.
  • Dado que los Partidos que integran el Frente tienen ideologías opuestas (por ejemplo, las cuestiones de política sexual, como el aborto y la homosexualidad), se prevén conflictos internos. Representando adversarios tradicionales, no hay garantía que muchos de sus militantes al momento de votar, dejen de hacerlo por la coalición, y parte del electorado queda algo confundido, ante “chapulines” que abandonan sus principios por buscar el poder.

C JUNTOS HACEMOS HISTORIA

Se trata de una Coalición en torno a la figura de López Obrador, que integra los siguientes Partidos:

  • El Partido del Trabajo fue fundado en 1990, a partir de algunos movimientos populares en y Comités de Defensa de Chihuahua, Durango y Zacatecas. Su principal dirigente es por Alberto Anaya)
  • El Partido de Encuentro Social fue fundado por Hugo Eric Flores como Asociación Civil en 2003, pasando a ser Partido Estatal en Baja California en 2006 y Partido Nacional en 2014. Tiene una afiliación entre evangélicos e ideología de centro derecha. Tiene presencia en 25 Estados y una membresía calculada en 70,000 personas
  • El MOVIMIENTO DE RENOVACIÓN NACIONAL (MORENA). Este movimiento fue creado por Andrés Manuel López Obrador en 2011 como Asociación Civil, para impulsar su candidatura. En 2014 fue registrado ante el INE como Partido Político.

Andrés Manuel López Obrador

Nacido en Macuspana, Tabasco en1953, se incorporó al PRI en 1970, ejerciendo varias funciones. En 1988 se afilió a la Corriente Democrática, con Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo, facción del PRI que pretendía en vano su democratización. Ante el fraude electoral, esta Corriente salió del PRI y formaron el Frente Democrático Nacional (FDN) que se convertiría en el Partido de la Revolución Democrática (PRD). Este Partido lo postuló para Gobernador de Tabasco, y ante un evidente fraude electoral, organizó una marcha a pie, de Tabasco a la Ciudad de México (“Éxodo por la Democracia”), que logró la anulación de las elecciones. Nuevamente se presentó a las elecciones de 1994 para la misma Gubernatura, con otro fraude. Fue presidente del PRD entre 1996 y 1999. Ejerció la Jefatura del Gobierno del Distrito Federal el 5 de diciembre de 2001. Por un conflicto debido a una supuesta expropiación de un predio cerca de Cuajimalpa que facilitaría la entrada al Hospital ABC, la Cámara de Diputados, el 7 de abril de 2005, le quito el fuero. AMLO pidió autorización de retirarse de su cargo para poder defenderse de la acusación. Para las elecciones de 2006, contendió por la Presidencia, contra Vicente Fox, y nuevamente en 2002, contra Felipe Calderón. En ambas elecciones demostró que hubo fraude, siendo respaldado por numerosos partidarios, que tomaron el Paseo de la Reforma

  • No se le ha descubierto deshonestidad; vive austeramente; tiene claro compromiso con la legalidad electoral, la anticorrupción y una nueva política contra la violencia; es quien mejor conoce el país, pues ha recorrido dos veces todos los municipios.
  • AMLO ha sido blanco muy tupido de críticas de toda índole. En las precampañas se le han hecho algunas acusaciones:
    • Se le tilda de ambicioso de poder, sin ideológica definida (del PRI pasó al PRD y lo dejó), y se le acusa de haber dividido a la Izquierda.
    • Se le descalifica como inepto o ingenuo (aunque su gestión como Jefe de Gobierno del Distrito Federal fue bastante exitosa). Propone cosas poco viables, o las va cambiando, se le nota simplismo en sus propuestas o no dice cómo va a realizar sus promesas, etc.
    • Por idiosincrasia parece ser autoritario o intolerante. Parece que sólo él es quien decide en su Partido.
    • Ha ido anunciando nombres con quienes podría formar gobierno o para candidatos locales. Aunque algunas de estas personas poseen reconocimiento de honestidad y competencia, hay otras provenientes de otras corrientes ideológicas o con reputación dudosa; pero cree que pueden ser controlados.

Algunas de estas críticas pueden tener cierto fundamento objetivo, las mayoría de estos cuestionamientos provienen del miedo que despierta entre la clase política tradicional y los sectores beneficiados por la política actual, quienes han sabido introyectar entre las clases medias, azuzando el miedo y realizando una “guerra sucia” con malentendidos, mentiras o calumnias.

D CANDIDATOS INDEPENDIENTES

La legislación electoral admite candidatos sin partido (los “independientes”). Sin embargo, se les pusieron condiciones difíciles de cumplir (800 mil firmas en 17 estados). Inicialmente se presentaron muchos; pero finalmente sólo 85 lograron las firmas requeridas (77 para diputados y 7 para senadores). Pareció que Pedro Ferriz De Con, Armando Ríos Piter, Jaime Rodríguez (“El Bronco”) y Margarita Zavala podrían ser quienes cumplieran las condiciones; pero al analizar las firmas, se comprobó que sólo Margarita tenía presencia en los Estados requeridos; pero muchas de las firmas de los candidatos eran falsas o se habían presentado sólo fotocopias (que no tienen validez), por lo que sólo se aprobó a Margarita Zavala. Sin embargo, el Tribunal Federal Electoral, a última hora, en una votación muy cerrada entre los magistrados, le dio el pase a El Bronco. Por otro lado, María de Jesús Patricio (“Marichuy”) fue impulsada por el Consejo Indígena Nacional, como única opción antisistema, a sabiendas de que le sería muy difícil cumplir los requisitos y tener posibilidades de ganar. Sin embargo, se le postuló para que quedaran más visibilizadas las demandas indígenas y aprovechó la precampaña para difundir los planteamientos indígenas, hasta que un accidente le impidió continuar.

 

3. LAS PRECAMPAÑAS

Se supone que las PRECAMPAÑAS, en el calendario electoral, eran para que cada Partido elijiese su propio candidato entre varios aspirantes. Por tanto, la propaganda debería destinarse a sólo las bases de cada Partido. Sin embargo, en realidad fueron simples adelantos a las “campañas”, que de hecho ya venían dándose. Se caracterizaron por la descalificación a los candidatos opositores, la cínica y difamatoria “guerra sucia” y la corrupción, real o inducida, que todos los Partidos Tienen detrás.

Se elaboraron diversas encuestas, con diverso grado de confiabilidad, entre las cuales está la del diario REFORMA. Una encuestadora especial es el Barómetro Electoral Blomber, basado en agragación de encuestas ponderadas por su nivel de calidad. Dicha calidad tuvo como criterios, las campañas presidenciales de 2006 y 2012, su tamaño y margen de error, dándole mayor crédito a los sondeos realizados en viviendas que por teléfono.

Las encuestas pronto revelaron que era Andrés Manuel López Obrador (AMLO) quien lasencabezaba, con creciente distancia de sus contrincantes. Ante la notable distancia del puntero, fue claro que Mead y Anaya compitirían más bien por el segundo lugar, con la esperanza de que, finalmente, cuando la elección se polarizaría entre sólo dos proyectos alternos. Siendo AMLO el indisputado exponente de uno de ellos, el segundo lugar de la precampaña podría tener cierta posibilidad de salir vencedor de toda la contienda. Con este objetivo, Mead, el candidato postulado por la Coalición “Todos por México” acusó a Ricardo Anaya, de la Coalición “Por México al Frente” por una supuesta triangulación de recursos, mediante una fundación que él mismo creó, para hacer un millonario negocio inmobiliario. Anaya se defendió y acusó a la PGR de utilizar el aparato del Estado para una “guerra sucia”. Igualmente, anunció que de triunfar, iba a llevar a la cárcel a Peña Nieto. Con todo, José Antonio Mead, el candidato presentado por la Coalición en torno al PRI se vio muy bajo y que no iba a levantar.

Por supuesto, los ataques más encarnizados se dirigieron hacia AMLO. Orquestado por el poder económico y por quienes AMLO califica como “la mafia del poder”, se difunde gran cantidad de propaganda para sembrar el miedo y disuadir al electorado a votar por él. Las redes sociales se han prestado para hacer circular “memes” descalificadores. Se sabe que hay agencias con programas para hacer circular algunos de estos (por confesión expresa Antonio Sola, quien en 2012 diseñó el slogan “AMLO, peligro para México”). Esta propaganda cala principalmente entre sectores de la clase media urbana, que temen que AMLO convierta a México en otra Venezuela, que tiene conexión con Rusia y que encarna un populismo irresponsable (fijándose en ideas improvisadas soltadas en las plazas, para atraer auditorio). Afortunadamente, MORENA se ha ido formando una base dura que reacciona sobre todo ante simplismos o desfiguraciones. Al término de las precampañas, un promedio de las principales encuestas calculaban a Morena el 33%, “Por México al frente” tendría el 26% y “Todos por México”, el 14.3%

 

4. LAS CAMPAÑAS

  • Del 11 al 18 de marzo fueron los acuerdos en torno al financiamiento de los Partidos, y antes del 29 del mismo mes se recibieron las solicitudes de registro de las candidaturas ganadoras de las precampañas y atención de que los Partidos cumplan con la normatividad legal.

 

  • El 30 de marzo comenzaron las campañas propiamente dichas. Para esta ocasión me parece que hubo menos contaminación visual (espectaculares) y auditiva (“gingles”), que sirven de bastante poco. Lo que el electorado esperaba eran propuestas y programas; pero más bien lo que preponderó fue tratar de desprestigiare mutuamente, sacando a relucir reales o supuestas corruptelas. Todos coincidían en combatir la corrupción y la impunidad, disminuir las diferencias en la repartición de la riqueza y disminuir la violencia; pero apenas se esbozaron planes más concretos para ello.

 

  • Slim entra al debate.- El 26 de abril Carlos Slim, uno de los hombres más ricos del mundo, se sumó a las descalificaciones hacia AMLO, defendiendo el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Dijo que la obra beneficiaría a 5 millones de personas. En respuesta, MORENA difundió un comic con información clara, elaborada por Chapingo, donde se ve los estratosféricos costos y los riesgos que representa el subsuelo.

 

  • El primer debate, el 22 de abril, cinco Candidatos se confrontaron, incluyendo a los “independientes” Margarita Zavala y Jaime Rodríguez (el “Bronco”). Fue claro que cuatro de ellos tenían a AMLO en la mira y lo trataron de desprestigiar. El de Morena, no se preparó expresamente (lo confesó) y como se preveía, la lentitud de su discurso y falta de dominio visual lo hicieron aparecer poco convincente; pero en realidad los destinatarios fueron sus partidarios, que no quedaron defraudados. Anaya se vio con habilidades de polemista y agilidad mental; pero algunos datos que fueron posteriormente desmentidos. Mead, como le es habitual, parecía hablar a especialistas y se notaba su obsesión antilopezobradorcista.

 

  • Segundo debate.– El 20 de mayo fue el segundo debate en Tijuana. Con un público televidente de 12.6 millones de personas (9.6% más que el primero). Youtube tuvo 13 millones de videntes, Tuitter 1.2 millones y Facebook 1.7. Con la moderación demasiado inquisitiva y protagónica de los periodistas Yuriria Sierra y León Krauze; con un formato complicado que no permitía desenvolver mínimamente las ideas, con la presencia de público seleccionado “al azar” para formular preguntas, y con temas que de antemano se preveía que no habría discrepancias de fondo –la relación de México con Donald Trump, y el apoyo a los emigrantes en Estados Unidos y los de Centroamérica–, se prestó más a golpes escénicos, insultos y descalificaciones que a la exposición de propuestas programáticas. Al parecer, el debate no modificó las encuestas (sólo el 8% modificó su voto). Según la prestigiada encuestadora de Demotecnia De las Heras, en muestreo de 500 telefonemas acabado el programa. Los encuestados dieron el primer lugar del debate a López Obradorcon 27%. El 21% fue Ricardo Anaya, el 13% para José Antonio Meade y sólo 7% para Jaime Rodríguez Calderón, “El Bronco”. Pero al mismo tiempo, a la pregunta por el que pareció el peor candidato, López Obrador volvió a ocupar el primer lugar con el 27% de los encuestados; el 21% dijo que fue Ricardo Anaya; el 13% eligió a José Antonio Meade, y sólo 7% para Jaime Rodríguez Calderón.

 

  • Tercer debate.- Tuvo lugar en Mérida, el 12 de julio. Fue conducido por los periodistas Gabriela Warketin, Carlos Puig y Leonardo Puig, quienes esta vez fueron entrevistadores incisivos. El escenario, dentro del soberbio Museo Maya, fe en torno a una mesa circular. Los temas de Economía y desarrollo, con los subtemas de desarrollo sustentable, crecimiento económico, pobreza y desigualdad, ciencia y tecnología, Educación y cambio climático. Dada la índole de estos temas y el encrispamiento de la población, no era posible que ninguno no se mostrara dispuesto a combatir la corrupción, mejorar los salarios y la economía de la gente, apoyar la mejoría de la educación y combatir el cambio climático. Se desarrolló, por tanto, con mayor respeto. Mead, como correspondía a su experiencia transexenial en la Secretaría de Hacienda, se comportaba como el técnico conocedor, que a la gente víctima de dicha economía más bien le asustaba. Anaya, con una sonrisa forzada, se mostró el dominio de polemista entrenada en el parlamento –perfecto manejo del tiempo, defensa de acusaciones y denuncias de supuesta corrupción de sus contendientes. Mostró que su principal contrincante esta vez era Mead, con lo que se colocaba más en la línea de continuidad que en la de cambio, que es lo que el electorado ahora desea. AMLO, confiado en su segura victoria, se mostró redundante, evasivo, sin concretizar sus propuestas.

 

  • Evaluación de los debates.- Ambos formatos no fueron adecuados para conocer y contrastar los programas de los candidatos. Era imposible en uno o dos minutos desarrollar mínimamente un programa y ni siquiera fundamentar una propuesta. En general, el tiempo se ocupó en tratar de evidenciar la poca preparación de los oponentes y descalificarlos, incluso mediante mentiras o insultos. Esto a la gente le fastidió. Por tanto, no fueron relevantes para modificar las preferencias electorales.

 

  • Programa “Tercer Grado” de Televisa. Además de los debates hubo otras iniciativas para conocer los proyectos y propuestas. Así Televisa entrevistó sucesivamente a los diferentes candidatos. El 3 de mayo cinco analistas entrevistaron a AMLO (Denisse Merker, Carlos Loret, Joaquín López Dóriga, Leo Zuckerman, Raymundo Riva Palacios, Drené Delgado y Leopoldo Gómez). Sorprendentemente (quizás buscando un nuevo posicionamiento de la televisora), los entrevistadores esta vez estuvieron dispuestos a escuchar a López Obrador, dejándole tiempo para explayarse. Su argumentación, esta vez, fue clara y convincente, y se despejaron algunos malentendidos.

 

  • Desplegado del Consejo Mexicano de Negocios.- Respondiendo a la denuncia hecha por AMLO, de que algunos empresarios[4] supuestamente financiaban una campaña anónima en su contra y que se habían reunido con Anaya para acercarse a EPN, dichos empresarios, diluyéndose en el Consejo Mexicano de Negocios, autonombrándose representantes de todo el empresariado, publicaron el desplegado “ASÍ NO”, firmado por numerosos logos empresariales, protestando por una supuesta falta de libertad y de intolerancia de “Juntos hacemos Historia”. Otro grupo de empresarios de la Pequeña y Mediana Industria (organización que agrupa unos 5,000 empresarios) se deslinda de ellos. Les contradicen, pues la PYMES proporciona el 70% de los puestos de trabajo, mientras que el CMN apenas un millón y de baja calidad. Esto permitió a AMLO a acercarse a algunos empresarios, centrando su ataque en un pequeño grupo que ejerce presión política y concentra demasiada riqueza.

 

  • El TLCAN.– Las demoras de las negociaciones se relacionaban con las elecciones. A principios de junio, Trump inició una guerra comercial, al exigir aranceles para el acero y el aluminio, obligando a México, Canadá y la Unión Europea a responder de alguna forma. Esto lleva la problemática nuevamente al terreno económico, lo que favorece más a Mead, que está en lo suyo.

 

Evaluación de las campañas:

  • Trabas a la democracia.- Hay que reconocer que la sociedad civil en estas campañas mejoró su conciencia crítica y fue capaz de mayor vigilancia para evitar los fraudes inveterados. El INE y el TRIFE, pese a haberse dejado llevar por presiones (la inclusión de “El Bronco” como candidato, pese a firmas falsas), ha tenido una actuación bastante decente. Sin embargo, de acuerdo con el organismo “Acción Ciudadana Frente a la Pobreza” (ACFP) en 27 Estados ya se han presentado varias denuncias de compra de votos (que van de $500 a $5,000 según la actividad a que se preste) y se rumora que para estos fines ilícitos se utiliza parte del fondo para damnificados de sismos.
  • La violencia electoral.- La presencia del crimen organizado se dejó sentir, influyendo en la votación, de hecho, eliminando candidatos inconvenientes: inscribiendo las campañas dentro del clima de violencia política, hasta fines de mayo se habían registrado unos 104 asesinatos de candidatos y políticos, 34 alcaldes igualmente asesinados, amén de 350 agresiones Cientos de candidatos han renunciado por razones de inseguridad (190 tan sólo en Guerrero).
  • Él fenómeno López Obrador: Suscitó de una mitad de la población, apoyo entusiasta y en la otra mitad, miedo y aversión. Aparte de cuestiones de su carisma, habilidad y conocimiento del país, esta polarización se explica por dos sentimientos compartidos diferencialmente en el electorado, el hartazgo del 80% y el miedo del 20%. El sexenio de EPN evidenció que la economía neoliberal, contra lo que prometía, ha resultado desastrosa para la mayoría de la gente, así como para el medio ambiente. Hay conciencia que este camino, aparentemente el más seguro, a la postre se evidenció como menos seguro, pues de continuar como vamos, el país se deteriorará aún más. Las mayorías se están sublevando contra esta dominación (como un poco en muchas partes del mundo), y seguramente esto se expresará en las urnas. Por otro lado, como era de esperarse, el grupo que ha resultado más favorecido por este proyecto (los multimillonarios que controlan el 9% de la riqueza nacional) se opondrán a cualquier cambio, ya que sus intereses son mayores que su patriotismo o que su sensibilidad social. Dada su poder e influencia, difunden –principalmente entre sectores medios– el miedo al cambio, utilizando para ello distorsiones canallas (“guerra sucia”) o presionan el voto a sus trabajadores.

La estrategia de la campaña de López Obrador ha sido la mejor planeada y ejecutada. Sergio Aguayo, en su colaboración del 20 de mayo del Diario MURAL, habla de tres tipos de campañas que deben cuidarse: a) por aire (espectaculares, “gingles”, spots, redes sociales) b) por tierra (mítines, visitas) c) Por subsuelo (encuentros privados con ciertos sectores de poderes fácticos). AMLO cuidó los tres, privilegiando el segundo, ya que se precia de haber visitado todos los municipios del país. Además ha sostenido encuentros que por lo que se sabe, han sido fructuosos con grupos empresariados locales, Iglesias, etc. En cambio, Anaya privilegió el primero (a), el aire, según El Financiero, de 2015 a mayo de 2018, ha aparecido 14 millones 300 mil promocionales; mientras que AMPLO apenas de 9 millones.

  • La sociedad se fue polarizando en torno a AMLO. Se le atacaba acremente, lo que obligaba a sus partidarios a una defensa igualmente visceral. Se le acusa a AMLO de haber dividido el país; pero en realidad el país ya estaba muy dividido –entre una minoría privilegiada con capacidad de manipulación y las mayorías empobrecidas—y lo que estas campañas hicieron fue tomar conciencia de dicha división.

 

  • El apoyo de Anaya se centró en las bases duras panistas y en algunos sectores de profesionistas, es decir, de quienes asusta que un Gobierno “populista” mengüe sus privilegios. No fue un candidato fuerte; alcanzó la candidatura dividiendo a su Partido y atrayendo como aliado a cúpulas desprestigiadas del PRD (los “chuchos”) que también firmaron el “pacto por México” en 2013. Se mostró como un estudiante empeñoso, buen polemista, pero con desconocimiento del pueblo, y no presentó una alternativa de proyecto, sino a lo más, algo más de honestidad.

 

  • Mead se mostró como experto. Parecía dirigirse al empresariado y a los conocedores de la economía. No tiene carisma y no pudo liberarse de la carga oprobiosa que arrastra el PRI en esta elección.
  • Lo que parece estar en juego son dos proyectos de país, el primero, la continuidad con los mismos modelos neoliberales de los últimos 35 años, que autoprestigiándose como “científicos” y “seguros”, han ido llevando el país hacia despeñadero, con crecimiento de las desigualdades y deterioro del medio ambiente. El otro proyecto, aún no se alcanza a ver bien. Según las propuestas de AMLO, se trataría de centrarse más en la economía interna que en la global (obviamente, no se pude desentenderse del entorno mundial), incentivar la producción nacional, aumento de dinero entre la población (salarios), a fin de que consuma más en productos de empresarios nacionalistas, evitar la corrupción y menguar los privilegios irracionales. Quedan, desde luego, muchos interrogantes y los riesgos que muchos empresarios con poca visión y sentido nacional, saquen sus efectivos, en vez de apoyar este proyecto de nación que en última instancia, también les beneficiaría. Se conseguiría asegurar nuestra soberanía (alimentaria), crear empleos y mejorar el crecimiento económico.
  • Queda también la incertidumbre de un gobierno de López Obrador, en caso de salir electo. Seguramente que tratará de mejorar la economía popular e independizarse en lo posible de la globalización neoliberal; pero conciente de los condicionamientos externos. Quizás busque inspiración en cierta economía keynesiana que en el pasado –en condiciones de postguerra- resultó benéfica al país. Aunque no se conoce bien su proyecto (salvo en su libro), se empeñará en mejorar las condiciones de vida de las mayorías y apoyará la economía nacional orientada al consumo interno, en lugar de apoyarse en las trasnacionales y empresas agroexportadoras. Al parecer va con buenos augurios; aunque se le critica el haberse allegado a gente poco presentable. Pero incluso el llamar a personas de diversos Partidos y procedencias (sin antecedentes claros de corrupción), puede esperar que atraiga apoyo de mucha gente de diversas procedencias a sumarse a su Proyecto de Nación. Es previsible que se organice una oposición de la parte más favorecida de la economía hasta ahora imperante, que le pondrán toda suerte de obstáculos, inclusive con tácticas “sucias”. Por otro lado, eso mismo provocará movilizaciones de sus partidarios, que redundará en mejoría de conciencia y en sus capacidades de organización. Esperemos que dé cabida a sus mejores colaboradores y no caiga en protagonismos vanidosos que le harán perder apoyos.

 

Fin de las campañas electorales.

El 27 de junio, conforme al calendario electoral finalizaron las campañas electorales, con cifras de las encuestas . De este moro se abre un breve período de tres días de silencio reflexivo en espera de la elección.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

[1] El monto de la riqueza total de México en 2014 se calculaba en 77 billones de pesos

[2] Se conoce como “Doctrina Social Cristiana” a las normas, principios y reflexiones del magisterio -principalmente pontificio- relacionados con una ética social derivada del Evangelio. La encíclica fundante fue la “Rerum Novarum” de León XIII, en 1891. Entonces, la condición laboral era sumamente injusta y cruel, que era caldo de cultivo para ideas comunistas. La Iglesia decidió que tenía que decir su palabra. Propone medidas que aún hoy parecieran audaces (derecho de huelga, de sindicatos, jornada laboral de 8 horas, salario mínimo que alcance a toda la familia, participación en utilidades de la Empresa, etc. Sin embargo, acepta la propiedad privada, y su idea de sindicatos fue corporativa (“sindicatos blancos”).

[3] Esto no se dio sin conflicto al interior del Partido, entre las dos corrientes, los “dinos” (“dinosaurios” estalinistas) y los “renos” (“renovadores” del eurocomunismo de Togliati y Carrillo)

[4] Mencionó explícitamente sus nombres: Claudio X Gonzalez; Alberto Bailleres (Grupo Bal); Germán Larrea (Grupo Mexico); Eduardo Tricio (Grupo Lala) y, Alejandro Ramírez (Cinépolis)

DONALD TRUMP:LA ENCRUCIJADA PARA MÉXICO

Quienes pensaban que cuando aquel demente megalómano tomara posesión de la presidencia del país más poderoso de la Tierra moderaría algunas expresiones propias de su campaña, tuvieron que corregir de inmediato su predicción. A doce días de esa fecha, Donald Trump ha provocado un verdadero tsunami, y los principales actores a nivel mundial se encuentran hoy un tanto desorientados, buscando cómo posicionarse ante la nueva era que parece haber iniciado, pues el mundo ya no habrá de ser el mismo. Imagino tres escenarios, cuya viabilidad se concretaría en sucesivos momentos temporales.

  1. ¿Una alternativa posible?– El Presidente Trump desmitifica la solidez del modelo neoliberal. Aquellos axiomas acuñados por los apologistas de este modelo económico –“El Fin de la Historia”, “El Pensamiento Único”, “El Mejor de los Mundos Posibles”-, perdieron repentinamente su incuestionabilidad. Es verdad que el neoliberalismo ya desde hace algunos años presentaba signos de decadencia; pero nadie imaginaba que fuese posible tan rápido una vuelta hacia atrás en el reloj de la historia. La globalización, como fenómeno irreversible, se enfrenta ahora a un “nacional-liberalismo” (que recuerda al “nacional-socialismo” de Hitler), con el retorno de los proteccionismos, del autoritarismo y de las ideologías de ultraderecha: el racismo, el machismo, la prepotencia militarista, la irresponsabilidad ecológica…

Obviamente, el modelo trumpista –triunfante con el beneplácito de menos de una tercera parte del pueblo estadounidense- por ahora no parece viable. Amurallarse egoístamente como país, puede entusiasmar al principio; pero pronto mostrará su fracaso: los empleos no aumentarán al cerrar las empresas de México, pues los empresarios norteamericanos no estarán dispuestas a pagar a obreros estadounidenses lo que pagaban a los mexicanos, una mano de las más cualificadas y más baratas del mundo. La salida, en todo caso, sería la robotización, que es cabalmente la que más ha estado disminuyendo los empleos. Pero además, en Estados Unidos falta mano de obra: la que habrá de construir el muro, la red de carreteras e infraestructura prometida, que los blancos no están dispuestos a realizar. Encarecer los costos de producción y juntamente, grabar con altos aranceles las importaciones de México se revertirá a los consumidores, con lo que quienes votaron por Trump no elevarán su nivel de vida y más pronto que tarde quedarán desilusionados. Además, el Presidente tendrá que enfrentar a las megacorporaciones, a una oposición interna muy numerosa y organizada, a miembros prominentes de su propio Partido, a la gran prensa, etc.

Además de lo anterior, Estados Unidos tendrá que enfrentar la oposición internacional. La recomposición geopolítica resulta todavía incierta. En buena parte depende de las alianzas que decida establecer Rusia. No está aún claro si este país se acerque a la Unión Europea para formar un bloque, o si más bien se acerque a China con mayor afinidad ideológica. Parece que a Trump le agradaría mayor vinculación a Rusia (contra la posición de Obama); pero para ello debería aprobar la política de Putin sobre Ucrania y Crimea, así como sobre Irán. Estados Unidos y China parecen estar destinados a ser socios económicos, quizás repartiéndose zonas de influencia, y respecto al Medio Oriente, tratará de acabar con el Estado Islámico; pero sin comprender aún bien su fuerza y sus apoyos. Existe temor de que su personalidad enloquecida pudiera apretar en algún momento el botón de la bomba nuclear.

  1. La alternativa probable.-Trump seguramente sabe que después de una entrada radical tendrá que ir suavizando su postura. A fin de cuentas, tanto lo político como lo ideológico resultan sobredeterminados por la economía, y Trump, antes que “terminator” es “negociator” (Slim dixit). Lo más probable es que la fisura entre las élites plutocráticas se vaya restaurando; que Trump modere sus propuestas, adecúe su programa y renegocie con la vilipendiada clase política hegemónica, de modo que sus intereses personales se incrementen. Para la recomposición de alianzas internacionales, pareciera jugar con círculos concéntricos: el círculo más próximo podría ser la “anglósfera” de raza blanca (Gran Bretaña, Australia, Nueva Zelanda, Israel). Un segundo circulo podría ser la Unión Europea (quizás con Rusia incluida) y un tercero, las potencias asiáticas (con China, Nueva Zelanda y Japón). Estaríamos hablando entonces del reforzamiento de las grandes potencias mundiales, pertrechadas detrás de un muro proteccionista y xenófobo, con intercambios comerciales bilaterales; pero impidiendo la entrada a emigrantes (salvo los “esclavos” necesarios). Este sector –el 20% consumista mundial- se desatendería de la suerte del resto del mundo (incluyendo las economías “emergentes”), salvo para apoderarse de los recursos naturales concentrados en el Sur, conforme a los maquiavélicos planes del FMI y del BM denunciados por el premio nobel en Economía Joseph Stiglitz. Su indiferencia suicida se extendería incluso al futuro del Planeta, ignorando el calentamiento global. De este modo, el inviable modelo declarativo de Trump finalmente derivará en formas aún más crueles, cínicas y radicales de la globalización neoliberal, con la pauperización creciente de dos tercios dela humanidad. Esto mismo es ya signo de decadencia del Imperio: según la tesis de Gramsci, la hegemonía de un grupo se da mediante la coerción y el consenso; la dirigencia y la dominación. Ahora bien, cuando ese grupo inicia su decadencia frente a otro sujeto histórico emergente, pierde la dirigencia y entonces tiende a reforzar la dominación cínica, el recurso a la fuerza.

 

  1. La alternativa deseable.- Paradójicamente, la coyuntura que abre Donald Trump puede resultar esperanzadora. Le asesta un buen golpe al modelo neoliberal hegemónico, sin presentar un modelo político viable. Ante esta inelegible alternativa pareciera lógico mirar hacia otra dirección, que a largo plazo y como objetivo último apuntaría hacia una globalización “ecosocialista”. Por primera vez en la historia conocemos con bastante precisión las proyecciones demográficas y las necesidades que tendrán las futuras generaciones para una vida sencilla, no consumista, pero mínimamente digna. Además conocemos más o menos bien el estado de los recursos naturales no renovables con que cuenta el Planeta, así como las posibilidades y costos para otros recursos renovables, tales como la energía solar. Desechando la irracional desigualdad del proceso económico neoliberal actual -ocho personas poseen una riqueza equiparable a la de la mitad más pobre del Planeta-, así como la destrucción implacable de la ecología (agua, calentamiento global, diversidad de especies), la economía planetaria sólo podrá lograrse partiendo de los sectores más vulnerables, es decir, para una “globalización desde la solidaridad”.

 

  1. La coyuntura mexicana.- A nuestro país tocó el fatal destino geográfico de compartir 3,000 kms. de frontera con el país más poderoso de la Tierra; “vecinos distantes” suyos, hemos sido a la vez víctimas de agravios y aliados naturales. Aprovechando la coyuntura de la II Guerra Mundial, nos beneficiamos con la política de “sustitución de importaciones”; hemos defendido con dignidad nuestra soberanía nacional y a mediados del siglo pasado contribuimos con los “enganchadores” de “braceros”. Esto permitió el modelo económico del “desarrollo estabilizador”, bastante exitoso, de crecimiento con estabilidad (el “milagro mexicano” de Beteta). Sin embargo, ante la complejidad de las relaciones mundiales, dicho modelo fue entrando en descomposición, y en los últimos treinta años nuestros Gobernantes nos fueron adaptando hacia la globalización neoliberal. Con el mercado internacional como como apuesta, el resultado ha sido la concentración de las exportaciones al mercado estadunidense (el 80%), la reducción del salario en México en un 75% acumulado, la privatización de los servicios y empresas públicas, el abandono del mercado interno, el aislamiento respecto a Latinoamérica, el agotamiento de las reservas acuíferas del Bajío (la producción de cada auto requiere entre medio millón y un millón de litros cúbicos de agua). Ahora caemos en la cuenta del nivel de dependencia en que caímos respecto a nuestros vecinos del Norte: el Tratado de Libre Comercio (TLCAN) -impuesto por Carlos Salinas y cuestionado desde antes de su firma por muchos analistas- nos amarró a ellos; la migración fungió como válvula de escape ante el desempleo y perdimos nuestra autosuficiencia alimentaria (importamos maíz transgénico). Cualificamos a nuestros trabajadores para enriquecer a las grandes empresas extranjeras con las maquilas de la Frontera o con la industria automotriz, en condiciones laborales de semi-esclavismo. Las llamadas “Reformas Estructurales” del sexenio peñista entregaron nuestro suelo a las compañías mineras canadienses, y empobrecieron a PEMEX para rematar el petróleo al extranjero, importando caro la gasolina que podríamos refinar aquí. La población se empobreció (más de la mitad se encuentran en esta situación de pobreza, con un 15% en pobreza extrema). A la política económica de Hacienda no le importó la suerte de los ciudadanos mexicanos, sino complacer a la oligarquía mundial con provecho de una clase política que utiliza el aparato del Gobierno como negocio personal. La corrupción creció exponencialmente, descomponiendo las Instituciones y fomentando la impunidad en aras de sus mezquinos beneficios. Esto permitió el crecimiento exponencial del crimen organizado, para el trasiego de droga hacia los consumidores estadounidenses, y produjo una violencia nunca antes vista en esta modalidad (desapariciones, secuestros, extorciones, tortura, desplazamientos forzados, robos, etc.). Juntamente con la corrupción, la ignorancia e impericia de la clase gobernante, así como otros hechos emblemáticos (Ayotzinapa, Tlatlaya, CNTE, Casa Blanca, supersueldos y superprestaciones de funcionarios, etc.)… Todo esto engendró la crispación social, la pérdida de confianza en las Instituciones (incluyendo en los Partidos Políticos) y la desaprobación generalizada al Presidente (apenas un 12%).

 

Los primeros 100 días de cualquier nuevo Gobierno suelen ser “de gracia” y de hechos más bien mediáticos; pero la imagen que le convenía dar Trump a sus votantes era la de una personalidad firme, decidida y confiada, que habría de sacudir a la clase política profesional. Por lo mismo, necesitaba de inicio mostrar que cumpliría en serio sus propuestas. Ya que le resultaba difícil demostrar esto en contextos de geopolítica mundial o de complejas negociaciones políticas internas, lo más más fácil para sus fines demagógicos era apuntar hacia México (contra quien, además, guardaba rencores y animadversiones personales por fracasos de sus negocios). Su olfato de bestia feroz pronto le tomó la medida al debilitado Presidente del país vecino, de modo que sus primeros actos de Gobierno -la firma aprobatoria para la construcción del muro, las disposiciones antimigratorias y el publicitado anuncio de “revisar” el Tratado de Libre Comercio (TLCAN)- se dirigieron contra México (A Canadá esto le tiene sin cuidado: “queremos mucho a nuestros amigos mexicanos; pero primero son nuestros intereses económicos. Ellos están colgados de los pies desde un rascacielos, nosotros no”). Las recientes leyes con las que se criminaliza la migración y organiza una cacería de “delincuentes” para expulsarlos ya están provocando un repunte del racismo que nunca fue superado por nuestros vecinos. El Gobierno se compromete a defenderlos en los consulados; pero los mexicanos del otro lado del “muro” difícilmente lo van a creer. Disminución de remesas, cierre de la válvula de escape del problema de desempleo, inseguridad de las maquilas en la zona fronteriza, cierre de empresas automotrices y disposición del cobro del 20% a las exportaciones… son estos apenas algunos de los problemas que se avecinan. Activo tuitero, en estos días no ha dejado de ofender a los mexicanos, recurriendo sin recato al insulto, la mentira, el menosprecio… y ¡hasta la amenaza de invasión ante la supuesta o cómplice cobardía de nuestro ejército! La reacción espontánea, generosa y digna, fue presentar un frente compacto y unido en defensa de nuestra soberanía nacional. Sin embargo, esto obliga a un cuidadoso discernimiento de la actual coyuntura, en la que se distinguen dos actitudes claramente divergentes:

 

  1. Adaptación al nuevo modelo hegemónico.- La alternativa que parece estarse implementando es la postura de repliegue a nuestro nacionalismo tradicional (las banderas en los perfiles del Facebook). Pero hay que advertir que los nacionalismos se prestan a la fácil manipulación ideológica en aras de la defensa de intereses del grupo dominante. El Gobierno pudiera calcular que ante la amenaza de un enemigo común, vaya a tener posibilidades de recuperar cierto apoyo, al menos funcional, en su deteriorada imagen. Pero para que esto se diera, sería necesaria una postura de firmeza y dignidad (supuesto el prudente cuidado de las formas); pero el mensaje que ha estado dando nuestro Presidente no va en esta dirección, comenzando con el nombramiento de su Secretario de Relaciones Exteriores, quien no es –como sería de esperarse – algún viejo zorro colmilludo de la diplomacia, sino un “aprendiz”, llegando obsequiosamente a la toma de posesión del Presidente, llevando como presente y con moño tricolor, al criminal más buscado (debieron, por lo menos, esperar siquiera un mes). El “sospechosismo” de muchos los mexicanos recela que lo que realmente importa al grupo íntimo del Presidente no son los intereses de México, sino sus eventuales provechos personales (a lo más, mostrará una posición negociadora para cuidar su imagen externa; pero sin resistir demasiado). En resumen, esta posición –que seguramente irá siendo compartida en mayor o menor grado por las clases dominantes en la política y en la economía- se conformará con negociaciones que suavicen algunos inconvenientes y que recomponga la política neoliberal que se ha seguido hasta ahora; aunque seguramente se hará aún más rígida. La clase política se da cuenta que está perdiendo la hegemonía, la dirigencia y ya piensa reforzar la dominación cínica y da la impresión que la premura para una nueva ley de seguridad tenga como finalidad dar una supuesta legalidad a la represión militar.

 

  1. Hacia un nuevo modelo.- La otra alternativa es más adecuada y esperanzadora: se trata de aprovechar la coyuntura de Trump para zafarnos de la situación de dependencia que nos ha estado hundiendo hasta límites intolerables, para integrar otro tipo alterno de unidad, que se oponga no sólo a la nueva política estadounidense, sino a la situación interna actual: a la partidocracia, a la clase política mercenaria y separada del pueblo, a las empresas ligadas al capital trasnacional, a la cultura de corrupción, impunidad y violencia. Lo que el sentido común dictaría es disminuir nuestra dependencia respecto a nuestros vecinos del Norte y mirar más hacia el Sur. Lamentablemente, mientras Peña Nieto se preparaba para asistir a la frustrada entrevista con Trump del 31 de enero, en Puerto Rico estaba reunido la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños), a la que nuestro Presidente se excusó de asistir. Al cuestionar un “libre mercado globalizado”, tendríamos primeramente que replegarnos sobre nosotros mismos y priorizar el mercado interno, lo que implica aumentar los salarios para que exista mayor posibilidad de consumo. Esto no quiere decir “amurallarnos” mirando hacia atrás, sino más bien abrirnos a nuevos mercados más paritarios y equitativos (el ACLA, por ejemplo).

 

Habiendo aprendido la lección, no se trataría de ponernos en manos de un capitalismo nacional (los egoísmos y las ambiciones no tienen patria), sino replantear la economía del país a partir de los más empobrecidos (los campesinos, los trabajadores, los desempleados), lo cual lleva a una auténtica reforma tributaria para grabar más a los grandes capitales: en México 10 superricos concentran 133 mil millones de dólares; 12 millones concentran la mitad del ingreso total; mientras hay 64 millones de habitantes en la pobreza (el mismo 53% de la población que hace 25 años) y 108 millones viven con el resto. Sólo construyendo un México más justo podremos enfrentar los desafíos mundiales; pero no lo lograremos mientras no nos vinculemos a otros movimientos similares a nivel mundial (“la globalización de la solidaridad”, a la que nos invitaba San Juan Pablo II).

 

Construir este muevo modelo llevará tiempo y no será posible sin mucho sufrimiento y conflictos profundos. Exige, por tanto, de paciencia, audacia y prudencia. Teniendo claro el objetivo último, habrá que pensar en metas de más corto plazo -el más próximo será la coyuntura electoral del 2018-. Lo que ya se percibe es un sentimiento de hartazgo generalizado; de repudio a la clase política en su conjunto, que convirtieron el servicio público en negocios privados, abriendo causes a la corrupción, la impunidad, la violencia y el soborno. También notamos que la sociedad civil mexicana ha ido madurando, acumulando experiencia, vinculándose y organizándose a niveles cada vez más profundos y extensos. Cada vez más personas y organizaciones anhelamos un frente amplio, al que estarían llamadas todas las fuerzas o personas antineoliberales. Este sería el proceso de unidad nacional-popular que mejor podría enfrentar a las amenazas del Sr Trump.

 

Al escribir esto me entero con esperanza del “Llamado por México: Lineamientos Generales de un proyecto de país”, lanzado el 4 de febrero –víspera del Centenario de nuestra Carta Magna-, con asistencia del padre Alejandro Solalinde, el senador Miguel Barbosa, Alberto Patishtán, Emilio Álvarez Icaza; los actores Gael García Bernal, Daniel Giménez Cacho, Blanca Guerra; Alejandra Barrales (presidenta del PRD) y Dante Delgado (coordinador nacional de Movimiento Ciudadano), entre otros. Probablemente este movimiento pudiera derivar hacia un nuevo Constituyente, al que han estado convocando personeros como Mons. Raúl Vera o Cuauhtémoc Cárdenas. Pienso que facilitaría este Frente amplio el que no fuera dirigido por Partidos políticos o por caudillos connotados, a fin de no provocar recelos.